Aragón

ciudadanía

El Defensor del Pueblo tramitó 421 quejas de Aragón en 2018, centradas en empleo e impuestos

También abrió actuaciones de oficio sobre carencias en las cárceles de Zuera y Daroca y el abandono del Teatro Fleta de Zaragoza.

La estatua del Sagrado Corazón domina el patio de armas del castillo de Monzón.
La estatua del Sagrado Corazón domina el patio de armas del castillo de Monzón.
José Luis Pano

El Defensor del Pueblo tramitó durante el año pasado 421 quejas procedentes de Aragón, centradas especialmente en empleo y seguridad social (47), impuestos (46), administración de justicia (44) y función y empleo públicos (41). La cifra supone apenas un 2,52% del total de reclamaciones recibidas por la institución. Este número implica casi un 40% menos que en 2017, cuando se registraron 699.

Estos son algunos de los datos referidos a la Comunidad que constan en el informe anual de este órgano dado a conocer esta semana. A estas quejas ciudadanas hay que sumar los 173 expedientes que le fueron remitidos por el Justicia de Aragón, frente a los 196 de 2017.

De todas estas demandas, solos dos de ellas plantearon al Defensor en funciones, Francisco Fernández Marugán, que hiciese uso de la potestad que tiene de recurrir leyes ante el Tribunal Constitucional. En ambos casos, según explicaron ayer fuentes de este organismo, se trata de solicitudes de personas a título individual, por lo que aportaron más detalles "por confidencialidad".

Las prisiones de Zuera y Daroca motivaron que abriera de oficio hasta seis expedientes. Así, en cuanto a la cárcel zufariense se dirigió a la consejería de Vertebración del Territorio de la DGA al constatar en una visita que el transporte público carece de frecuencia diaria. También se interesó por la cobertura del equipo sanitario y un incidente ocurrido en el centro. En cuanto, a la darocense, recoge la ausencia de acceso en transporte público y los problemas que tuvieron los internos para acceder a sus datos. Otra actuación de oficio se centró en el estado de "abandono y ruina" del Teatro Fleta de Zaragoza.

Una polémica que recoge el informe es la que se suscitó en Monzón entre los partidarios y opositores del traslado de la retirada de la escultura del Sagrado Corazón de Jesús que preside la plaza de armas del castillo de la localidad. A través del Justicia, el Defensor recibió una veintena de denuncias de vecinos que se quejaban del traslado. En estos momentos el cambio de ubicación está paralizado cautelarmente por un juzgado de Huesca.

Otro caso que destaca el Defensor del Pueblo al hablar de las dificultades para acceder a ayudas sociales es el de un aragonés a quien se le había reconocido la incapacidad permanente total pero, debido a una deuda pendiente con la Tesorería General de la Seguridad Social, no percibía importe alguno. Por ello solicitó el Ingreso Aragonés de Inserción (IAI) que le fue denegado porque era susceptible de percibir dicha pensión.

Acceso al Prado de un docente

Una de las quejas más curiosas referidas a Aragón es la de un docente que no pudo acceder gratuitamente al Museo del Prado. El problema radicaba en que en el carné de profesor no consta de forma visible, salvo que se acceda a la lectura del código de barras que presenta el documento, una fecha actualizada o de caducidad, únicamente la de expedición. A pesar de ello, sí había sido admitido en otros museos de España y Europa.

En materia sanitaria, el Defensor da cuenta de que la DGA le ha concretado los cambios en la organización funcional del Servicio de Cirugía General del Hospital Clínico de Zaragoza para agilizar las operaciones quirúrgicas no neoplásicas, que se concretan en la creación de una unidad para el tratamiento de la patología mamaria con un abordaje multidisciplinar y en el diseño de un plan para reducir la demora de procesos como la gigantomastia.

Etiquetas
Comentarios