Aragón

Agricultura

La falta de mano de obra retrasa la recogida de la fruta en plena ola de calor

Una recolección tardía de la cereza reduce las opciones de comercialización y limita al empresario a destinarla a mercados interiores o de cercanía.

La producción de cereza caerá un 15% este año en Aragón.
Un cerezo en Aragón, en una imagen de archivo.
Heraldo.es | Heraldo

Los agricultores tienen cada vez más difícil encontrar mano de obra para la campaña de recogida de fruta en Aragón. El volumen de personas interesadas en trabajar como temporeros se viene reduciendo de forma progresiva en los últimos tres años y los empresarios confirman que está habiendo problemas para conseguir a todas las personas que necesitarían para recoger a tiempo la fruta del árbol.

Lo cuenta Vicente López, responsable del Área de Relaciones Laborales de UAGA, pero también Agustín Sánchez, gerente de la Asociación de Empresarios Agrícolas de la Margen Derecha del Ebro.

López está estos días inmerso en la recogida de la cereza y explica que durante los últimos quince o veinte días "era casi imposible" encontrar a gente. "En mi caso, hemos tenido a unos 115 trabajadores y hubiésemos necesitado a unos 140", expone. Como consecuencia, hay fruta que se está recogiendo pasados ya unos días de su momento óptimo, lo que reduce las opciones de comercialización y limita al empresario a destinarla a mercados interiores o de cercanía.

Sánchez, por su parte, corrobora la situación y añade que, hace dos o tres años, el problema de la falta de mano de obra en el campo era algo "leve y muy puntual". Ahora, sin embargo, el déficit es más importante. De momento, esta carencia de temporeros está afectando menos de lo esperado por las circunstancias del mercado de los últimos años: el precio de la fruta está resultando tan bajo, que hay parte que se ha dejado de coger porque no salía rentable. "Si la fruta hubiera ido bien en el mercado, hubiésemos notado un impacto importante por la falta de trabajadores".

El fenómeno se percibió este año con mayor intensidad a principios de junio pero todavía ahora los agricultores siguen informando a las asociaciones de la escasez de temporeros. "Algunos nos dicen que con algún trabajador más hubiesen terminado ya la semana pasada la recolección de la cereza", un fruto del que Aragón es la segunda región productora de España y que requiere ser recogido con celeridad para evitar que se estropee. Y más, en plena ola de calor.

Respecto a las posibles causas de este descenso temporeros, Sánchez no duda en señalar a la recuperación de otros sectores productivos. "El campo sirvió un poco como actividad refugio para quienes no tenían trabajo y durante la crisis hubo incluso años en los que no podía absorber el excedente de mano de obra. Conforme se va produciendo esa recuperación, los trabajadores regresan a otros sectores como la construcción o la industria", expone. "El campo -lamenta- ha vuelto a quedarse como última opción".

López, desde UAGA, señala otros factores como la reducción del volumen de población rumana interesada en este tipo de trabajos en Aragón. Tradicionalmente, han sido ellos los extranjeros mayoritarios en el trabajo agrario temporal, pero la recuperación del tejido productivo de su país, así como su mayor preparación generalizada en los trabajos mecánicos, les ha llevado a encontrar otros trabajos tanto en su país como en España.

Otro motivo que se ha mencionado en los últimos años ha sido la creciente apuesta por los frutos rojos en la provincia de Huelva, lo que ha alargado la temporada en el sur y alterado el flujo de temporeros que se movía cada año a Aragón una vez terminada la campaña de la fresa y justo en el momento en el que el campo aragonés presenta una mayor necesidad de mano de obra.

Estos días está terminando de recogerse la cereza en la zona de Valdejalón pero todavía no ha terminado la campaña y ahora se desplaza hacia el sur para finalizar en el entorno de Calatayud.

Etiquetas
Comentarios