Despliega el menú
Aragón

Falta de coherencia

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 15/06/2019 A LAS 02:00
Los partidos están demostrando poca seriedad en las negociaciones.
Los partidos están demostrando poca seriedad en las negociaciones.
HERALDO

Siendo la desafección de los ciudadanos hacia la clase política un serio problema, el desarrollo de las negociaciones para formar gobiernos en las instituciones no va a ayudar en nada a restablecer la confianza perdida. Se percibe falta de coherencia y escasa altura de miras; y una excesiva intromisión de las estrategias nacionales en las decisiones que afectan a los órganos locales y regionales.

Las idas y venidas de los partidos durante las horas previas a la constitución de los ayuntamientos, que tendrá lugar esta mañana, no han sido precisamente edificantes. Ayer se presentaron a la opinión pública como cerrados pactos que, pocas horas después, resultaba que no contaban con el respaldo de todas las fuerzas necesarias. Y se mantenían con un interlocutor negociaciones que entraban en contradicción con lo que se estaba hablando con otro. Tampoco parece de recibo que un partido esté dispuesto a asumir una alcaldía con solo 3 concejales sobre 25. Ni que se planteen exigencias de última hora. El escenario poselectoral complica las negociaciones, pero hace falta más seriedad. Y no es bueno que se perciba una descarada intromisión de las estrategias nacionales de los partidos en las decisiones para gobernar las instituciones regionales y locales. La ciudadanía espera que se formen gobiernos en función de los resultados y de las necesidades de cada comunidad o ayuntamiento, y no como rebote de una carambola en el tira y afloja que las direcciones de los partidos sostienen desde Madrid. Las instituciones aragonesas no pueden quedar sujetas a un cambio de cromos realizado en función de intereses ajenos.

Hoy serán elegidos los alcaldes de los 731 municipios de la Comunidad, con especial atención a las tres capitales. Pero quedará por decidir el gobierno autonómico; y, sobre todo, se abrirá una legislatura en la que los ciudadanos esperan, en todos los niveles, que se gobierne en función del bien común. Los partidos deben esforzarse por estar a la altura.

Etiquetas