Despliega el menú
Aragón

zaragoza

ZEC sufre el mayor desplome de todos los ayuntamientos ‘del cambio’ de España

Santisteve perdió un 58% del voto que recibió en 2015 tras cuatro años de gestión.#

Pedro Santisteve y Luisa Broto, tras conocer el resultado de las elecciones municipales.
Pedro Santisteve y Luisa Broto, tras conocer el resultado de las elecciones municipales.
Toni Galán

El desplome electoral de ZEC el pasado domingo es el más acusado de todos los ayuntamientos autodenominados ‘del cambio’, con un retroceso del 58,7% (47.050 votos). La debacle se produjo en un contexto de caída generalizada de la marca Podemos, pero fue mucho mayor a la de otras ciudades gobernadas por plataformas de confluencia o similares. De hecho, hay capitales en las que mejoraron los resultados, como Cádiz o Valencia.

En 2015, ZEC fue la gran sorpresa. Superó las previsiones de las encuestas y se alzó como segunda fuerza municipal detrás del PP, capaz de componer una mayoría de izquierdas con socialistas y CHA. Alcanzó un 24,5% del voto y nueve concejales, todo un logro para una formación a la izquierda del PSOE, espacio electoral en el que nunca se habían repartido más de seis ediles.

Los cuatro años de problemas de gestión, así como la ruptura con Podemos, han propiciado la debacle: pierde seis de sus nueve ediles y se queda con un 9,96%. Solo con la suma de los votos obtenidos por la formación morada en Zaragoza maquilla el porcentaje: en ese caso el desplome es del 33%, solo superado por Santiago de Compostela, donde Martiño Noriega (Compostela Aberta) pierde un 37,5%.

En La Coruña, Ferreiro dimite

Solo en Galicia, territorio también lastrado por la crisis interna entre los sectores de las plataformas de confluencia, aparecen retrocesos próximos al registrado por ZEC y Podemos en Zaragoza. En La Coruña, Marea Atlántica ha perdido el 31,3% del voto. Este retroceso ha motivado que su alcalde, Xulio Ferreiro, anunciara entre lágrimas su renuncia al acta de concejal. Santisteve no ha atendido preguntas de los medios de comunicación desde la noche electoral y en su entorno se insiste en que no tomará una decisión precipitada sobre su futuro. Salvo sorpresas, recogerá el acta a la espera de concretar su futuro.

Frente al caso zaragozano y gallego, el resto de los ayuntamientos ‘del cambio’ han tenido un comportamiento distinto. En el más importante, Madrid, Manuela Carmena ha logrado liderar la candidatura más votada: solo ha cedido un 3% de sus votos. En Barcelona, Ada Colau cedió 20.455 votos, un 11,5%. Pero solo pierde un concejal y se mantiene como segunda fuerza. Tanto en Madrid como en Barcelona, todo apunta a que tanto Carmena como Colau perderán la alcaldía.

Caso aparte es el de Cádiz, donde Adelante Cádiz (la marca de Podemos en Andalucía) sube un 11% y se queda a un concejal de la mayoría absoluta. Con su resultado, José María González, Kichi, es la referencia nacional de las plataformas municipalistas de izquierdas. En Valencia, Joan Ribó, de Compromís, sube un 9,5%, gana un edil y gobernará con el PSOE. Podemos también se presentó, como en Zaragoza, pero no logró representación.

En las dos grandes ciudades en las que candidaturas similares a la de ZEC no gobernaban hay resultados dispares. En Sevilla, Adelante tuvo un retroceso de 7,5% respecto a las dos candidaturas que se presentaron en 2015. En Málaga, la plataforma Málaga Ahora, que concurría desvinculada de Podemos, perdió sus cuatro concejales, mientras que Adelante logró tres ediles, uno más de los logrados por IU en 2015.

Municipales y autonómicas

Santisteve solo puede esgrimir a su favor que Podemos-Equo, una fuerza que no se presentó en 2015 aunque diera su apoyo a ZEC, no logró superarle. La formación morada fue la última fuerza, por detrás de Vox. Además, está la comparativa de los datos con las autonómicas. En la capital, Podemos-Equo logró 30.150 votos e IU 13.775, es decir 43.925 sufragios. ZEC y Podemos sumaron en las municipales 53.289, 9.364 más.

Desde ZEC se achaca el retroceso electoral a la movilización de los partidos de derecha y al hecho de que no haya habido una única candidatura de confluencia en la que se incorporara a Podemos-Equo. La organización se ha dado tres meses para redefinir su estrategia política y su estructura organizativa para adaptarla a una realidad con solo tres ediles.

Etiquetas
Comentarios