Despliega el menú
Aragón

Accidente en Caspe

Choque de embarcaciones, un accidente poco común

La mayor parte de los siniestros en el embalse de Mequinenza han sido consecuencia de accidentes de tráfico.

Tareas de búsqueda de los desaparecidos
Tareas de búsqueda de los desaparecidos
M.C. R.

Aunque en los últimos años se han producido accidentes en el embalse de Mequinenza -alguno con fatal desenlace-, ninguno ha tenido como causa el choque de dos embarcaciones de recreo, como el vivido este viernes por la tarde. La mayor parte de los siniestros han sido consecuencia de accidentes de tráfico sobre algunos de los puentes que cruzan el embalse y que, tras la colisión, uno de los vehículos ha caído a las aguas.

Fue lo sucedido en diciembre del año pasado cuando un vecino de Zuera de 43 años perdió el control de su camión tras una curva pronunciada y se precipitó desde un puente de 15 metros. También el año pasado, en el mes de abril, una mujer falleció al caer con su coche al agua tras chocar con un autobús a la altura de Chiprana.

El siniestro se produjo en el puente del Regallo, sobre uno de los brazos del embalse de Mequinenza y la víctima, de 39 años y origen gallego, llevaba trabajando apenas cinco días en el archivo del Ayuntamiento de Caspe. Otra tragedia que conmovió a la comarca fue la muerte el verano de 2016 de un joven de 23 años y de origen marroquí que se ahogó mientras se bañaba.

Sus amigos vieron cómo palmoteaba de forma anómala pero, cuando lograron sacarlo del agua, la asistencia médica no pudo reanimarlo. También ese mismo año un pescador de ascendendia polaca murió ahogado, esta vez en el embalse de Ribarroja, al tirarse al agua para recoger una boya en una zona de cañizares. Su cadáver fue localizado y rescatado por los bomberos de la DPZ.

Etiquetas
Comentarios