Despliega el menú
Aragón

Aragón, un país de montañas

DE guara al somontano 

Parque del Río Vero: arte rupestre, naturaleza y tradición unidos por el agua

El cauce del río es el eje vertebrador sobre el que se articula este espacio, que va de la sierra de Guara al Somontano de Barbastro y tiene en el arte rupestre su patrimonio más destacado, junto a sus valores ambientales y los vestigios de arquitectura fluvial.

Más de 60 abrigos de arte rupestre existen en el Parque Cultural del Río Vero, varios de ellos visitables.
Más de 60 abrigos de arte rupestre existen en el Parque Cultural del Río Vero, varios de ellos visitables.
Parque Cultural del Río Vero

El Parque Cultural del Río Vero es un espacio protegido por sus valores patrimoniales y medioambientales. Situado al pie del Pirineo oscense, en la comarca del Somontano, está compuesto por nueve municipios: Bárcabo, Alquézar, Colungo, Adahuesca, Santa María de Dulcis, Pozán de Vero, Azara, Castillazuelo y Barbastro; todos ellos a orillas del Vero que actúa como eje vertebrador de este espacio. Está en marcha el proceso para incorporar la cabecera del río con varias poblaciones pertenecientes a los municipios de Aínsa y Boltaña.

Sus casi 25 hectáreas se adentran, por el norte, en el Parque Natural de las Sierras y Cañones de Guara, donde destaca el valor de sus formaciones geológicas, en especial sus barrancos, y es además Zona de Especial protección para las Aves. Mientras, su sector meridional se asienta en el pie de monte pirenaico del Somontano, de suaves relieves y paisajes mediterráneos marcados por la mano del hombre, con sus famosos viñedos, olivares y almendros.

En 2001, fue declarado Parque Cultural por el Gobierno de Aragón, en atención sobre todo al importante arte rupestre hallado en los cañones del Vero. Son más de 60 abrigos, un auténtico museo prehistórico al aire libre en el que se encuentran todos los estilos europeos, desde el naturalismo del paleolítico hasta la abstracción del esquemático, pasando por las muestras de arte levantino, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

El primer abrigo fue descubierto en 1969 por Pierre Mimvielle; el catedrático Antonio Beltrán prosiguió el estudio, siguiendo luego la investigación por el Museo de Huesca, dirigida por Vicente Baldellou, a quien este miércoles se rindió un homenaje en Alquézar, donde desde ahora un parque expositivo lleva su nombre. Para conocer mejor este singular patrimonio, el Parque tiene un servicio de visitas guiadas (los horarios de verano puede consultarse aquí), durante las que el visitante disfruta también de un recorrido senderista por paisajes de gran belleza.

Ciervo de Chimiachas, representación de arte rupestre levantino, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.
Ciervo de Chimiachas, representación de arte rupestre levantino, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.
Parque Cultural del Río Vero

Los abrigos que se pueden visitar son: Arpán, de arte levantino y esquemático, y próximo a la cueva paleolítoca de la Fuente del Trucho, única con pinturas paleolíticas localizada hasta el momento en Aragón; Mallata, Barfaluy y Lecina Superior, de arte esquemático; y los abrigos de Chimiachas y Quizans y de Regacens, de arte levantino.

En Colungo, el Centro de Arte Rupestre (tel.: 974 318 185) lleva al visitante hasta las épocas en las que la mano creadora de los hombres prehistóricos dejaron sus pinturas en los abrigos rocosos. Para este verano se anuncia una actividad de gran éxito: ‘Misterios de la Prehistoria’, donde saldrán a la luz los ‘secretos’ de la forma de vida de los pueblos que habitaron el Vero hace miles de años.

Dentro de la temática rupestre que inspira el parque, todos los años se celebran, en entorno del Tozal Mallata, los Campeonatos de Tiro de Arma Prehistórica, una competición que se complementa con diversas actividades abiertas a todo el público.

