Despliega el menú
Aragón

x legislatura, la constitución del parlamento aragonés

Los partidos abogan por un buen talante, diálogo y concordia en la Cámara más fragmentada

Los 67 diputados conforman un total de ocho grupos parlamentarios: PSOE, PP, Cs, Podemos, CHA, Vox, PAR e IU.

Buen talante, diálogo y concordia serán claves para alcanzar acuerdos en las Cortes de Aragón más fragmentadas de la historia democrática, con 67 diputados de ocho partidos distintos. Pero el encaje de los dos bloques, sobre todo en los extremos a la izquierda y a la derecha, no será fácil, como ya se pudo ver ayer. La portavoz de Podemos- Equo, Maru Díaz, arremetió contra la irrupción de Vox en la Cámara autonómica con tres diputados. Si los de Santiago Abascal optaron por jurar sus cargos de parlamentarios "por España", los podemistas incluyeron fórmulas con las que pretendían, sin éxito, erigirse en los máximos "defensores de derechos y libertades".

El consejero de Presidencia en funciones, Vicente Guillén, se estrenó como portavoz del grupo parlamentario socialista insistiendo en que los pactos, "seña de identidad a lo largo de la historia de Aragón", marcarán la nueva andadura parlamentaria. El diálogo será "más necesario que nunca" en unas Cortes que "solo", dijo en sentido irónico, tienen ocho partidos.

Coincidió con él Luis María Beamonte, presidente del PP-Aragón, que también se refirió al diálogo como a un elemento imprescindible a la hora de conformar acuerdos para impulsar leyes que "ayuden al desarrollo económico y social" de la Comunidad. Los populares "no se van a esconder" ni en estas negociaciones, ni en las que van a mantener para "cumplir el mandato" que recibieron de los aragoneses para "conformar un gobierno alternativo al de la izquierda".

Bastante emocionado a nivel personal se mostró Daniel Pérez Calvo, que recordó que su partido, Ciudadanos, es el que más ha crecido al pasar de cinco a doce parlamentarios. Prometió un talante conciliador que no se corresponde, al menos hasta ahora, al que utiliza en su negociación del pacto de investidura que se ha limitado al centroderecha. "Desde la responsabilidad, estamos dispuestos a trabajar y a hacer política, que más que el arte de la confrontación consiste en llegar a acuerdos por Aragón y por los aragoneses", resaltó.

Más alejada de la concordia inicial se situó Maru Díaz, portavoz de Podemos-Equo, que dedicó su primera intervención a arremeter contra la irrupción de Vox en las Cortes porque rompe la "normalidad" de la décima legislatura. El rifirrafe entre los dos partidos quedó reflejado en la fórmula que adoptaron sus diputados para asumir el cargo.

Los tres de Vox juraron "por España" para dejar claro que llegan a la Cámara "con ganas" y con el objetivo de "ser la voz de los que no tenían voz en las instituciones", manifestó David Arranz, su portavoz. Se comprometieron a estar "a la altura de las circunstancias" por los que depositaron su confianza en ellos.

Los podemistas utilizaron fórmulas controvertidas, y de lo más variadas. Itxaso Cabrera prometió su cargo por ella "y por todas sus hermanas, para seguir defendiendo derechos sociales, las libertades y ser dique contra cualquier tipo de odio y miedo que nos imponen". Nacho Escartín fue el único que prometió su cargo en aragonés y Erika Sanz se comprometió a "seguir defendiendo los valores republicanos, feministas y la justicia social". Solo Álvaro Sanz, de IU, asumió el cargo "por imperativo legal".

El portavoz de CHA, José Luis Soro, fue el único que prometió con su mano en el Estatuto de Autonomía de Aragón, toda una declaración de intenciones. La esencia de CHA, resaltó el nacionalista, sigue siendo la misma que hace 33 años y no ha cambiado "un ápice" por compartir cuatro años de gobierno con los socialistas. Y podrían repetir una legislatura más si son capaces de encontrar un "común denominador" con la izquierda y el PAR para investir presidente a Javier Lambán.

El epicentro de los pactos

Sus mayores discrepancias surgirán con el PAR, epicentro de la política de pactos regional, que abogó ayer por el diálogo y por la necesidad de hacer concesiones para llevar las negociaciones a buen puerto. "Con la fragmentación política va a ser fundamental el acuerdo para dejar de lado cuestiones partidistas en la resolución de problemas", sentenció Arturo Aliaga, una máxima que también se puede aplicar a la compleja negociación con la izquierda en la que está imbuido.

Álvaro Sanz, de IU, se mostró satisfecho por la mayoría progresista que se logró en la Mesa de las Cortes, y está confiado en que se repita a la hora de negociar el futuro gobierno. Por su parte, decidió utilizar el "acto protocolario" de las Cortes de Aragón para "recordar los valores republicanos" y abogar por que no sean "cercenados".

HAN DICHO

Vicente Guillén: Portavoz del PSOE

"La legislatura va a requerir mucho esfuerzo, talante y diálogo, que nos conduzcan hacia la concordia".

Luis María Beamonte: Portavoz del PP

"No cejaremos en la opción de formar un gobierno de centro-derecha en nuestra comunidad autónoma".

Daniel Pérez Calvo: Portavoz de CS

"Para mí es un día muy emocionante. Quiero que el de hoy sea el día del gran pacto de los aragoneses".

Maru Díaz: Portavoz de PODEMOS-EQUO

"Vamos a defender los derechos y libertades que consiguieron nuestros mayores".

José Luis Soro: Portavoz de CHA

"CHA no ha cambiado ni un ápice de su esencia por estar cuatro años en el Gobierno".

David Arranz: Portavoz de Vox

"Hemos venido con ganas y vamos a trabajar por España y por los aragoneses".

Arturo Aliaga: Portavoz del PAR

"En esta Cámara tenemos que trabajar por el futuro, la calidad de vida y el progreso en Aragón".

Álvaro Sanz: portavoz de IU

"Hay que garantizar una investidura que tenga el mayor componente progresista".

Etiquetas
Comentarios