Aragón

Ganadería

Denuncian el sacrificio de vacas sin contrastar en la campaña de saneamiento por tuberculosis

En Teruel, según explican desde el sector ganadero, no se ha permitido realizar la prueba comparada que certifica el diagnóstico clínico inicial en los casos dudosos y se les ha instado a al sacrificio inmediato.

El sacrificio de ejemplares jóvenes supone un importante coste económico para el ganadero
El sacrificio de ejemplares jóvenes supone un importante coste económico para el ganadero
Uaga

“Los ganaderos turolenses están sufriendo un agravio comparativo respecto a otras explotaciones de Aragón”. Con estas palabras la Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón (UAGA), perteneciente a la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), ha querido denunciar el procedimiento seguido por el Servicio Provincial de Agricultura en Teruel durante la campaña de saneamiento animal por tuberculosis bovina, que se realiza anualmente en Aragón para conseguir erradicar esta enfermedad, que ya tiene una incidencia de menos del 1% en la Comunidad. 

Y es que, según señalan desde la organización, a los ganaderos turolenses no se les ha permitido realizar la prueba comparada que certifica el diagnóstico clínico inicial en los casos dudosos y se les ha instado a al sacrificio inmediato de estas reses basándose en una encuesta de riesgo.

“En esta encuesta se tienen en cuenta factores de riesgo, como por ejemplo, que nuestra provincia colinda con la Comunidad Valenciana, donde la tuberculosis tiene una mayor prevalencia”, explica Joaquín Gargallo, ganadero turolense que pertenece a UAGA, que considera que “se trata de una medida subjetiva y que no afina bien ese riesgo real”.

Esta prueba comparada, que certifica si el animal realmente está infectado, es una práctica frecuente, según atestiguan, ante la aparición de casos dudosos o positivos, dado que, según afirman desde el sector ganadero, se suelen dar reacciones cruzadas con otro tipo de tuberculosis (aviar), que no influyen en la salud animal, y que en la primera prueba se confunden con la tuberculosis bovina. “Tenemos constancia de que en el resto de la Comunidad se ha permitido hacer estas pruebas comparadas”, anota Gargallo, que junto con otros responsables del sector vacuno de carne de UAGA se reunieron con el jefe de servicio de Sanidad Animal del Gobierno de Aragón, José Manuel Corzán, y el jefe de unidad de Recursos Ganaderos del Servicio Provincial de Teruel, Emilio Bobed, para hablar de este problema. “La normativa vigente –sentencia el mismo– permite que antes de que se sacrifique al animal se debe poder hacer esta segunda prueba para tener el diagnóstico definitivo”.

Durante esta campaña, en Teruel, y más concretamente en la comarca del Maestrazgo, se han visto afectadas cuatro ganaderías y siete animales han sido o van a ser sacrificados sin habérseles realizado esta segunda prueba. “Además de la pérdida económica del animal, pues el valor de esas vacas sacrificadas, que suelen ser jóvenes, se ve reducido drásticamente, la explotación ganadera tiene que pasar por un nuevo saneamiento de todo el rebaño a los 60 días, lo que conlleva unos importantes gastos”, anota el ganadero turolense.

Para realizar el servicio de saneamiento a explotaciones ganaderas, según cuenta la organización, la administración autonómica contrata a varias empresas. “Este año, el equipo que se encarga, aquí en Teruel, es nuevo y de la misma forma que otros años hemos recibido el mismo trato que en otras zonas de Aragón, en esta ocasión se han basado en la encuesta de riesgo y no han permitido hacer la prueba comparada en los casos dudosos”, explica Gargallo. Igualmente, desde la organización, tal y como solicitarán, a través de COAG, al Ministerio de Agricultura, además de la modificación de la encuesta de riesgo, de forma que afine más en la baremación del riesgo real en estas situaciones, se pedirán medidas de control económico.

De la misma forma, UAGA pretende reclamar al Gobierno de Aragón “una línea de subvención adicional para los ganaderos que se encuentren en esta situación, de manera que puedan compensar realmente las pérdidas que les supone este sacrificio y que incluya la reposición del animal sacrificado”.

Tras esta denuncia, la organización quiere poner en valor que “la erradicación completa de la tuberculosis es algo que persiguen tanto los ganaderos como la administración, y que son los propios ganaderos los primeros que no quieren tener un animal enfermo en su explotación”.

Etiquetas
Comentarios