Despliega el menú
Aragón

Aragón, un país de montañas

Senderismo

Rutas en el Pirineo aragonés: Jaca, Aínsa, Panticosa y Benasque

Los largos días de verano nos ofrecen una inmejorable ocasión para disfrutar de mil rincones hermosos del Pirineo aragonés. Proponemos cuatro excursiones, de diversa dificultad y duración, para enriquecer nuestra estancia veraniega.

Subir a la Peña Oroel es una de las excursiones preferidas desde Jaca.
Vista de Jaca desde Rapitán; al fondo, Peña Oroel.
Ayuntamiento de Jaca

El verano, con sus largos días con muchas horas de sol, nos ofrece la oportunidad de disfrutar más que nunca de las miles de rutas que nos ofrece el Pirineo aragonés. Proponemos cuatro itinerarios, de distinta dificultad, que nos permiten conocer algunos de los rincones más bellos de este territorio, y que enriquecerán nuestra estancia en Jaca, Panticosa, Benasque o Aínsa. 

Jaca: ruta al pueblo deshabitado de Bergosa

Bergosa es un pueblo a 5,6 km de Jaca que se encuentra deshabitado desde los años sesenta. La excursión desde Jaca es un agradable paseo entre pinos, robles y quejigos, y el destino final nos permitirá disfrutar de uno de los miradores más espectaculares del valle, con vistas hacia un lado de Jaca y la peña Oroel, y por otro, de Castiello y el valle de la Garcipollera.

El camino sale desde el puente de Torrijos, a 3 km de Jaca. Podemos llegar en coche, o salir desde el casco urbano andando, siguiendo el tramo del Camino de Santiago de Jaca a Castiello. Las flechas rojas son irán guiado durante los primeros compases de la senda. Persistiremos sin abandonar nunca la pista siguiendo las señales de pintura, hasta llegar a un tramo en el que cruzaremos por debajo de las torres de electricidad. Nos enfrentaremos entonces a un pequeño canal junto a unas huertas. Lo mejor es retroceder siguiendo la orilla unos 15 metros en dirección sur hasta llegara a una losa por la que lo atravesaremos. Buscaremos de nuevo las indicaciones que nos llevarán entre una masa boscosa de pinos en dirección noreste de nuevo. Seguiremos ascendiendo entre pinos, a los que poco a poco se van sumando robles y quejigos y arbustos como el boj. Llegamos a una canal que deberemos atravesar y que nos permite ver por un momento los muros del núcleo abandonado de Bergosa a la que llegaremos tras un último tramo de pendiente. Además del recuerdo de un tiempo pasado, podremos disfrutar de unas bonitas vistas del valle y de la peña Oroel. La vuelta se realiza por el mismo camino.

Salida: Puente de Torrijos (Jaca)

Distancia (ida): 2,6 km desde Puente de Torrijos; 5,6 desde Jaca.

Tiempo (ida): 1 h (desde Puente de Torrijos); 2 h (desde Jaca).

Dificultad: media.

Villa medieval de Aínsa, incluida entre los Pueblos Más Bonitos de España de la asociación homónima.
Villa medieval de Aínsa, incluida entre los Pueblos Más Bonitos de España de la asociación homónima.
Laura Uranga

De Aínsa a Boltaña

A su casco urbano lleno de encanto, Aínsa une un entorno natural de gran belleza. La ruta propuesta nos lleva hasta la vecina Boltaña, con la que comparte la cocapitalidad de la comarca del Sobrarbe. El itinerario sale en el puente sobre el Ara y el aparcamiento de la carretera a Guaso. Un indicador del sendero PR-HU 186 que dirige a Boltaña y Guaso pone el punto de arranque. Tras cruzar un pequeño puente metálico se toma una pista que recorre la escollera en la ribera del río Ara. Avanzando siempre por ella se recorren unos 4,5 km hasta que la escollera termina, y se continúa por el carril de vehículos paralelo a una acequia. A los 400 m se cruza la acequia para internarse en una zona cultivada y atravesar el barranco de Sieste y llega al casco urbano de Margudgued, punto en el que alcanzamos los 6 km de recorrido. Atravesamos el poblado hasta la carretera A-2205, que cruzaremos para seguir de frente por la vieja carretera local de Sieste (ya sin uso). Por ella se llega al antiguo Monasterio de Boltaña, hoy reconvertido en complejo hotelero. Tras dejar atrás la zona del monasterio, aparece un amplio camino, casi pista, a la izquierda del río Ara. Pasamos un puente y el camino se convierte en pista agrícola que nos lleva a la ermita de San Sebastián. Desde la ermita se prosigue por el camino-pista que enlaza con la Pista de los Rojos. A la entrada del Camping La Gorga, cruzamos el puente sobre el Ara y llegamos a Boltaña.

