Aragón

política

La investidura de los alcaldes obliga a acelerar los pactos con todo pendiente de Madrid

El PP quiere asegurar las capitales e importantes plazas, como Calatayud, sellando el acuerdo con Ciudadanos.

Los candidatos a la alcaldía de Zaragoza, Pilar Alegría, Jorge Azcón y Sara Fernánez, junto a Carlos Pérez, en el salón de plenos.
Los candidatos a la alcaldía de Zaragoza, Pilar Alegría, Jorge Azcón y Sara Fernánez, junto a Carlos Pérez, en el salón de plenos.
Oliver Duch

La constitución de los ayuntamientos, convocada para el próximo sábado, afronta la semana clave de los pactos en Aragón con el panorama político abierto y, sobre todo, pendiente de lo que pase en Madrid para decantar el color de las alcaldías. Los partidos dan por hecho que se apurará la negociación hasta horas antes de las decisivas votaciones y que antes del jueves será "muy difícil" que se despeje el panorama. No obstante, reconocen que el futuro de la Asamblea de Madrid, que se decidirá el martes, sí podría ayudar a aclarar el horizonte.

El acuerdo de coalición cerrado el viernes entre el PSOE y PAR para el Gobierno de Aragón, insuficiente para la investidura pero que imposibilita un tripartito de derechas, ha complicado aún más la ecuación de los pactos.

El bloque PP-Cs se mantiene firme y los conservadores confían en extender el acuerdo a nivel autonómico que alcanzaron con la formación naranja a los municipios. De esta forma, se asegurarían las tres capitales, retener la alcaldía de la tercera ciudad de Aragón, Calatayud, y arrebatar importantes plazas gobernadas por los socialistas, como Barbastro.

El PSOE, por su parte, está a la espera de que Ciudadanos se avenga a negociar con ellos, dado que junto al PAR podrían copar el poder en la mayor parte del territorio. Pero esta opción se antoja, en estos momentos, harto difícil no solo por la apuesta de la formación naranja por el PP, sino por las desavenencias personales.

No obstante, distintas fuentes de Ciudadanos admiten que todo dependerá finalmente de lo que decida la dirección estatal. "A estas alturas, no se puede dar nada por decidido y cualquier decisión de calado pasará por Madrid. Todo está en el aire, seguiremos la línea que marquen. Así de claro", añaden.

Solo el caso de localidades muy puntuales con inquinas personales entre candidatos, como es el caso de Illueca entre los candidatos de Ciudadanos y del PP, imposibilitará que se imponga lo que se decida en la cúpula nacional.

Tampoco se escapan de esta dependencia de Madrid las filas del PP, en las que se venía barajando la posibilidad de ceder la Presidencia de Aragón a Cs para asegurar las grandes ciudades. Pero la negativa del PAR a sumarse a la ecuación ha echado por tierra esta posibilidad. "Era la pieza a intercambiar con la formación naranja a cambio de retener nosotros las otras tres autonomías en juego, Castilla y León, Madrid y Murcia", reconocen distintas fuentes conservadoras.

La que tiene más margen de maniobra es la comisión negociadora del PSOE-Aragón, según reconocieron a este diario fuentes de la dirección de Ferraz: «A Javier Lambán se le ha dado libertad para entablar las negociaciones en su Comunidad».

La negativa de Ciudadanos a sentarse a negociar no les va a parar y desde mañana no solo se pondrán a trabajar con el PAR para concretar un programa de gobierno para la DGA, sino la extensión del acuerdo por todo el territorio.

Esta labor correrá a cargo de los tres secretarios provinciales, Juan Antonio Sánchez Quero (Zaragoza), Antonio Cosculluela (Huesca) y Mayte Pérez (Teruel), que van a acelerar los contactos ya mantenidos en los últimos días.

El futuro de las capitales dependerá de que las conversaciones mantenidas por las candidaturas del PP y Ciudadanos fructifiquen a lo largo de la próxima semana. Todo está encauzado, especialmente en Teruel, donde Emma Buj está a un paso de repetir como alcaldesa. En este caso, se ha alcanzado ya un preacuerdo para su investidura, que conllevará también que ambas fuerzas políticas compartan equipo de gobierno.

Etiquetas
Comentarios