Aragón

Medio Ambiente

La ribera cambia de alcaldes pero mantiene su lucha por limpiar el Ebro

Los nuevos regidores insisten en que “es la única solución" y prometen nuevas protestas pasado el verano

Villafranca Ebro (20)
Vecinos de la ribera, en una de las últimas manifestaciones para exigir la limpieza del Ebro
Guillermo Mestre

Los nuevos alcaldes de la ribera del Ebro prometen "intensificar" sus protestas y reivindicaciones para conseguir la limpieza del río. Las elecciones municipales del 26 de mayo han hecho que históricos dirigentes como Luis Eduardo Moncín, al frente del Consistorio de Pradilla desde hacía 36 años, o José Ayesa, alcalde de Novillas desde 2003, pasen ahora a un segundo plano. También ha habido cambios en Cabañas de Ebro, Pastriz, Nuez de Ebro, Villafranca o Pina, entre otros municipios.

Para Abel Vera (PP), alcalde de Novillas, "todo pasa por la limpieza del cauce". "Es una lucha que hay que continuar. Se ha conseguido salvaguardar los núcleos urbanos, pero queda mucho por hacer", aseguró. El ‘pero’, en su opinión, está en que hasta hace no mucho "se venía trabajando más sobre las consecuencias que sobre las causas". "En Novillas seguimos teniendo un problema importante con las islas de grava. Dificultan el paso del agua y provocan desbordamientos que anegan tierras que anteriormente no se regaban", añadió.

Al frente del Ayuntamiento de Pradilla estará ahora Raúl Moncín (PSOE), hijo del anterior regidor y teniente de alcalde durante el último mandato. A su entender, la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) ha acertado con las últimas obras ejecutadas, que hicieron que los efectos de la avenida extraordinaria de 2018 fueran menores. "Quizá este sea el camino a seguir, pero hay que hacer más", expuso, al tiempo que confirmó que estará "en todas las reuniones y manifestaciones que sea necesario".

En Cabañas de Ebro, Pedro Sanz (PP), también teniente de alcalde durante los últimos cuatro años, aseguró que en este tiempo "se ha hecho una buena labor". "Se han arreglado defensas y caminos y se ha reforzado el muro, pero queda mucho por hacer en cuanto a acequias y campos. Habrá que insistir al Gobierno de España y al de Aragón", aseveró.

En Pastriz, José Miguel Ezquerra (PAR) ha ido "a todas las reuniones y protestas convocadas en los últimos años". "Mi compromiso es defender la limpieza a muerte. Hay que sacar las gravas", manifestó. En las últimas décadas asegura haber visto "cómo el río se iba a degradando". "Es necesario actuar. Si no, por más que levantemos motas, los problemas volverán a repetirse", apuntó.

En Villafranca, otra de las localidades más combativas en los últimos cuatro años, Volga Ramírez (PAR) asegura que hará "lo mismo" que su antecesor, Roberto González, alcalde desde 2011. "Nuestro principal problema es la ARA-A1. También habría que mejorar bastante las motas", dijo. Prometió, asimismo, que la ribera será "igual de insistente o más" y que, una vez pasado el verano, retomarán las movilizaciones.

Para Mercedes Abós (PSOE) la clave está en aprovechar los meses de verano para empezar a limpiar. "Luego, si no, vienen las crecidas y ya no hay nada que hacer", razonó. A su juicio, las defensas actuales serían "más que suficientes" si el cauce estuviera limpio, de ahí que crea que esta deba ser la prioridad. "Si no, tendremos prácticamente todos los años el mismo problema", afirmó.

Etiquetas
Comentarios