Aragón

familia

Aragón, a la cabeza en las facilidades de conciliación, pero permanece estancada

La mitad de los trabajadores aseguran que pueden modificar su horario, un porcentaje similar al de 2010.

La racionalización de los horarios busca favorecer la conciliación laboral y familiar
Heraldo.es

Poder compaginar el trabajo con la familia es fundamental para muchas personas. Una cuestión en la que Aragón es líder y, en términos generales, ofrece bastantes posibilidades. Sin embargo, las opciones y facilidades apenas han variado en los últimos ocho años. Así se desprende del último informe elaborado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en el que el 50% de los asalariados aragoneses aseguran que en general tienen posibilidad para modificar el inicio o el final de la jornada laboral para asumir mejor la responsabilidad de cuidado tanto de sus hijos como de otros familiares dependientes. Solo dos comunidades autónomas cuentan con más facilidades: en Baleares casi el 53% de los asalariados afirman que tienen esta opción; mientras que en Madrid es el 51,6%.

Esta flexibilidad en las empresas aragonesas no ha mejorado en los últimos ocho años, cuando el INE realizó el último informe de estas características. Entonces, alrededor de la mitad de los asalariados de la Comunidad ya contaban con la posibilidad de adelantar o retrasar su jornada laboral por cuestiones familiares. En una misma proporción, los trabajadores de Aragón confirman que tienen la opción de cogerse un día libre por temas relacionados con la familia. 

Según los datos nacionales, estas facilidades son mucho más comunes entre los empleados contables o administrativos, los técnicos, los profesionales científicos e intelectuales, militares y directores. Por el contrario, aquellos que se dedican a sectores como la artesanía, la construcción, ganadería, agricultura y montaje son los que tienen menos opciones para adecuar su jornada laboral a su situación familiar. Además, las mujeres suelen tener más facilidad (49%) frente a los hombres (43%).

Desde la delegación aragonesa de la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme) explican que las medidas más solicitadas para conciliar son la reducción de jornada y el teletrabajo (desarrollar la actividad o una parte de ella fuera del centro de trabajo) y ambas suelen ser más pedida por mujeres. “Se trata de una cuestión que no viene regulada por ningún convenio colectivo (ni sectorial ni, por norma general, de empresa). Son pactos individuales entre la empresa y el trabajador en los que se negocia cada caso porque las condiciones son diferentes”, puntualizan. .

De hecho, al igual que demuestran las estadísticas a nivel nacional, recalcan que esta flexibilidad no se puede dar por igual en todos los tipos de empleos. Por ejemplo, en sectores como el de servicios o los puestos administrativos se puede gestionar de manera más sencilla. Por el contrario, en un puesto de la construcción como el de soldador “no cabe la opción del teletrabajo”.

Excedencias, reducciones de jornadas y guarderías

Ante esta situación, el 21,15% de los aragoneses con hijos utilizan servicios profesionales para su cuidado. En los últimos años, el Gobierno de Aragón ha trabajado para mejorar la oferta pública, poniendo en marcha aulas de dos años en determinados colegios. De hecho, durante el próximo curso escolar ya habrá 22 centros educativos que ofrezcan este servicio. Es una opción gratuita y muy demandada por las familias; aunque ha generado controversia en las escuelas infantiles privadas. 

En el caso de no apostar por esta atención profesional, el 50% encuestados especifican que se organizan con sus parejas o ellos mismos para cuadrar los horarios laborales con la atención del menor. En el 13% de las ocasiones, los niños ya tienen una edad avanzada y se cuidan entre ellos y el 5,5% de los entrevistados no llevan a los menores a una escuela infantil por su elevado precio. Además, un 10,66% especifican que los servicios no son accesibles, no hay suficientes plazas disponibles, el horario no les satisface o no están conformes con la calidad que se oferta.

Para conseguir conciliar, muchas familias se decantan por pedir una excedencia o una reducción de jornada. En concreto, el 32,65% de los aragoneses aseguran que han dejado de trabajar al menos durante un mes seguido para cuidar a sus hijos. Cuando se trata de atender a otros familiares dependientes esta cifra se reduce a un 5%. Según los últimos datos publicados por el Gobierno de Aragón, en 2018 unas 1.400 mujeres solicitaron una excedencia para el cuidado de los hijos o de personas mayores, frente a 110 hombres. Aunque en los últimos años ha aumentado el número de padres que están de excedencia, la mayoría siguen siendo mujeres. Lo mismo ocurre con la reducción de jornada: el 72% de las solicitudes corresponden a la madre.

Planes de igualdad 

Desde UGT, Pura Huerta valora de manera positiva la flexibilidad existente en Aragón y la implantación de una nueva legislación que obligará a que las empresas con más de 50 trabajadores tengan planes de igualdad. "En ellos se recogerán cuestiones relativas a la conciliación y la flexibilización de las jornadas laborales", puntualiza. En tres años se deberán ir implantando. "Hay empresas que ya lo han hecho de manera voluntaria y se ha demostrado que se mejora la productividad de los trabajadores ya que se crea un mejor ambiente del trabajo". 

Asimismo, Huerta puntualizan que, aunque las mujeres siguen siendo las que se piden la mayoría de las excedencias, sí que se percibe una mayor implicación en las parejas jóvenes: "El mensaje va calando en las nuevas generaciones". 

Etiquetas
Comentarios