Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

fotografía

Los creadores del Instagram 'Inpirineos': "Nuestras 'influencers' de referencia son las montañas"

Oliver Martín y Mónica Valencia se han convertido en grandes embajadores del Pirineo desde que se mudaron a Boltaña hace 12 años. La cuenta que crearon por afición suma ya más de 31.000 seguidores en Instagram. 

Los creadores de 'Inpirineos' suman más de 31.000 seguidores en esta cuenta de Instagram.
Los creadores de 'Inpirineos' suman más de 31.000 seguidores en su cuenta de Instagram.
@inpirineos

La fotografía y las montañas han sido siempre sus dos grandes pasiones, las cuales han unido en un proyecto de vida ('Inpirineos') que les llevó a mudarse a Boltaña. A Oliver Martín (fotógrafo y diseñador gráfico) y Mónica Valencia (exfuncionaria de carrera) los fines de semana en el Pirineo les sabían a poco, así que decidieron dejar su Cataluña natal para inventar una nueva vida en las montañas. 

"Nos terminamos viniendo a vivir aquí por eso. Igual que hay gente que viene por una cuestión de trabajo o de ascendencia... Nosotros ni teníamos familia en el Pirineo ni teníamos trabajo. Nos vinimos un poco a la aventura de nuestras vidas para vivir aquí y crear estoDecidimos hacer un cambio tanto a nivel de medio y entorno como de filosofía y trabajo, y estamos muy contentos", señala Oliver "abrumado" por la buena acogida que ha tenido la cuenta de Instagram que ambos crearon hace ya 4 años.  

En esta red social, donde suman más de 31.000 seguidores, ambos recomiendan paisajes, glaciares, cascadas, rutas, ibones... Entornos naturales que previamente se han recorrido cámara en mano. Lo hacen sin grandes pretensiones. Con la inquietud de conocer nuevos lugares, conectar con la gente y despertar su curiosidad apelando a las emociones. Al fin y al cabo dan cuenta en imágenes de las virtudes que hay a unos cuantos kilómetros de su centro de operaciones. "Vivir en el medio rural tiene cosas positivas y negativas, pero pesa más en la balanza el platillo de lo positivo. Es mucho más fácil infundir ese aliciente de vivir en un entorno como es el Pirineo gracias a las redes sociales, gracias a Instagram. Sin quererlo nos hemos convertido en una especie de grandes 'embajadores' del Pirineo desde una casita en Boltaña", afirma la pareja.

Su proyecto en redes sociales ha superado en poco tiempo las expectativas que tenían al comienzo del mismo. Al año que viene celebrarán su quinto aniversario, pero de momento reconocen que mantener una cuenta así conlleva mucho trabajo, pero no viven de Instagram. "No nos estamos ganando la vida con esto, pero sí que es verdad que a raíz de superar el umbral de los 10.000 seguidores hay amigos que nos plantearon rentabilizarlo. Nosotros lo rehuíamos precisamente por esa mala imagen del 'influencer sobornado'. En esta vida todo se compra y se vende, también los 'likes'. Y es una lucha que mantenemos. Por eso, todas las colaboraciones que hacemos son con marcas de las que ya éramos usuarios antes, con lo cual la credibilidad es absoluta. Siempre hemos querido que sean cosas que nos ayudasen a realizar nuestro trabajo y actividades en la montaña", explica Oliver, quien además de ser "amante del Pirineo" mantiene también una relación profesional con estas montañas. En la actualidad es técnico en actividades físico-deportivas en el medio natural y también guía geológico del Geoparque Mundial de la Unesco Sobrarbe Pirineos.

Además, tienen un estudio de diseño gráfico y web desde el cual prestan diferentes servicios. Su mayor fuerza en este proyecto sigue estando en Instagram, pero ahora cuentan también con un perfil en Facebook y un blog (inpirineos.com) para contar sus experiencias. "Compartimos fotos de lugares en los que cualquier amante del Pirineo quisiera estar. Yo difícilmente seguiría a alguien que tuviera una galería dedicada a las compras o a centros comerciales. O que tuviera solo fotos de atascos en la ciudad o de estrés en el trabajo… Serían por así decirlo un ejemplo antagónico al nuestro. Eso existe y está ahí. Ocupa desgraciadamente una parcela más grande en nuestras vidas que el vivir al aire libre. Pero la gente no busca eso… Cuando alguien ve una galería con un entorno tan maravilloso como es el Pirineo, de algún modo, aunque sea virtualmente, se teletransporta a ese paisaje", confiesan ellos.  

Valle de Lalarri.
Valle de Pineta
@inpirineos

Una pasión que empezó de niño

La pasión por la fotografía es algo que a Oliver le viene desde crío, cuando con apenas 7 años le regalaron por su comunión su primera cámara fotográfica, "de esas que se abrían y corría el carrete al cerrarla", recuerda entre risas. "Mi ilusión era esperar el fin de semana y ver dónde nos íbamos con mis padres a hacer fotos. Desde aquel momento creo que soy fotógrafo, pero es cierto que ahora esta disciplina nos brinda una serie de cosas que antes no teníamos", apostilla. 