Patrimonio fluvial

Pero el Parque del Vero cuenta con muchos más alicientes que ofrecer al visitante. Como corresponde a un espacio articulado en torno a un río, destacan los relacionados con su patrimonio fluvial. La Senda de los Azudes nos lleva a conocer dos ejemplos de estas obras hidráulicas cerca de Pozán de Vero: el el azud de Arriba y el azud del Salto o de San Marcos, potente muros de piedra levantados para contener el cauce en lugares del río donde antes había un pozo natural. Su puente, más que centenario es conocido como ‘Lomo de asno’ por lo angosto su paso, que llevaba a las huertas y campos de cultivo.

Es uno de los siete puentes históricos que se conservan en el parque, datados entre el medievo y el siglo XVI. Aparecen acompañando a la red de caminos en la vertebración del territorio, como el caso del puente de la Albarda, o los de Villacantal, del Diablo de Castillazuelo, situados juntos a las poblaciones. Otros tienen su origen en los molinos harineros, -para facilitar el paso de las caballerías cargadas de trigo-, como el de Fuentebaños, o el impresionante molino de Lecina, en el arranque del cañón del Vero.

Puente de la Albarda, en el Parque Cultural del Río Vero.
Puente de la Albarda, en el Parque Cultural del Río Vero.
Parque Cultural del Río Vero

El aceite era otro elemento básico en la alimentación que cuenta con un ejemplo notorio: el Torno de Buera, antigua almazara acondicionada como Centro de Interpretación del Olivo y del Aceite. Puede visitarse también su lavadero, siempre vinculados a fuentes entre las que sobresalen la de San Francisco de Barbastro, del s XVII y decoración prolija, la de Monchirigüel en Alquézar, o los pozos fuente de Adahuesca o Fuendiós en Lecina.

Los valores naturales pueden conocerse a través de diversas rutas, muchas veces unidas al patrimonio como la ruta ‘Leyendas al paso’, en Adahuesca; o el Camino de Val Ras en Castillazuelo. En este municipio se encuentra el Centro de Interpretación del Río Vero que ofrece una completa panorámica de los valores naturales de este espacio.

Otros centros museísticos del parque son el Centro de Interpretación del Somontano, en la antigua iglesia gótica de San Julián en Barbastro, donde también se puede visitar el Museo Diocesano; el Centro de Leyendas y Tradiciones de Adahuesca; o espacios dedicados a musealizar la vida tradicional de la zona como Casa Fabián, en Alquézar, o el Pozo de Hielo de la Barbacana, en Barbastro.

Pasarelas de Alquézar y BTT

Alquézar es uno de ‘Los Pueblos Más Bonitos de España’. Su Colegiata fue declarada Monumento Nacional en 1931, y la arquitectura y trazado medieval de su casco urbano es Conjunto Histórico Artístico desde 1982.  Sus pasarelas sobre el río Vero son uno de los espacios turísticos más visitados de la zona de Guara. El acceso se encuentra ahora controlado por el Ayuntamiento por razones de seguridad y tiene un coste de 5 euros (8 si se incluye casco y seguro). Se trata de un atractivo y vertiginoso sendero de altura por el interior del cañón del Vero. Adecuado para recorrer en familia.

La diversidad geográfica que se agrupa en el Parque Cultural del Río Vero ofrece recorridos muy variados para la práctica de la BTT, desde la sierra de Guara a los paisajes mediterráneos del pie de monte de la comarca del Somontano, todos ellos unidos por una amplia red de recorridos cicloturistas de diversos niveles. Desde la web del parque se proponen siete rutas, todas ellas circulares, susceptibles de conectarse con otras en algunos casos. Algunas con predominio del paisaje, como la ruta y otras con el añadido de conocer el patrimonio cultural como la de Santa María de Dulcis, o Piedras de Leyenda, por los alrededores de Adahuesca.

Etiquetas
Comentarios