Despliega el menú
Aragón

Ciudadanos y la realidad territorial en Aragón

ACTUALIZADA 14/06/2019 A LAS 02:00
Albert Rivera
Albert Rivera
Ciudadanos / Efe

Cs ha enterrado la transversalidad y centralidad que prometió al llegar a la política nacional y ha optado por la derecha. Si los pactos siguen como hasta ahora quedará relegado en la mayoría de las instituciones en Aragón, y en el conjunto de España, con un papel de segundón en los ayuntamientos. Y además, en casi todos ellos, compartiendo foto y votos con Vox, por mucho que reniegue de él en público. El prestigio de Rivera en Europa está tocado. Es llamativo que el partido de Abascal aguante tanto ninguneo y desplante a sus dirigentes y a sus electores. Eso le pasará factura en el futuro.

Rivera, curtido en el teatro catalán con sobresaliente, no ha entendido la realidad territorial del país y la necesidad de un proyecto que supere la bipolarización -bipartidismo o dos bloques ideológicos-. Cs desconoce las peculiaridades de cada autonomía, fuera de la catalana. En el caso de Aragón es sorprendente que no sea capaz de analizar el escenario y las diferencias de Zaragoza y su entorno metropolitano con el medio rural. Ni tenga en cuenta que hay dos partidos territoriales, como el PAR y la CHA, y que los aragonesistas no iban a a perdonar al PP el ataque fallido de dejarlo sin candidatos y sin listas en varias zonas de la Comunidad. Ya pasó en 1999, y el resultado fue el primer gobierno PSOE-PAR.

Cs tampoco se ha enterado de que el PAR rompió amarras con el PP para las generales del 28 de abril, pese a la foto de Colón. Así que su foco de atención en Aragón debería haber sido el PAR y no tratar de dejarlo de comparsa y al lado de Vox para terminar de rematarlo. Y por si fuera poco, Cs tampoco está dando prioridad a la estabilidad y a la gobernabilidad que aportaría a Aragón en un tripartido con PSOE y PAR.

Hay tiempo para aportar sentido común y evitar un desaguisado que dejaría a Cs también fuera de la Mesa de las Cortes y como responsable de los vaivenes de la legislatura. Están faltando altura de miras y visión de futuro.

Etiquetas