Despliega el menú
Aragón

horticultura

Tercera siembra en los Cielos de Ascara

Atades ha realizado la plantación de su tercera producción de boliches en el marco de una iniciativa con la que quiere recuperar cultivos autóctonos en el Pirineo.

Siembra de boliches en la tierras de Ascara (Huesca).
Siembra de boliches en la tierras de Ascara (Huesca).
Borja Duarte

Cielos de Ascara es un proyecto pegado a la tierra con el que el centro especial de empleo Gardeniers, de Atades, está recuperando algunas de las producciones que en un pasado acogieron las comarcas de La Jacetania y el Alto Gállego, mediante la formación e integración laboral de personas en riesgo de exclusión socio laboral.

Estos días, dicho equipo ha estado inmerso en la siembra de boliches ecológicos, una variedad autóctona que se comercializa con fines solidarios bajo la denominación ‘Legado de Ascara’. Será su tercera siembra pero su segunda cosecha dedicada a la distribución de esa legumbre, ya que la primera plantación se realizó íntegramente para conseguir recuperar y conservar esta legumbre autóctona que se cultiva en ecológico.

En esta ocasión se han sembrado dos variedades de boliches que se caracterizan especialmente por su alta calidad y la finura de su piel. De la variedad blanca se espera una producción estimada de 200 kilos, y de la amarilla, de la que los promotores de esta iniciativa esperan obtener una cosecha de unos 150 kilos. "Además, se han sembrado boliches de la variedad amarilla en plantero para hacer una prueba y compararlos con los boliches sembrados directamente en la huerta", explican desde dicha organización.

No es la única producción que crece en los Cielos de Ascara. Esta asociación también produce patata agria, cuya siembra se realizó a finales de mayo. Se dejaron en la tierra 900 kilos de semilla con la previsión de que el próximo otoño puedan recogerse alrededor de 4.000 kilos de este tubérculo.

Piparras

Además, y por primera vez, se han plantado piparras, también conocidas como guindillas vascas, que sin picor y con un agradable matiz picante se conocen principalmente en su formato de encurtido pero que también pueden consumirse frescas.

Esta iniciativa, cuyas producciones llegan al mercado con la marca ‘Legado de Ascara’, trabaja también en el cultivo de trufa, espárragos, variedades de legumbres y cereales autóctonos, y desarrolla un proyecto de apicultura ecológica de trashumancia.

- Ir al suplemento Heraldo del Campo

Etiquetas
Comentarios