Aragón

aragón

Zuera vuelve a ser la prisión refugio para los etarras que PSOE y PNV acercan al PaísVasco

La cárcel alberga a 11 terroristas, lo que la convierte en el centro con más reclusos de ETA de España.

Salida de la prisión de Zuera del preso de ETA Kepa Echevarría, el pasado mes de marzo.
Salida de la prisión de Zuera del preso de ETA Kepa Echevarría, el pasado mes de marzo.
Ramón J. Campo

El Gobierno de Pedro Sánchez ha acercado en un año a 30 presos de ETA al País Vasco, pero el reparto ha convertido al centro penitenciario de Zuera en el que más etarras tiene del país en este momento, con once terroristas.

Aunque el listado de la web Exterat de presos etarras todavía no lo ha incluido, la Secretaria General de Penitenciarias decidió la semana pasada el traslado de Ekaitz Samaniego Curiel, que cumple condena por delitos de terrorismo en el centro penitenciario de Murcia I. La Junta de Tratamiento de esta prisión propuso su acercamiento por vinculación familiar y está pendiente de realizarse.

El interno ingresó en prisión el 15 de enero de 2012 y cumple una condena de ocho años y un día por los delitos de organización terrorista e incendio, relacionados con la violencia callejera. Ha cumplido las tres cuartas partes de la condena en enero de 2018. Este fin de semana podrá empezar a recibir visitas de su familia, que es el objetivo del acercamiento, pactado por el PSOE con el PNV (uno de los partidos que se ven como seguros en la investidura del presidente socialista Pedro Sánchez).

En el año 2010, Zuera llegó a tener veinte internos de ETA, cuando el Gobierno utilizó el centro penitenciario para romper la banda terrorista y albergar a los que eran críticos con la dirección terrorista. El centro aragonés era uno de los pocos donde no se seguían las protestas, como ocurre ahora porque de la decena de internos solo la mitad se apuntan a la huelga de hambre los últimos fines de semana en solidaridad con otros presos de la banda terrorista que reclaman su salida en libertad.

Fuentes penitenciarias señalaron que en la actualidad hay dos etarras en una celda por motivos de seguridad porque desde que Instituciones Penitenciarias trasladó al preso Kepa Arronategui Azurmendi desde la prisión de Almería, quien tuvo que estar acompañado por otro miembro de la banda (Kepa Leguina) para controlarlo al estar incluido dentro del protocolo anti suicidios.

Decisión del jefe de la banda

"La decisión de quién lo acompaña en la celda fue tomada por el líder de ETA en Zuera (Francisco Múgica Garmendia, alias Pakito). Arronategui es un enfermo mental y tiene que estar acompañado por otro etarra que, en este caso, se trasladó del módulo 1 al 7 (donde están repartidos)", apuntan las mismas fuentes.

Pakito, que tiene 68 años, lleva diez en la prisión de Zuera y no saldrá hasta el próximo año 2021 después de que se le denegara su revisión de su pena. Previamente, podría ser llamado a declarar por la Audiencia Nacional en el proceso contra Josu Ternera por el atentado de la casa cuartel de Zaragoza en 1987. Este fin de semana le visitaron en prisión su hermana y su cuñada.

El perfil bajo de los presos de ETA en Zuera ha llegado hasta el extremo de que han asistido como público en un reciente partido de rugby el pasado día 8 en el campo de la prisión aragonesa, donde solo participan los internos de los módulos de respeto (los que mejor se comportan).

El día de la excarcelación del interno Kepa Echevarría, el pasado marzo, fueron a recibirle exetarras, familiares y amigos, pero no se vio ni una sola ikurriña ni se escucharon gritos en favor de la banda. "Nunca se apuntan a los talleres auspiciados por empresas para trabajar porque tiene su propia organización para financiarlos, pero sí que están siempre en las salas de lectura o de estudio", agregan las fuentes penitenciarias. "Los que vienen a la prisión de Zuera parecen haber asumido el pasado, aunque todavía no hacen declaraciones sobre el dolor que han causado", agregaron.

La cercanía de Aragón con el País Vasco facilita que casi todos los fines de semana los presos etarras reciban visitas de sus familiares, como el resto de los 1.300 internos de Zuera.

Etiquetas
Comentarios