Mónica, por su parte, es también historiadora. Ambos comparten desde hace más de 20 años su afición por el monte, los últimos 12 con un proyecto de vida en Boltaña. "Ella me ha contagiado un poquito de sus cosas y yo le he contagiado un poquito de las mías. Seguramente antes no era de las que llevaban una cámara al hombro para ir a la montaña, pero hoy en día no sale sin ella", bromea Oliver. 

Sus aficiones y puntos comunes les llevaron a abrir esta cuenta y, en cierto modo, creen que el hecho de tener éxito en Instagram depende en gran medida de haber sabido trasladar esa pasión que sienten por el monte. "Antes de venir aquí, estábamos deseando que llegara el fin de semana para desconectar. Esa desconexión empieza con un perro que no nos podíamos llevar a todas partes… Así, lo que empezó siendo pequeñas excursiones de fin de semana se acabó convirtiendo en un hábito prácticamente constante. Se trasladó a la época estival, en la que hasta cinco años seguidos estuvimos viajando al Pirineo cuando trabajábamos por cuenta ajena con 15 días de vacaciones al año. Fue un proceso natural de 'desintoxicación' que al final dio paso a la idea de venirnos a vivir aquí", relata la pareja.

"Dicen que en las redes sociales casi todo es mentira, pero en las montañas solo hay verdad. Ese es nuestro secreto"

La clave del éxito

El éxito en redes sociales no es fácil de alcanzar. Esta pareja de emprendedores del medio rural reconoce que a veces es complicado encontrar el equilibrio con el tema de las colaboraciones por motivos de publicidad. En este sentido, la clave de su éxito han sido los propios paisajes que comparten, con todo lo que hay detrás. "Dicen que en las redes sociales casi todo es mentira, pero en las montañas solo hay verdad. Cuando los instagramers ven nuestra galería no encuentran lujo y 'postureo', sino sensaciones, sentimiento e identidad ancestral", explica Oliver, quien tiene un concepto diferente de la figura del 'influencer'. A su juicio, lejos de ser una modelo famosa a la que pagan por darse crema en el espejo, esta persona es alguien que tiene la formación o el criterio necesarios para ser capaz de convertirse en referencia para los demás en un tema concreto. "La gente cuando mira nuestras galerías y nuestras descripciones ven que sabemos de lo que hablamos y nos toman como referencia. El éxito al final es ese... Una fotografía de un producto despierta ansias de consumo. Una gran avenida iluminada por la noche puede ser bonita, pero cuando vemos un paisaje de montaña nuestro cerebro reptiliano nos cuenta otras cosas. Nuestras emociones y reacciones son otras. Pasa algo que no sucede al ver un objeto de lujo, la foto de una ciudad o un cuerpo bello. Nuestra cabeza nos está diciendo: 'tú vienes de ahí. Esa es tu casa'", señala agradecido por la buena acogida que ha tenido su proyecto. 

"Hay un montón de gente que nos agradece la tarea y nos felicita por las fotos... Pero creo que lo más importante son aquellas personas que nos contactan para consultas relacionadas con los destinos de nuestras instantáneas. Raro es el día en que no respondemos una o varias consultas relacionadas con lugares y rutas, pero también sobre fotografía o asesoramiento en redes sociales. Los Pirineos son nuestra fuente de inspiración; los seguidores, orgullo y motivación", recalcan.

Precisamente por ello, y fruto de muchas solicitudes, el pasado mes de marzo impartieron dos talleres formativos de 'Instagram para profesionales y empresas' con la colaboración del Ayuntamiento de Aínsa-Sobrarbe, y el pasado mes de septiembre -cuenta la pareja- "rompimos la barrera virtual organizando un encuentro personal con nuestros seguidores". Fue el primer 'Instameet Inpirineos', que se celebró en Morillo de Tou. "Son iniciativas que esperamos repetir muy pronto", dicen ilusionados.

Con más de 31.000 seguidores se han convertido en poco tiempo en todo un referente para el turismo en el Pirineo. Niegan ser 'superalpinistas' y se definen más bien como 'montañeros'. Por eso siempre que pueden aprovechan para dar algún consejo que ayude a cuidar del medio. "Siempre incidimos en eso, y lo hacemos con cautela porque es un terreno espinoso. Ni estamos en contra del turismo, porque es nuestro medio de vida, ni estamos en contra de la ganadería, que es el medio ancestral por antonomasia del Pirineo, pero todo requiere de unos actos de responsabilidad cuando explotas por un lado o disfrutas por el otro", reconoce la pareja, al advertir de que no todo son derechos. "También hay deberes y una conciencia medioambiental que se debe cuidar, seamos ganaderos de la montaña o empresarios turísticos del Pirineo. Hay que pensar que no podemos matar a la gallina de los huevos de oro, y corremos ese riesgo", sentencian. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión