Despliega el menú
Aragón

cortes de aragón

Javier Sada: "No será fácil, pero ya se ha demostrado que un gobierno en minoría puede durar"

El presidente de las Cortes asume el cargo con el fin de facilitar acuerdos y agilizar los debates. Asegura que una Cámara más plural no tiene por qué estar reñido con el consenso, como pasó en la pasada legislatura.

El socialista Javier Sada, tras su elección como presidente de las Cortes de Aragón, en el hemiciclo.
El socialista Javier Sada, tras su elección como presidente de las Cortes de Aragón, en el hemiciclo.
José Miguel Marco

Ha cumplido ocho años como portavoz del PSOE. ¿Le pidió al presidente que lo relevara?

Bueno… Dentro de las posibilidades…. El presidente podría haber decidido otra cuestión, pero yo creía que era momento de pasar a tener responsabilidad en otros ámbitos, no en el tema diario.

¿Su nombramiento es un premio a cuatro años de negociación para garantizar la gobernabilidad? ¿Es el broche a su carrera?

Es el broche a mi carrera política, sí. Tengo una edad (63 años) como para no pensar mucho en el futuro político. Aquí he pasado buena parte de mi vida (16 años) desde la batalla, los acuerdos, disensos y alguna bronca. Ahora me toca moderar.

Su nombre también sonó como posible consejero. ¿Hubiera preferido estrenarse en la DGA?

Si estoy aquí es porque me gusta el Parlamento. Dicho esto, hubiera dicho sí a cualquier propuesta que me hubiera hecho el presidente.

Tiene de plazo hasta el día 30 para plantear un candidato a presidente de Aragón. ¿Lo agotará?

Pienso dejar ahora un poquito de tiempo para que los partidos tengan sus contactos y, de esa forma, cuando se les convoque dispongan más o menos de una idea hecha. Aunque hablaré previamente por teléfono con ellos.

¿Cuándo cree que podrá convocar la investidura de Lambán?

No lo sé. Lo importante es que sea cuanto antes, pero con seguridad. Desde luego, garantizaré que haya suficientes apoyos.

¿Pronostica una mayoría absoluta o hará falta una segunda votación por mayoría simple?

Política ficción me ha tocado hacer muchas veces como portavoz, pero ahora esa responsabilidad es de los demás.

Se lo decía porque Lambán tiene el respaldo del PAR y el bloque de la izquierda muestra su disposición a respaldarlo.

Espero que haya presidente cuanto antes, están claras mis preferencias y es lo que creo que pasará.

¿Un gobierno en minoría de PSOE y PAR puede durar?

En este Parlamento estamos acostumbrados a que no haya mayorías absolutas, siempre se han necesitado acuerdos. Y en los últimos cuatro años se han necesitado acuerdos, no a dos, sino a cuatro. Todo parecía que no iba a durar y ahora no hay por qué pensar que no serán capaces de ponerse de acuerdo durante 4 años.

Pero, de entrada, se antoja más difícil.

No será fácil, pero ya se ha demostrado que eso se puede hacer. Por tanto, estoy convencido de que el gobierno durará cuatro años.

Apunta un gobierno en minoría.

No lo sé.

¿No se quiere mojar?

No, no, no. Con toda sinceridad, la realidad es que no lo sé. Pero espero que sea un gobierno con la más amplia base y respaldo.

Aliaga descarta gobernar con Podemos e Iglesias, hacerlo con el PAR. ¿Aún lo vería posible?

Le digo lo mismo. Todo está aún en conversaciones iniciales y ahora le toca hacer política ficción al portavoz socialista. Yo pondré los medios, intentaré que estén lo más cómodos que sea posible para llegar a acuerdos.

¿Y le gustaría un gobierno aragonesista del PSOE con PAR y CHA?

Me gustaría un gobierno aragonesista de amplísima base, pero también lo ha sido el de los últimos cuatro años. Lo dije en mi discurso, lo que define a este Parlamento es el autogobierno, que nos ha permitido decidir sobre el destino de Aragón.

Hablando de un gobierno de amplia base, ¿aún cree posible un acercamiento a Ciudadanos?

Vuelvo a repetir lo mismo. Esa es una tarea de los grupos parlamentarios, que son los que tendrán que decidir. Intentaré que estén lo más cómodos posible para que se encuentren y, si es necesario, les dejaré mi despacho. Lo que sea para que lleguen cuanto antes a un acuerdo.

Es políticamente correcto.

Un presidente se tiene que hacer notar lo menos posible. Eso es una parte del éxito.

¿Sería más fácil un acuerdo con Cs si estuviera Susana Gaspar en vez de Daniel Pérez Calvo?

Bueno… Tengo buena relación con los dos, aunque a Susana la conozco desde hace más años. Pero, le vuelvo a repetir, los acuerdos se los tendrá que preguntar al nuevo portavoz del PSOE.

El Parlamento está aún más fragmentado. ¿Augura más dificultades o más pluralidad?

Las dificultades hay que convertirlas en oportunidades. Hace cuatro años se auguraba que sería casi imposible que funcionara y ha sido la legislatura con más leyes consensuadas. No hay por qué pensar ahora lo contrario. A los portavoces no les va a quedar más remedio que llegar a acuerdos. Podrán discutir mucho y debatir con vehemencia, como hacía yo, pero al final hay que sentarse muchas horas para llegar al máximo de acuerdos.

¿La llegada de un partido de extrema derecha puede alterar la dinámica de las Cortes?

Espero que no. La democracia no solo son votos, sino las reglas del juego, las leyes. Las prioridades son Aragón, el Estatuto y la Constitución. Si están ahí, no tiene por qué haber ningún problema.

Con ocho partidos en la Cámara. ¿Cómo piensa evitar que plenos y comisiones se eternicen?

Va a ser un problema. En la pasada legislatura se limitaron los tiempos y ha quedado demostrado que se debate igual. O bien tenemos sensatez para autolimitarnos o bien nos ponemos de acuerdo para limitar algo más los tiempos.

¿Va a plantear reducir los tiempos para agilizar los debates?

Lo voy a plantear. Para no eternizarnos, habrá que intentar agilizarlos, sobre todo, para que en los debates importantes, de enjundia, haya tiempo suficiente. Pero se debe consensuar entre todos.

Su antecesora puso en marcha el fichaje para cobrar dietas, el nuevo reglamento de las Cortes y las obras para sacar los coches de la Aljafería. ¿Trae algún proyecto bajo el brazo?

De momento, no. Continuaré con lo que había. El proyecto fundamental de un presidente es pasar desapercibido. Mi obligación es crear los escenarios, moderar, facilitar que esté todo el mundo cómodo en los debates.

La oficina anticorrupción de las Cortes ha quedado en el tintero. ¿Piensa rescatar el proyecto o lo dejará estar?

Lo pienso rescatar. Es fundamental, pero había dificultades lógicas, porque requiere personal y medios. Ningún proyecto que estuviera en marcha lo voy a dejar parado. No lo hice ni como alcalde ni como portavoz.

Etiquetas
Comentarios