Despliega el menú
Aragón

zaragoza

Cerca de 58.000 personas en Aragón necesitan ayuda para salir de casa por problemas de accesibilidad

En la ciudad de Zaragoza hay unas 55.000 viviendas en edificios de tres o más pisos que no disponen de ascensor. Los técnicos y las familias reclaman más ayudas para combatir esta "lacra" social. 

Una imagen de la actuación llevada a cabo en un edificio de las viviendas de Balsas, en la calle de Peña Oroel.
Imágenes de actuaciones de rehabilitación de viviendas en Balsas Ebro Viejo.
HA

A pesar del aumento en la concesión de ayudas a la rehabilitación -entre las que se encuentra la accesibilidad- en las viviendas, estas no compensan lo que los expertos denominan una "lacra" social: cerca de 58.000 personas en Aragón necesitan ayuda para salir de casa por problemas de movilidad reducida y, entre ellas, el 4% (casi 3.000 personas) no salen nunca a la calle por ese motivo. Son datos de un estudio reciente de la Fundación Mutua de Propietarios, que publicó este miércoles un informe en colaboración con la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (COCEMFE) para advertir de esta situación. 

Según pone de manifiesto el estudio, el 80% de los encuestados en Aragón, personas con problemas de movilidad, manifestaron que necesitan ayuda para salir de sus casas. "Pisan la calle, pero con ayuda. La mayoría dependen de otra persona para poder salir", subrayan desde la Fudación. En el 59% de los casos su estado de movilidad les impide salir de casa y la mitad no acostumbra a hacer la compra online. "Los últimos datos oficiales que hay sobre personas con movilidad reducida en España son de un Informe del INE de 2008. Según esta encuesta, en Aragón hay 73.300 personas con movilidad reducida, y de estas -según el estudio- un 4% no salen nunca de su casa por este motivo", precisan los responsables de este estudio. 

Loading...

Cuando se pregunta a estas personas por acometer reformas, el primer elemento que se menciona para mejorar su situación es el ascensor. "Esta cuestión solo se preguntaba a quienes no disponían del mismo, por lo que la mayoría querían esta mejora en su edificio", señalan las mismas fuentes. Según el estudio, dos de cada diez personas con movilidad reducida han necesitado cambiar de domicilio a causa de esta situación. Las puertas automáticas y las rampas también son elementos importantes a mejorar en el edificio.

Loading...

En Zaragoza hay cerca de 50.000 pisos en edificios sin ascensor

Solamente en la ciudad de Zaragoza, donde en los últimos años se han incrementado las ayudas, hay unas 55.000 viviendas en edificios de tres o más alturas que no tienen ascensor. Según datos del Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Zaragoza (Coaatz), en la capital aragonesa hay en torno a 400.000 viviendas. De estas, más de un 10% no tienen ascensor. "Es una lacra para mí importante. Estamos hablando de miles de personas que no pueden acceder libremente a la calle en el caso de que tengan algún problema. Y, aunque no lo tengan, al final, cualquiera se puede caer esquiando o por la calle, ir con un carrito de bebé o no poder subir la compra", afirma Lucio de la Cruz, gerente del Coaatz, al comentar que las "ayudas" que disponen estas familias en el caso de ponerse de acuerdo en el edificio para acometer una reforma son todavía "muy pequeñas". 

"Hay quien vive atrapado dentro de su casa. Las administraciones deben apoyar con mayor dotación presupuestaria estos proyectos porque en la mayoría de casos nos encontramos que son edificios con rentas medias-bajas. No hay mucho dinero en subvenciones para este tipo de actuaciones", recalca de la Cruz. 

"El ascensor te cambia la vida, de la noche al día. Esta mañana hemos bajado las maletas para irnos de vacaciones"

Jesús Espinosa y su mujer, ya jubilados, son dos de los vecinos del edificio recientemente rehabilitado en la calle de Peña Oroel. Hace apenas unos años denunciaban las dificultades que tenían varias familias de Balsas para poder salir de sus casas. Uno de ellos, ya anciano, falleció sin poder ver el ascensor. Cuentan que ahora en el edificio viven otras personas de 86 (en un cuarto) y casi cien años (en su mismo rellano). Hoy quieren dar cuenta del "bien" que les ha hecho a todos la reforma integral del edificio. "Te cambia la vida, como quien dice, de la noche al día. Esta mañana hemos bajado las maletas para irnos de vacaciones, y lo que es llegar a casa y solamente tener que pulsar un botón...", cuenta este matrimonio desde las Islas Canarias.

Rehabilitación de viviendas con instalación de ascensor en la calle de Peña Oroel, en Zaragoza.
Rehabilitación de viviendas con instalación de ascensor en la calle de Peña Oroel, en Zaragoza.
Zaragoza Vivienda/Ayuntamiento de Zaragoza

¿Cuánto cuesta poner un ascensor?

