Despliega el menú
Aragón

zaragoza

La fórmula que unió a adolescentes y  discapacitados intelectuales  

Hace cuatro meses arrancaba el proyecto ‘Art Friends’ en el que han participado un centenar de personas, entre usuarios con discapacidad intelectual del Centro Ocupacional Vértice y estudiantes del Instituto Valdespartera.

El arte es un lenguaje universal. A través de un trazo, de un dibujo o de una selección de colores y formas, podemos transmitir emociones y sentimientos de todo tipo. Precisamente este es uno de los puntos de partida del precioso proyecto ‘Art Friends’ que se ha desarrollado en el corazón del zaragozano barrio de Valdespartera y en el que han participado más de un centenar de personas, entre usuarios con discapacidad intelectual adulta del Centro Ocupacional Vértice de la Fundación José Luis Zazurca y estudiantes de 2º de la ESO del Instituto Valdespartera.

Así, hace apenas cuatro meses arrancaba esta iniciativa incluida en el Plan de Innovación Educativa ‘Línea 54’, cuyo el objetivo era promover el intercambio postal de cartas y dibujos entre usuarios del centro ocupacional zaragozano y varios estudiantes que se apuntaron de forma voluntaria a la actividad, que culminaba hace unos días con una exposición en la que se mostraron los dibujos y las cartas resultantes.

“No sé qué puedo preguntarles”, “¿Sobre qué hablamos?”, preguntaban instantes antes del encuentro unos visiblemente nerviosos estudiantes de secundaria de entre 13 y 14 años. Fueron precisamente ellos los encargados de enviar la primera carta el pasado mes de marzo. En ella, la mayoría se presentaba, contaba sus hobbies y le hacía algunas preguntas básicas a su remitente. Un mes después, llegarían las contestaciones de los chicos del centro ocupacional. En total se han intercambiado 150 láminas entre cartas y dibujos de lo más variados.

“La idea era realizar este intercambio de postales artísticas para fomentar la inclusión y, sobre todo, para que nuestros jóvenes conociesen otras realidades a través de la creatividad”, afirma Natalia Montañés, profesora de dibujo y una de las precursoras de la actividad. Y es que, sin duda, uno de los objetivos principales de ‘Art Friends’ era promover la integración y la convivencia, algo que, en opinión del equipo del centro, aporta una serie de valores indispensables a los más jóvenes y que no se encuentran en las asignaturas tradicionales.

“El arte es un lenguaje universal que no entiende de límites ni de fronteras por lo que veíamos una oportunidad a la hora de que cada uno se expresase como quisiera”, asegura Montañés. Por su parte, Arancha Pérez, directora técnica del centro Vértice, fue la encargada de explicar a los jóvenes estudiantes las peculiaridades del estilo de vida de los usuarios de la fundación ante una animada audiencia que no dudó en mostrar su curiosidad y grandes dosis de cariño ante sus invitados. “Actualmente damos servicio a 126 usuarios con diferentes grados de autonomía que son capaces de hacer cosas muy bonitas como las que habéis visto”, afirma.

“Tenemos historias tan fascinantes como la de Nacho Herraiz, que portó la antorcha olímpica en los Juegos Olímpicos de Londres en 2002, o Fernando Berges, que en 2005 alcanzó la cima del Kilimanjaro”, explica Pérez. Pero no solo se habló de estos grandes hitos, sino de los más importantes, aquellos que tenían en común todos los presentes. “¿A que vosotros tampoco os hacéis la cama por la mañana?”, bromeaba Pérez, quien demostró que las diferencias, en ocasiones, no eran tan grandes.

Por otro lado, la directora técnica destacaba la importancia de dotar de herramientas a este colectivo, que les otorguen cierto grado de autonomía para que puedan desenvolverse por sí mismos durante toda su vida: “Intentamos que aprendan a diferenciar la línea de autobús, que sepan guiarse por la ciudad o comunicarse, hacer un cálculo o leer un letrero. Es lo mismo que hacéis vosotros en el instituto ahora mismo, formaros para salir ahí fuera”.

Proyecto 'Art and friends'

Cómo es su casa o la vida en el centro, cuál es su plato favorito o sus aficiones fueron algunos de los temas más recurrentes durante el intercambio. “Igual que nosotros nos reconocemos por nuestras peculiaridades, ellos tienen su propia personalidad. Entre ellos no existen diferencias. Tan solo son Pilar, Jorge o Guillermo”, afirmaba Pérez.

Entre los participantes, se encontraba la pareja formada por Yolanda Ibáñez (44) del centro Vértice y Juan Cárdenas (13). Este último recordaba muy bien el día que les propusieron la actividad en clase: “No conocía mucho sobre este colectivo y me despertaba mucha curiosidad. Además, soy una persona muy tímida y me parecía una buena forma de conocer a gente nueva”, explica. Además, el joven aseguraba sentirse sorprendido por su amabilidad y su capacidad de decir cosas bonitas. “Le he dicho que puede venir a visitarnos cuando quiera, y que le enseñaré a coser en nuestro taller”, añade ella.

También estaban Julia Escudero (13) y Pilar Cuadrado (30). “Me ha llamado la atención la naturalidad con la que hemos estado hablando. Realmente la gente les discrimina sin conocerles y no piensa en que son personas, como nosotros”, opinaba la joven. “Creo que Julia es muy alegre y deportista”, opinaba Pilar. “Cuando nos hicieron la propuesta no me lo pensé”, reconoce Gabriel Subías (13) que destaca la oportunidad de conocer realidades diferentes tan cerca del barrio. Por su parte, Marisol Marín (50), garantizaba que este era el inicio de una gran amistad. “Pueden venir a nuestro centro siempre que quieran”, concluía.

Etiquetas
Comentarios