Aragón

política

Lambán y Aliaga sellan la coalición e invitan a sumarse a Cs para garantizar "estabilidad"

PSOE y PAR detallarán su programa de gobierno a partir del lunes y negociarán ahora su extensión al resto de las instituciones. El acuerdo cierra la posibilidad de un gobierno de derechas en Aragón, pero no asegura la mayoría necesaria para la investidura.

El presidente aragonés, el socialista Javier Lambán, y el líder del PAR, Arturo Aliaga, cerraron ayer un acuerdo de coalición que imposibilita un gobierno de derechas en Aragón, pero no cuenta con la mayoría imprescindible para sacar adelante la investidura. Por ello, ambos políticos quieren sumar ahora a Ciudadanos para garantizar que su ejecutivo "centrado y transversal" disponga también de la necesaria "estabilidad".

Lambán y Aliaga escenificaron el pacto en las Cortes de Aragón, donde confirmaron su "altísima coincidencia", que esperan empezar a concretar a partir del lunes con sendos equipos de trabajo con el fin último de detallar un "programa de gobierno". "He visto por encima el documento que me ha entregado Arturo Aliaga (sus puntos programáticos) y no hay prácticamente grandes diferencias", dijo el presidente en funciones, quien puntualizó que solo habrá que "limar asperezas".

Ambos son conscientes de que suman 27 votos y requieren mayoría absoluta, 34 de los 67 diputados, para lograr la investidura de Lambán en primera votación o, al menos, la mayoría simple en una segunda. Por ello, mostraron su voluntad de negociar "juntos" la incorporación de otros partidos que asuman su discurso de centralidad. "Lo único que está absolutamente claro es que en ese gobierno habrá presencia fuerte y presencia clara tanto del PSOE como del PAR", añadió Lambán.

La única formación que permitiría lograr la mayoría absoluta es Ciudadanos, con sus 12 parlamentarios, pero su candidato a la Presidencia de Aragón, Daniel Pérez Calvo, descartó esta posibilidad e insistió en que su socio preferente es el PP. Y eso que la opción de un tripartito de derechas con el apoyo externo de Vox ya está matemáticamente descartada. No obstante, sus valedores remarcaron que, aun sin el PAR, tendrían 31 votos, cuatro más de los que tiene ahora la coalición de socialistas y aragonesistas.

Si la formación naranja mantiene su negativa a sumarse, Lambán y Aliaga solo podrían sacar adelante su proyecto político con el respaldo de la izquierda: o bien con el voto del resto del bloque progresista (Podemos, CHA e IU), que les daría 36 votos, dos más de la mayoría absoluta o, al menos, los cinco de Podemos para sacar una mayoría simple en la segunda votación.

La izquierda mostró su disposición si con ello se evita cualquier posibilidad de un gobierno de derechas con el respaldo de Vox, pero advirtó de que sus votos "no serán a cambio de nada". En el caso de Álvaro Sanz (IU), reiteró que solo sería un apoyo puntual para la investidura.

Un encuentro de 50 minutos

A Javier Lambán y a Arturo Aliaga les bastaron 50 minutos para cerrar el acuerdo en el que trabajaban desde la cita electoral del 26-M. Ni siquiera firmaron el más mínimo papel, aunque estuvieron debatiendo sobre la base de las líneas programáticas del PAR. En su comparecencia ante los periodistas aseguraron que no habían llegado a tratar el reparto de sillones ni de instituciones a la espera de Ciudadanos, con el que aún confían en llegar a un acuerdo. Aliaga se comprometió a llamar a Pérez Calvo.

Loading...

De forma paralela a las negociaciones con otros partidos para lograr una "mayoría estable", las direcciones provinciales del PSOE y del PAR avanzarán en extender su pacto al resto del territorio. De fructificar, podrían copar no solo la Diputación Provincial de Teruel y la práctica totalidad de las comarcas, sino buena parte de los ayuntamientos.

Para despejar cualquier duda, Aliaga recordó que la semana pasada ya expresó la "incompatibilidad manifiesta" de un gobierno sostenido por Vox "con el ADN y la historia del PAR", por lo que reafirmó su rechazo a formar parte de un tripartito de derechas con el apoyo de la extrema derecha.

El presidente del PAR incidió en que no podía rechazar el ofrecimiento del PSOE porque plantea un gobierno de "centralidad, moderación y transversalidad" con el único objetivo de trabajar por "el futuro de los aragoneses". "A mí no me gusta estar en políticas de frentes", sentenció.

Consulta aquí los resultados de las elecciones autonómicas en Aragón.

Etiquetas
Comentarios