Despliega el menú
Aragón

Aragón

Por
  • Fernando Sanmartín
OPINIÓNACTUALIZADA 03/06/2019 A LAS 02:00
PANORAMICA DEL PIRINEO DESDE MONREPOS /Foto Rafael Gobantes / pirineos11.JPG
El Pirineo aragonés visto desde el Monrepós.
Rafael Gobantes

Ramiro II el Monje ha votado a Vox. La formación política de Santiago Abascal está satisfecha. Pedro IV el Ceremonioso no ha desvelado su voto, pero se le intuye, quiere hablar con el presidente Lambán, indicarle que, si puede, siga, y pedirle que use yelmo con cimera de dragón, en lugar de casco estándar, cuando visite obras que le exijan cubrirse la cabeza. Tiene muchos lectores Sergio del Molino y uno es Alfonso I el Batallador. El monarca quiere que el escritor le dedique varios libros y también quiere contarle por qué tomó Zaragoza gritando "Deus lo vol", tres palabras que usaban los cruzados en Tierra Santa, un día frío de diciembre en 1118. Jaime I el Conquistador desea participar este año en la Quebrantahuesos, le hace una ilusión enorme. Jamás olvida Martín I el Humano que recibió el Santo Grial en la Aljafería, pero hoy desea conocer a Carlos López Otín, ese científico que trabaja para curarnos. El Papa Luna se ha hecho del Real Zaragoza y cuando habla con el obispo de Canterbury, que no es aragonés, cita una frase de Víctor Juan: "El fútbol es la tierra prometida". Inés de Poitierssubraya en los libros de José Luis Melero y le gusta la pintura de Lina Vila. Sebastián Aguilera de Heredia, organista mayor de la Seo en el siglo XVII, le pregunta a Miguel Mena por un concierto de Tachenko.

Somos, en Aragón, un conjunto, así lo dijeron Labordeta y Juan de Lanuza el Mozo. Y aquí, tomando palabras prestadas de Peter Handke, no hay un cansancio del nosotros.

Fernando Sanmartín es escritor

Etiquetas