Aragón

entrevista

Javier Sierra: "Tiananmen significó el triunfo del Estado frente al individuo"

Javier Sierra Andrés (Zaragoza, 1966) fue consejero de Agricultura en la Embajada de España en Pekín.

Javier Sierra, en un momento de receso en su labor.
Javier Sierra, en un momento de receso en su labor.
Raquel Labodía

La Plaza, el Muro, la Red. El año 1989 significó un antes y un después en el mundo contemporáneo. Tiananmen, Berlín e Internet representan hitos en el camino que conduce hasta nuestros días. El zaragozano Javier Sierra Andrés fue consejero de Agricultura en la Embajada de España en Pekín, escenario de la matanza.

El pasado 5 de junio se cumplieron 30 años de la foto de El Hombre del Tanque.

Fascinante: un hombre desarmado detiene una columna de tanques en la Gran Avenida de la Paz Eterna, a apenas 200 metros de la plaza de Tiananmen, en las mismas narices del retrato de Mao. El día anterior habían comenzado las matanzas. Esa fotografía plasmó la inmensa influencia de los medios de comunicación. Esa imagen puso contra las cuerdas al país más poblado del mundo.

‘Time’ llegó a considerar al héroe como uno de los hombres más relevantes del siglo XX.

Sin duda, lo fue. Tiananmen significó el triunfo del Estado frente al individuo. Fue un golpe durísimo para el comunismo chino.

Comunismo y democracia no siempre se llevaron bien…

Absurdo sería obviarlo, salvo en Occidente. Después de fallecer Mao, Deng Xiaoping comenzó una etapa de reforma y apertura controladas. El año 1989 fue convulso en la geopolítica mundial. Había diferentes corrientes en el Partido Comunista Chino. Además, se sucedieron protestas en la calle por las desigualdades y la falta de libertad. A la élite china le gusta el ‘soft power’ (poder blando). Lamentablemente, Tiananmen quedó como clara evidencia de ‘hard power’ (poder duro).

Se impuso la línea dura de Deng…

Las libertades fueron ultrajadas, pero la planificación de Deng, el avance del comunismo capitalista de China, no admite dudas. Mao unió y llenó de orgullo a China, pero Deng es el arquitecto de la actual China. No es una opinión, son datos.

Vamos con los datos de su bloc.

China cuenta con 1.400 millones de habitantes, esto es, la quinta parte de la población mundial. De ellos, 600 millones han escapado del umbral de la pobreza en las últimas décadas. En 1978, China representaba solo el 1 por ciento del PIB mundial; en 2011, ya era el 10,5 por ciento. El régimen ha incentivado el desarrollo de la economía privada, atrayendo inversión extranjera aprovechando una mano de obra barata y disciplinada. Hoy China es la fábrica del mundo.

¿Sigue habiendo grandes desigualdades?

Sí, la zona oeste, la tibetana y musulmana, es más deprimida. Pero también hay polos tecnológicos de primer orden, como Shenzhen: es el segundo país que más invierte en I+D. En la costa se concentran las grandes ciudades, como Shanghái. En China ya hay 120 ciudades que superan el millón de habitantes, frente a las 35 de Europa. Y en el año 2030 habrá 100 más: 220. Tenemos una imagen rural de China, pero desde 2010 China es más urbana que rural. En solo 60 años, la población urbana china ha pasado del 10 al 50 por ciento. Europa necesitó 150 años para desarrollar este mismo proceso.

Además, he propiciado que el mundo vire hacia Asia.

Sin duda. Japón lo hizo desde la II Guerra Mundial. Los tigres asiáticos (Corea del Sur, Singapur, Hong Kong y Taiwán) también empujan. Pero China ya es la segunda potencia económica mundial.

Incluso hace que se mosquee Trump…

Trump es un nacionalista americano, un exacerbado en un mundo global. Igual amenaza con subir los aranceles a México por la política migratoria, que llama perdedor al alcalde de Londres o inicia una guerra comercial con China. Cuidado, porque casi todo ha cambiado radicalmente: Trump sanciona a las tecnológicas chinas, y China lo hace con los productos agrícolas que compra a Estados Unidos. Sí, cuesta creerlo, pero hemos pasado de dar donativos en las huchas del Domund para los chinos a que nos vendan teléfonos móviles de vanguardia.

Etiquetas
Comentarios