Según las cifras que manejan los técnicos, que en los últimos años han acometido grandes reformas en diferentes barrios de la ciudad, instalar un ascensor puede costar entre 40.000 y 80.000 euros. "En un edificio de 10 viviendas, con una inversión de 60.000, saldría a 6.000 euros por vecino. Estas ayudas suelen cubrir el 50%, aunque ahora hay financiación a ocho años con cuotas muy asumibles para cualquier vecino", informa este arquitecto, quien propone otras medidas para incentivar este tipo de actuaciones. "Meterse en una aventura de este tipo es complicado. Desde aquí abogamos por que, además de mejorar las subvenciones, haya algún tipo de ventaja fiscal, un tipo impositivo de IVA más favorable o alguna bonificación en el IRPF. Cosas que incentiven la rehabilitación de viviendas, aunque no haya apoyo de la administración", propone de la Cruz. A juicio de este arquitecto, otra medida "original e interesante" sería crear una especie de bolsa de dinero con fondos públicos para responder en caso de que hubiera algún impago de créditos y que las comunidades tuvieran más fácil el acceso a instalar un ascensor. "En algunas es prácticamente imposible porque no hay dinero, y de esta forma se podría generar mucho volumen de actividad económica y de iniciativas de rehabilitación de fomento de la accesibilidad. Se trata de consignar para que el riesgo que tienen algunas comunidades -que está avalado en parte por la administración pública (ayuntamiento o gobierno) descienda-. Medidas de este tipo podrían facilitar que muchas comunidades que tienen problemas de riesgo para conseguir financiación se animen a hacerlo", explica este arquitecto. 

Ayudas públicas para instalar un ascensor

Las ayudas para la rehabilitación de viviendas suelen ser para edificios "obsoletos" -anteriores a 1980- y se destinan a comunidades que tienen "dificultades económicas graves". Con estas actuaciones se trata de impulsar revisiones integrales entre las que se encuentra la accesibilidad, pero también la reforma energética y la conservación. El Ayuntamiento de Zaragoza destinó el año pasado una dotación de tres millones de euros a estas ayudas que convoca anualmente, mientras que el Gobierno de Aragón asignó diez millones de euros, pero los expertos añaden que no habrá otra convocatoria así por parte de la DGA este año. "Es necesario que las Administraciones apoyen de una forma más decidida la rehabilitación y reforma de viviendas, porque si no son muy pocas las intervenciones. Entre las 1.100 subvenciones de 2018 que va a conceder el Gobierno de Aragón hay actuaciones muy pequeñas. En materia de accesibilidad de edificios son poquitas y, sin embargo, suponen los mayores desembolsos", recalcan desde el Coaatz. 

En lo que respecta al Ayuntamiento de Zaragoza, existen ayudas específicas para que puedan afrontar el pago comunidades con rentas más limitadas. La convocatoria de ayudas para rehabilitación cuenta en la actualidad con un presupuesto de 3,8 millones de euros (un millón de euros más que el año pasado y dos más que hace dos años). El plazo para estas ayudas se abrió el pasado mes de abril y termina el 8 de julio. Desde Zaragoza Vivienda reconocen que la necesidad es mucho mayor que la que consiguen cubrir con estas ayudas pese a la valoración positiva que hacen de su incremento, y confían en que siga aumentando el presupuesto con el nuevo Gobierno. 

"Por la información que barajamos, va a haber bastantes solicitudes. Las comunidades cada vez más empiezan a ahorrar para acometer estas obras conscientes de que son procesos a largo plazo y animadas por ejemplos cercanos en otros edificios. Es un proceso largo y los vecinos están poniéndose las pilas para llegar a tiempo. Hemos dado 60 días de plazo y, por eso, un mes antes empezamos a difundir", explican desde este organismo municipal, que hasta la fecha ha recibido 103 solicitudes. En 2017, se beneficiaron de estas ayudas 511 viviendas; 196 lo hicieron un año antes, en 2016.

El antes y el después de una rehabiltiación en la calle de Santa Rosa, 14, en el barrio de San José de Zaragoza.
El antes y el después de una rehabiltiación en la calle de Santa Rosa, 14, en el barrio de San José de Zaragoza.
Zaragoza Vivienda/Ayuntamiento de Zaragoza

"Tanto la escala, referida a varios edificios, como la experiencia va a disminuir poco a poco los costes de las rehabilitaciones. El primer impulso incentiva a todos. Tenemos el ejemplo tanto en Alférez Rojas, como en Balsas y el Picarral. Ha habido un eco progresivo en estos barrios que se va notando. Sigue siendo un ejemplo representativo a poca escala en relación a las viviendas que quedan por intervenir, pero la idea es que las viviendas rehabilitadas al año se multipliquen por 10. Es cuestión de que el gobierno que entre ahora impulse sobre todo la conciencia sobre la eficiencia energética, que desde el tratado de París cada vez va a ser un tema más prioritario. Es un cambio que hay que cumplir porque nos lo exigen desde Europa y beneficia a todos", subrayan las mismas fuentes. Desde Zaragoza Vivienda hacen hincapié en la importancia que tienen estas ayudas para "salvar" determinados barrios y aseguran que las reformas en accesibilidad deben ir acompañadas de una apuesta por la eficiencia energética. "Es la oportunidad que tienen los barrios de afrontar una rehabilitación integral para que las derramas no se vayan multiplicando. La rehabilitación integral es la única opción para revitalizar, y la gente se está dando cuenta de que las subvenciones están ayudando a cubrir eso. Tanto en Peña Oroel como en Alférez Rojas, el proyecto pionero ha hecho que la gente tenga una cultura de eficiencia energética que ya se está inculcando en las casas y, además, se recupera el sentimiento de comunidad y el orgullo de vivir en ella, un aspecto que se había perdido y que contribuye a la convivencia", concluyen desde Zaragoza Vivienda.

Etiquetas
Comentarios