Salida: Parquin ctra Guaso (Aínsa)

Distancia (ida): 8,7 km.

Tiempo (ida): 2 h 15 min.

Dificultad: media.

Refugio Casa de Piedra, cerca de Panticosa.
Una imagen aún con nieve del refugio Casa de Piedra, cerca de Panticosa.
F. Garcés

Panticosa: del balneario a los Ibones Azules

Esta excursión es un tramo del Sendero Pirenaico GR 11, por lo que contaremos con el auxilio de las señales blancas y rojas para no perder la ruta. Salimos de la Casa de Piedra, en el balneario de Panticosa, y ascendemos por la margen derecha del río Caldarés, mientras vemos algunos saltos y cascadas de agua a nuestra derecha. Llegaremos al Mirador de la Reina, donde haremos un primer alto. Más adelante podremos tomar otro descanso en la Pradera del Bozuelo (1.850 m), antes de afrontar la ascensión a Bachimaña. Al final de esta zona abierta, la senda trepa por la Cuesta del Fraile, un zigzagueante tramo que salva por la izquierda el circo escarpado por donde se precipitan las aguas del río y que forman el Salto del Fraile. De esta manera se llega al umbral del Ibón Bajo de Bachimaña (2.150 m), con el nuevo refugio a su derecha. Desde allí continuaremos por el mismo lado del valle hasta la presa del Ibón Alto de Bachimaña (2.216 m). Casi al final de este gran lago de montaña se deja un sendero que prosigue a la derecha bordeando el ibón (camino del Puerto de Marcadau y de los ibones de Gramatuero) y se gira a la izquierda a la altura del barranco de los Azules. Este claro sendero se interna por una húmeda vaguada a la izquierda del arroyo y asciende hasta alcanzar los Ibones Azules (2.380 m). La vuelta se lleva a cabo por el mismo itinerario.

Salida: Casa de Piedra (balneario de Panticosa)

Distancia (ida y vuelta): 13,1 km.

Tiempo (ida y vuelta): 5 h 50 min.

Dificultad: media-alta.

Eriste
Eriste
Ánchel Belmonte Ribas

Benasque: ruta circular por Eriste, Anciles y Cerler

En esta propuesta, se aprovechan hasta cuatro cortas y sencillas rutas de Pequeño Recorrido (PR-HU 32, 33, 27 y 26) para componer un recorrido circular que une la villa de Benasque con los núcleos de Cerler y Anciles, además de la aldea de Eriste. La ruta arranca en el casco urbano de Benasque, en el punto de partida del PR-HU 32. A los pocos metros, tomaremos un paseo peatonal que discurre por la derecha de la carretera a Eriste (A-139), y que más adelante se desvía a la derecha y nos lleva entre los prados y chopos a la ermita de San Chusep. Seguimos junto a la A-139 por un camino que avanza entre fresnos, espino albar, boj..., y que desemboca en el complejo turístico de Linsoles. El PR continúa hacia la derecha y en apenas 10 minutos llega a Eriste, típico pueblo montañero donde se puede visitar el Centro de Interpretación de los Monumentos Naturales de los Glaciares Pirenaicos. Cruzamos el Esera por un puente y continuamos por el PR-HU 33, hacia Anciles, atendiendo a las indicaciones en los cruces. Tras atravesar el casco urbano un empinado camino empedrado se dirige al cementerio y llega después a una bifurcación en donde tomamos el camino de la derecha, atravesando un bosque húmedo de robles, avellanos y fresnos. En un nuevo cruce nos desviamos a la derecha, por un camino entre muros de piedra flanqueado de boj, y luego cogemos otro más ancho que, tras cruzar dos barrancos, nos acerca al aparcamiento de la estación de esquí de Cerler. Seguiremos por el PR-HU 27 que nos lleva por la umbría y gran variedad vegetal del bosque de Es Felegás y regresar al pueblo donde enlazamos con un último sendero, el PE-HU 26 para regresar a Benasque por la antigua vía entre los dos pueblos, un bonito camino de herradura que ofrece excelentes panorámicas del valle.

Salida: Benasque.

Distancia: 11,7 km.

Tiempo: 3 h 45 min.

Dificultad: media.

Etiquetas
Comentarios