Aragón

política, las negociaciones en aragón

Vox deja en el aire el apoyo a PP y Cs en los ayuntamientos de Zaragoza y Teruel

La formación de extrema derecha se quedará en la oposición y negociará acuerdos puntuales.

Los representantes del PP y de Vox se reunieron ayer en el Ayuntamiento de Zaragoza.
Los representantes del PP y de Vox en el Ayuntamiento de Zaragoza.
Guillermo Mestre

A la espera de conocer cómo se concretarán las órdenes dadas por la dirección nacional en el conjunto de la Comunidad, Vox dejó ayer en el aire el apoyo a PP y Ciudadanos en los ayuntamientos de Zaragoza y Teruel y queda por definir si dimitirá en las corporaciones donde tiene cargos, como es el caso de Cadrete donde ostenta la primera tenencia de alcaldía y la concejalía de Festejos y Juventud.

Los dirigentes de Vox en Zaragoza y en Teruel dieron por sentado que acatarán las decisiones de la nacional y que se quedarán en la oposición sin ocupar cargos ni responsabilidad alguna, tras el incumplimiento del pacto suscrito por el secretario general del PP, Teodoro García Egea, y su homólogo de Vox, Javier Ortega Smith, en el que se comprometía a conceder concejalías de gobierno y cargos en todos los ayuntamientos donde los de Abascal votaran a los populares para obtener la alcaldía. El problema es que Cs niega la validez del acuerdo entre PP y Vox, pese a que alimentó el mismo en los municipios en los que las tres fuerzas sumaban.

La ruptura implica que tanto el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón (PP), como la vicealcaldesa Sara Fernández (Cs), tendrán que negociar visiblemente con el grupo de Vox que encabeza Julio Calvo para sacar adelante los presupuestos y las principales medidas. En la misma situación están la alcaldesa de Teruel, Emma Buj (PP), y el teniente de alcalde, Ramón Fuertes (Cs), que dependerán del voto del concejal Alejandro Nolasco (Vox).

Pese a la ruptura en Madrid, Julio Calvo lanzó un mensaje de cautela respecto a la gobernabilidad en Zaragoza. Recordó que la semana pasada se dirigió por carta al alcalde Jorge Azcón, para pedirle su entrada en el gobierno municipal con concejalías, tal y como habían pactado las direcciones nacionales. De momento, no tiene respuesta, aunque los contactos con el PP en Zaragoza son constantes. Ayer mismo, Azcón y Calvo se reunieron de cara a la junta de portavoces en la que se debe pactar la estructura municipal.

Circunscribió la polémica entre PP y Vox a las negociaciones en Madrid y dejó claro que Vox en Zaragoza no va a renunciar a las dos juntas de distrito que les ha prometido el PP. También hay que tener en cuenta que en Zaragoza toda la oposición preside juntas de distrito. Apuntó a Cs como el partido que está poniendo "palos en la rueda" a su entrada en el gobierno. Según Calvo, pase lo que pase no propiciarán "una política irresponsable" ni "una oposición de bloqueo". "Lo que esté en nuestro programa lo apoyaremos", dijo.

El alcalde Azcón recordó que el plazo de 20 días que se dieron las direcciones de PP y Vox para cerrar un acuerdo no ha expirado. "Habrá que redoblar el diálogo con todas las fuerzas políticas y con Vox, que votó mi investidura, en primer lugar", afirmó. Dijo que la relación con el partido de extrema derecha se está desarrollando "de forma bastante satisfactoria" y aseguró que tendrá presencia no solo en las juntas, sino también en los consejos de las sociedades. Quiso desvincular la situación de Zaragoza de la de otros ayuntamientos.

El concejal de Vox en Teruel, Alejandro Nolasco, rechazó la plaza que la alcaldesa, Emma Buj (PP), le ofreció en la junta de gobierno y se consideró a todos los efectos "oposición". Nolasco explicó que votó la investidura de Buj de acuerdo al pacto estatal entre Vox y PP, pero como los populares "no han cumplido" no se considera sujeto a ningún compromiso con el gobierno PP-Cs.

El edil de Vox calificó de "absurdo" formar parte de la Junta de Gobierno sin ostentar ninguna delegación, una posibilidad a la que Buj se mostró abierta, pero que ha sido rechazada de plano por Ciudadanos. Al igual que Calvo, aclaró que su actitud no será de oposición destructiva sino que atenderá al valor de cada iniciativa, sea del gobierno o de la oposición. "No vamos a entorpecer la gestión por entorpecer", puntualizó.

Etiquetas
Comentarios