Despliega el menú
Aragón

Heraldo Saludable

salud

Se disparan las consultas médicas por picaduras de insectos en Aragón

Solo la semana del 27 de mayo al 2 de junio se registraron por este motivo un total de 511 pacientes en atención primaria, un 13,4% más que en los mismos días del año pasado.

Loading...

La llegada del buen tiempo trae consigo las primeras actividades al aire libre: los días de piscina, los paseos por la ribera, las tardes de terraza, las excursiones por el campo… Un sinfín de posibilidades que los ciudadanos aprovechan para desconectar de la rutina y cargar las pilas al sol. La compañía siempre es grata en estos planes, salvo cuando los acompañantes son minúsculos, tienen alas y patas y llegan sin ser invitados. Son numerosos los insectos que hacen su aparición en esta época del año -como la mosca negra o el mosquito tigre- y que pueden complicar la jornada a más de uno.

Solo la semana del 27 de mayo al 2 de junio se registraron un total de 511 consultas en atención primaria por picaduras de insectos, superando por primera vez el umbral establecido para el año 2019: 447,4, según datos del Departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón. El número de consultas en esta semana supone, además, un 13,4% más que en los mismos días del año pasado, en los que se atendieron 448 pacientes por este motivo.

En lo que va de año -y hasta la semana 22-, se han contabilizado 3.971 consultas por picaduras de insectos, un 9,2% más que en el mismo periodo del 2018, cuando hubo 3.609 casos. En total, en 2018 -hasta la semana 49- el número de pacientes que acudieron a atención primaria por esta causa fue de 24.424.

Por provincias, Zaragoza registró el año pasado el 58,7% de las consultas (14.399, de las que 7.997 fueron en la capital); Huesca, el 25,8% (6.335) y Teruel, el 15,5% (3.790). En cuanto a las zonas o municipios que presentaron mayor afección por picaduras el año pasado se encuentran el sector Zaragoza III, seguido del Zaragoza II, Barbastro, Huesca, Zaragoza, Alcañiz, Teruel y Calatayud. También se produjeron picos de atenciones en otros municipios como Fraga, La Almunia de Doña Godina, Monzón o María de Huerva.

Cabe destacar, no obstante, que estos datos hacen referencia únicamente a las picaduras y mordeduras de insectos que requieren asistencia sanitaria y que acuden al sistema público de Salud -muchas otras no precisan atención médica y de las que lo hacen, algunas se atienden en centros privados-.

Mosca negra y mosquito tigre, los más problemáticos

Pero, ¿cuáles son los insectos que más incidencias producen? En los últimos años, en Aragón se está observando la proliferación de algunos vectores como la mosca negra -de la familia de los simúlidos- o el mosquito tigre, que acaparan la mayoría de consultas sanitarias de este tipo.

Especialmente malo se prevé este verano en relación a la mosca negra, que ya está causando bastantes molestias. “Este año no ha habido grandes riadas, que limpian las algas de los ríos y mueven las piedras del fondos, donde se asientan las larvas. La primera generación surgió hace un mes, pero era relativamente pequeña; se trataba de las que habían sobrevivido al invierno. Sus hijos saldrán los próximos días y generarán muchos problemas. Además, como no se pongan medidas, quizás en julio surja otro pico importante”, apuntaba hace unos días en una entrevista con HERALDO Javier Lucientes, profesor de Patología Animal de la Universidad de Zaragoza.

¿Cómo prevenir la picadura de insectos?

Algunas de las medidas generales de protección individual para evitar la picadura de insectos son: vestir con camisetas de manga larga, pantalones largos y calzado cerrado en las zonas de riesgo -como espacios con agua estancada- o colocar mosquiteras en puertas y ventanas, tal y como recuerdan desde la Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Aragón.

Asimismo, es aconsejable el uso de repelentes, que pueden encontrarse en el mercado en diferentes formatos, como spray, ‘roll-on’ o pulseras. En niños, los más utilizados son los naturales de citronela, que “pueden evitar las picaduras y no tienen efectos secundarios”, apunta Carmen Puig, pediatra del Centro de Salud Actur Norte. Este tipo de repelentes pueden utilizarse a diario y son especialmente recomendables en actividades al aire libre como campamentos. No obstante, lo mejor es acudir a una farmacia y ser aconsejados por un profesional para seleccionar el producto más adecuado en cada caso.

Si la picadura ya se ha producido, los tratamientos deben ser individualizados, dependiendo del grado del habón o reacción que presente cada persona. Entonces, ¿cuándo es preciso acudir al médico? La atención sanitaria puede ser necesaria si las picaduras son múltiples -varias en una misma zona o repartidas por distintos puntos del cuerpo- o cuando la zona cercana al habón, además de presentar picor y rojez, se inflama, provocando una reacción más fuerte. “Si una picadura es pequeña -señala Puig-, no hay que hacer nada y si se inflama o del rascado se infecta, se recomienda ir al médico para aplicar una crema de corticoides o un jarabe antihistamínico por vía oral, o si se infecta, antibióticos”.

Etiquetas
Comentarios