Aragón

Una colorida marcha celebra la diversidad y exige el fin de las agresiones homófobas

El Día del Orgullo reconoce a los pioneros en la lucha Lgbti, que fueron perseguidos por su orientación.

Entre banderas arcoíris, abanicos y vaporizadores de agua transcurrieron este viernes las celebraciones del Día del Orgullo que se convocaron en distintos puntos de la Comunidad. En Zaragoza fueron cientos de personas las que completaron un breve recorrido entre la plaza de Aragón y la del Pilar por "la defensa de la libertad afectivo-sexual" y para reivindicar los derechos del colectivo LGTBI (Lesbianas, Gais, Transexuales, Bisexuales e Intersexuales).

La marcha -menos nutrida que en ediciones anteriores por el intenso calor- discurrió en un ambiente festivo, con la tradicional batucada e ingeniosas consignas. En las pancartas podían leerse lemas como ‘Este amor es muy grande para estar en un armario’ o ‘La pluma es nuestra raza’. Junto a la cabeza de la marcha también se procuraba un homenaje a los primeros luchadores "por una igualdad real" con una bandera en la que se leía ‘Vuestra memoria impulsa nuestra lucha’. "Es importante recordar a quienes han sido perseguidos por su orientación sexual", comentaban los portadores, al tiempo que lamentaban que aún se produzcan agresiones homófobas "por simples muestras de cariño entre personas del mismo sexo".

Con pistolas de agua y mochilas que iban rellenando en las fuentes, los participantes hacían más llevadero el intenso bochorno, sin dejar a un lado las reivindicaciones y advirtiendo de que "corren tiempos de involución". Algunos llevaban camisetas con el símbolo de ‘gaysper’ y la frase "el amor no daña, pero el odio sí". Al concluir la marcha, se leyó un manifiesto en la plaza del Pilar -se puso el acento en la necesidad de una ley trans- y las fuentes del parque Grande cambiaron de color para representar la bandera arcoíris.

Plantón a Azcón

Por la mañana, el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, y representantes del PP, Ciudadanos y PSOE desplegaron del balcón del Ayuntamiento las banderas arcoíris y ‘trans’, tal y como marca la ley autonómica y como parte de los actos previstos para la celebración del Día del Orgullo, que también preveía la celebración de una recepción en el salón de plenos. Sin embargo, la Asamblea 28-J del colectivo Lgtbi decidió dar plantón al nuevo regidor.

Pepe Paz, en representación de Towanda, una de las 30 entidades que forman la plataforma, justificó esta decisión por la llegada de PP y Cs gracias al apoyo de la extrema derecha en el Consistorio: "Nuestro respeto a la institución es máximo pero en ningún caso ha de servir para blanquear o legitimar las estrategias de partidos que han pactado con Vox", explicó.

"Si el PP quiere ganarse el respeto, tendrá que demostrarlo porque fueron 7 años de tener la ley de matrimonio igualitario congelada en Constitucional, han sido muchos palos en las ruedas, y ahora no se lo van a ganar tan fácilmente como poniendo una banderita", advirtió el portavoz.

Por su parte, Azcón prefirió "huir de polémicas" y dijo que "lo importante es reivindicar los derechos de las personas Lgtbi". El alcalde no quiso valorar el plantón, pero defendió que "es importante que este tipo de actos sean para la mayor parte de las personas". "No queremos discriminar y no vamos a dar ningún ejemplo de discriminación", concluyó.

Desde el PSOE, Pilar Alegría dijo entender que las distintas asociaciones se sintieran "incómodas" con un gobierno sustentado por la extrema derecha y defendió que su partido será "muy contundente" con aquellas propuestas que supongan una "involución". Por su parte, Luisa Broto (ZEC) recordó que el despliegue de la bandera arcoíris en las instituciones es "un logro de las conquistas sociales de los diferentes colectivos", mientras que Fernando Rivarés (Podemos) criticó el "ejercicio de hipocresía" de Azcón.

Etiquetas
Comentarios