Despliega el menú
Aragón

La partida acaba de empezar

ACTUALIZADA 01/06/2019 A LAS 02:00
El salón de plenos de las Cortes de Aragón.
El salón de plenos de las Cortes de Aragón.
Oliver Duch

La fragmentación del mapa político en España, sobre todo en Aragón, deja un escenario de pactos más amplio que la pura suma de izquierdas o derechas. Es como un tablero de ajedrez, donde adquiere gran importancia el movimiento de los peones antes de arriesgar las piezas mayores: los grandes ayuntamiento y los gobiernos autonómicos.

Ya está claro que Ciudadanos maneja dos frentes de negociación. Uno con el PP, en el que está todo encima de la mesa. Y otro con el PSOE para cerrar las jugadas que no le encajen con los populares. Es lo que tiene quedarse tercero y no dar el sorpaso pero ser la clave de la gobernabilidad en las instituciones más importantes en la mayoría de los territorios del Estado.

El PP tiene las manos atadas por su dependencia de Cs y de Vox en los Ayuntamientos de Zaragoza, Huesca y Teruel, y tiene también la necesidad de contar con el PAR para la DGA, partido poco propicio a vincularse con Vox y que será decisivo para ver quién gobierna en Aragón, incluso con una opción con PSOE y CHA, que ya barajan algunos. Así que todo indica que los grandes ayuntamientos de España irán en un paquete a repartir entre PSOE, Cs y PP que se cerrará el 14 de junio, y las autonomías -Aragón, Murcia, Castilla y León y Madrid, principalmente-, en otro. Vinculados entre sí, claro, pero con cinco días más de tiempo para presionar y sacar tajada.

Y poner de los nervios a PP y PSOE, que tendrán que aguantar tensiones internas entre sus candidatos a las alcaldías y a los ejecuti0vos autonómicos. Es lo que tiene pactar a varias bandas.

Etiquetas