Despliega el menú
Aragón

incendios forestales

El primer incendio forestal del verano calcina 8 héctareas de cultivos en Maella

Las llamas se declararon sobre las 14.00 en la localidad de Batea (Tarragona).

Más de 30 cuadrillas helitransportadas y terrestres participaron en la extinción.
Más de 30 cuadrillas helitransportadas y terrestres participaron en la extinción.
Agentes rurales Generalitat

El primer incendio forestal del verano llegó a Aragón con la temporada estival recién estrenada, aunque por fortuna la rápida intervención de los servicios de emergencia hizo que sus consecuencias fueran limitadas, ya que se dio por estabilizado apenas tres horas y media después de iniciarse. Las altas temperaturas que se alcanzaron este lunes en la zona, unidas al viento y a la ausencia casi total de lluvias durante las últimas semanas, facilitaron la propagación de un fuego que se inició sobre las 14.00 en el término municipal de Batea (Tarragona), que dista poco más de 10 kilómetros de las comarcas del Bajo Aragón-Caspe y del Matarraña.

Según informaron este lunes los Bomberos de la Generalitat, las llamas afectaron a campos de cultivo, ribazos y monte bajo. En total ardieron 28 hectáreas, 20 en Cataluña y el resto en Aragón. La localidad aragonesa más afectada fue Maella, según manifestó ayer su alcalde, Jesús Zenón Gil (PP). El responsable municipal detalló que el fuego devoró varios campos de almendros, olivos, viñas y multitud de ribazos.

La centralita del 112 de la comunidad vecina recibió el aviso de emergencia a las 13.59 y con celeridad movilizó seis unidades aéreas (entre helicópteros y hidroaviones) y 17 terrestres, entre las que figuraban miembros del cuerpo de Agentes Rurales (el equivalente a los Agentes para la Protección de la Naturaleza aragoneses). A ellas se sumaron efectivos del Gobierno de Aragón y de la Diputación Provincial de Zaragoza. En concreto, dos cuadrillas helitransportadas, otras dos terrestres y hasta tres autobombas. Según informó el ‘Diario de Tarragona’, fueron los bomberos aragoneses quienes coordinaron el operativo sobre el terreno.

A través de las redes sociales, los bomberos catalanes fueron informando de los detalles del operativo cada pocos minutos. Los responsables de este cuerpo de emergencias señalaron que el foco del incendio se localizó muy cerca de la carretera C-221, que une Batea con Maella.

Las llamas se propagaron hacia el nordeste e incluso ‘saltaron’ el río Algás, frontera natural entre Aragón y Cataluña en esta zona. Durante las labores de extinción no fue necesario cortar ninguna carretera de la zona y tampoco se desalojó a ningún vecino, aunque en la zona afectada por el incendio hay multitud de casetas de labor.

Aunque en las primeras horas de avance del fuego llegaron a registrarse focos secundarios, se dio por estabilizado hacia las 17.30. Al cierre de esta edición seguía activo, aunque con previsión de extinción favorable.

Este lunes por la mañana había avisado de que el riesgo de incendio forestal en Aragón era alto en gran parte del territorio debido al viento (de componente sureste en el valle del Ebro y eminentemente sur en la Ibérica) e incluso extremo en algunas zonas de la provincia de Zaragoza . La prealerta se mantiene este martes.

Etiquetas
Comentarios