Aragón

patrimonio

Las campanas de Aragón, las más estudiadas y menos tocadas de España

El toque manual de campanas ha desparecido prácticamente de los pueblos y ciudades de Aragón. La tradición del bandeo ha sido sustituida por la mecanización, en el mejor de los casos o, peor aún, por el silencio.

CAMPANERO /18/9/04/ CARLOS MONCIN / 74AC0039.jpg
Francesc LLop i Bayo, en el campanario de la iglesia de San Nicolas de Bari, en 2004
Archivo HERALDO

En abril de este año, el Consejo de Ministros, a propuesta del ministro de Cultura y Deporte, declaró el ‘Toque Manual de campanas’ Manifestación Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial, un ‘lenguaje sonoro que durante siglos actuó como medio de comunicación dando cuenta de aquello que afectaba a la vida en común de las poblaciones. Tanto en el ámbito religioso como en el civil, las campanas anunciaba incendios, tormentas, fallecimientos, festividades… y también llamaban a la oración, marcaban horas y señalaban acontecimientos destacados.

Esta manera de comunicar, a través del toque manual, ha desaparecido prácticamente en muchos lugares, aunque afortunadamente quedan algunos testimonios de aquellos toques que marcaban el ritmo de la vida en pueblos y ciudades. En muchos casos, la automatización acabó con la tradición y se perdieron aquellos sonidos; en otros, peor aún, silencio eterno. En numerosos pueblos las campanas, como todo lo que suena a despoblación, tocaron a olvido. Las catedrales automatizaron sus campanarios, desde Huesca a Teruel, Tarazona, Jaca, Barbastro o la basílica del Pilar, que estrenó en 1969 la electrificación de su sistema campanil. Después, muchas iglesias siguieron el compás del progreso electrónico en detrimento de la emoción del toque humano.

La asociación de protección del patrimonio Hispania Nostra acaba de iniciar una campaña junto a la Asociación de Campaneros D'Albaida (Valencia) y el Museo Internacional de Campanas MitMac para promover que la Unesco proteja el toque manual de campanas y sea declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Hispania Nostra ha lanzado una página web para recoger los diferentes toques de campanas que existen en España y evitar que se pierdan. Una labor similar a esta fue iniciada en Aragón hace más de 30 años por el antropólogo y campanero Francesc Llop i Bayo, con la colaboración de su esposa Mari Carmen Álvaro Muñoz, que dio como resultado el estudio ‘Toques de campanas de Aragón’ (1983-1984), que recoge en vídeo los toques de campanas tradicionales de 50 localidades aragonesas, y la tesis doctoral ‘Los toques de campanas en Aragón: un medio de comunicación tradicional’ (1988).

Para este cometido, el antropólogo valenciano visitó en los años 80 más de 200 poblaciones de todas las comarcas aragonesas en busca de aquellos últimos campaneros tradicionales que hoy ya han desaparecido. Llop y Álvaro registraron un buen número de grabaciones que hoy son un testimonio único de campanas tocadas manualmente en pueblos de Aragón.

“En este momento, que yo sepa, en Aragón solo se toca manualmente, con regularidad, en Salas Altas”, relata. En esta localidad, hubo campanero hasta los años 60, y hoy los vecinos mantienen vivo alguno de los diversos toques característicos de este municipio.

"Estamos hablando de los instrumentos musicales más antiguos de Aragón”

“Para proteger los toques tiene que haber gente que los toque y en estos momentos no existe interés en Aragón en tocar manualmente -lamenta Llop-. Desde la asociación Campanas de la Catedral de Valencia -de la cual es presidente- investigamos, divulgamos y además tocamos campanas, que es el punto final de la cadena. Desde hace años, trabajamos investigando sobre este instrumento en varias comarcas aragonesas: Cinca Medio, Matarraña, Sobrarbe, Maestrazgo, Somontano, Bajo Cinca, Ribagorza, Sierra de Albarracín…”

No obstante, lamenta que desde la propia comunidad aragonesa no exista afán por investigar este patrimonio. “En Aragón parece que, por ahora, las campanas se han dejado de tocar, y no le importan a nadie. Sin embargo, a partir de los inventarios realizados se están encontrando campanas importantísimas que no han dejado de sonar desde hace varios siglos y que pasan inadvertidas. Muchas veces el elemento patrimonial y artístico más antiguo de una iglesia es la campana. Y ni nos fijamos en ese detalle. Estamos hablando de los instrumentos musicales más antiguos de Aragón”, señala.

“Era la música que organizó la vida de nuestros pueblos y ciudades durante siglos”

“El patrimonio solo existe cuando alguien te lo cuenta. Afortunadamente hay investigadores que están realizando inventarios  y mostrándolos en nuestra página web”, cuenta.

En esa página se encuentran los vídeos de los 50 campaneros grabados en Aragón en los años 80. “Los grabamos con la esperanza de que sirvieran de aprendizaje a las generaciones posteriores y no ha pasado. Aragón es la comunidad autónoma mejor estudiada en el ámbito de las campanas y sin embargo no existen campaneros ni interés por los toques”, afirma.

El valor documental de aquellas grabaciones es incuestionable, puesto que no existen escritos ni partituras de esos toques, que de otra manera se habrían perdido para siempre. “Era la música que organizó la vida de nuestros pueblos y ciudades durante siglos”, subraya.

Etiquetas
Comentarios