Despliega el menú
Aragón

política

PSOE y PAR podrían gobernar en 18 comarcas y hasta en 44 municipios gracias a su coalición

Monzón, Alcañiz, Cuarte de Huerva y Jaca son las principales ciudades que pueden compartir. PP y Cs suman en 16 localidades y tendrían a su alcance los ayuntamientos de las tres capitales.

Los socialistas tienen al alcance de la mano extender aún más su poder territorial en Aragón gracias a su acuerdo con los aragonesistas. No solo están en condiciones de poder retener el Gobierno de Aragón, sino de compartir la gestión de más de la mitad de las comarcas, 18 de las 33, y pactar las alcaldías de 44 municipios. En la lista se incluyen importantes plazas, como son Monzón, Alcañiz, Cuarte de Huerva y Jaca.

Los líderes del PSOE y del PAR, Javier Lambán y Arturo Aliaga, pusieron las bases el pasado viernes al cerrar su pacto de coalición para la DGA, que desde este lunes se pretende ampliar al resto de instituciones en las que sumen. «No nos hemos sentado aún a ver comarca por comarca, porque no sabíamos que el acuerdo estuviera tan avanzado», señalaron cargos consultados de ambos partidos.

El mandato a los responsables provinciales ya es oficial, por lo que ahora solo queda negociar los equipos de gobierno, el reparto de carteras y ver quién asume la alcaldía allí donde han sacado el mismo número de concejales. Este es el caso de Sariñena, El Grado, Hoz de la Vieja, Tronchón, Valdeltormo, Villel, Castejón de Alarba y Osera de Ebro. «Se sumará en todas aquellas localidades donde se pueda y las relaciones personales no lo impidan. Esta cuestión es más condicionante en los sitios pequeños», destacaron.

Una de las principales instituciones que puede recuperar el PSOE es la Diputación Provincial de Teruel, que en los últimos cuatros años ha estado regida por el aragonesista Ramón Millán en coalición con el PP. La llave de la gobernabilidad la sigue teniendo el PAR, por lo que se da por hecho que seguirá al frente aunque con nuevos socios.

Relevo en grandes municipios

La coalición también garantiza a los socialistas recuperar la alcaldía de Andorra tras 20 años en manos de Izquierda Unida, primero con Luis Ángel Romero y luego con Sofía Ciércoles.

También suman en Alcañiz, regida ahora por PP y PAR. Salvo sorpresa, el socialista Ignacio Urquizu relevará al popular Juan Carlos Gracia en la Alcaldía si se amplía también el pacto al Bajo Aragón. No obstante, los socialistas temen que los conservadores hagan finalmente una operación para intentar salvar esta importante plaza: que el alcalde en funciones, Juan Carlos Gracia, dimita y se centre en su escaño recién ganado en las Cortes y se le ofrezca reeditar la coalición al PAR, con la alcaldía incluida. "Podría salir, dado que tampoco hay una especial química entre Urquizu y Berta Zapater (PAR). Y hay que recordar que ella fue relegada de las listas a las Cortes por parte de Aliaga", señalan fuentes populares, quienes admiten que en esta opción necesitarían sumar también al edil de Ciudadanos.

La suma de siglas también permitiría al PSOE seguir gobernando en Monzón, Jaca y Zuera y lo mismo al PAR en Cuarte de Huerva, Sariñena, Benasque y Biescas.

En total, los socialistas lograron en la cita electoral del 26-M la mayoría absoluta en 297 municipios y el PAR, en otros 123, por lo que con los 44 en los que suman mayoría absoluta controlarían casi el 64% del total del mapa municipal.

Más poder comarcal

Pero es en las comarcas en las que se aprecia mejor cómo la coalición teñiría de rojo el mapa de Aragón, agrandando la actual hegemonía del PSOE, que ya gobierna en 25 de ellas. Ahora podrá hacerlo, al menos, en 31 de las 33 demarcaciones, ya sea en solitario o si cierran pactos a derechas e izquierdas.

Como ya adelantó este diario, el único partido que tiene garantizadas mayorías absolutas es el PSOE, tanto en Zaragoza (5) como en Huesca (3), por lo que ni siquiera tendrá que buscar socios en Campo de Borja, Campo de Cariñena, Cinco Villas, Ribera Alta y Ribera Baja del Ebro, La Litera, Monegros y Sobrarbe.

Solo sumando con el PAR estará en condiciones de ponerse al frente de otras 18 demarcaciones. La mitad de ellas en Teruel (Andorra, Matarraña, Jiloca, Gúdar-Javalambre, Cuencas Mineras, Bajo Aragón, Sierra de Albarracín, Maestrazgo y Teruel); cinco en Huesca (Jacetania, Bajo Cinca, Ribagorza, Cinca Medio y Alto Gállego) y otras cuatro en Zaragoza (Aranda, Campo de Belchite, Campo de Daroca y Comunidad de Calatayud).

Por su parte, PP y Cs solo podrían imponer su mayoría absoluta en 16 localidades en el caso de certificar su alianza, pero de gran importancia. No solo estarían al alcance las tres capitales, para las que también necesitan a Vox, sino que los populares mantendrían Calatayud, Tarazona y María y arrebatarían Barbastro y Fraga a los socialistas. También podrían hacerlo en Albalate del Arzobispo o Cadrete.

El PP necesita certificar el pacto porque si se rompe y Cs decide unirse con PSOE y PAR se quedará fuera de las principales instituciones, salvo el Ayuntamiento de Teruel. "Puede ser un auténtico desastre y solo nos quedaría rearmarnos los cuatro años con un dura oposición", apuntan fuentes del PP.

El PP puede perder Tarazona y su comarca

Los populares pueden perder Tarazona y su comarca como consecuencia de su retroceso en las urnas y de las pésimas relaciones personales con Ciudadanos, una situación reconocida por todos los partidos con representación municipal, ya que hay hasta un conflicto en los tribunales de por medio. El resultado electoral supuso un varapalo para el alcalde durante los últimos doce años y líder del PP-Aragón, Luis María Beamonte, y su sucesor, Luis José Arrechea, depende del voto de la formación naranja. Lo mismo pasa en la comarca, donde el PSOE cuenta igualmente con el respaldo de Tarazona Plural, empatando en número de votos al PP. «La situación es muy complicada, pero salvable», confían en la dirección de Cs.

Etiquetas
Comentarios