Aragón

violencia de género

Casi un centenar de jóvenes de entre 18 y 24 años, denunciados por maltrato en 2018

Supone un incremento del 9% en Aragón en comparación con 2017. Cerca de 850 mujeres víctimas de violencia machista tienen una orden de protección, un 3% más.

Concentración en la plaza de España de Zaragoza contra el asesinato machista de una abogada.
Concentración en la plaza de España de Zaragoza contra el asesinato machista de una abogada.
Oliver Duch

Un total de 849 mujeres víctimas de violencia de género tenían en 2018 en Aragón una orden de protección u otras medidas cautelares, según los datos hechos públicos ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) con cifras del Registro Central para la Protección de las Víctimas de la Violencia Doméstica y de Género, que depende del Ministerio de Justicia. Son un 3,28% más que en 2017 (cuando se registraron 822) y un 2,97% menos que en 2016 (se contabilizaron 875), pero echando la vista más atrás se constata un importante aumento de un 19% en comparación con 2016, en el que había 713 mujeres en esta situación.

Una de las cifras más preocupantes que arroja este estudio es que el mayor crecimiento en el número de denunciados, un 8,99%, se dio en el tramo de 18 y 24 años. En 2018 se denunció a 97 jóvenes en este tramo de edad (de un total de 847), mientras en 2017 fueron 89. Una tendencia de la que advierte el INE. En España, los denunciados por ejercer violencia machista sobre sus parejas o exparejas crecieron un 14,1% entre los 18 y 19 años (de 518 casos a 591) y un 11,9% entre los de 25 a 29 años (de 3.426 a 3.835).

¿A qué se debe este repunte entre la juventud? El director del Máster Universitario de Relaciones de Género e investigador de la Universidad de Zaragoza, Santiago Boira, lo achaca a dos razones. "Desde hace tiempo ya se viene alertando de las actitudes de los adolescentes que reproducen e interiorizan estereotipos tradicionales sexistas, con pruebas de amor, control de las parejas a través de las redes sociales y hasta actitudes violentas. No es un dato que cause extrañeza", explica.

Por otra parte, esta tendencia alcista la atribuye también al aumento de denuncias por parte de "una generación de mujeres más concienciada y sensibilizada con esta lacra". Como ejemplo de ello pone la incorporación de las adolescentes a esa ya llamada cuarto ola feminista que "se ha dejado sentir especialmente en las últimas dos convocatorias del 8-M".

Invisibilidad de otras agresiones

Boira, uno de los autores de dos recientes informes del Instituto Aragonés de la Mujer (IAM), sobre esta problemática, alerta de la «invisibilidad» de otros tipos de "violencias contra la mujer" que no aparecen reflejadas en esta estadística porque no suelen denunciarse, como amenazas que no se cumplen, acosos en el ámbito privado y laboral o tocamientos.

Los malos tratos entre el colectivo femenino de mayores de 65 años también se suelen quedar confinados en los hogares, ya que las víctimas, tras años de vejaciones, "han naturalizado la situación, se sienten hasta culpables de lo que les ocurre y están condicionadas por cuestiones de presión social, de los hijos y dependencia económica", apunta este investigador.

Según la estadística sobre hombres denunciados por agresiones machistas referida a la Comunidad, en el grupo de 45 a 64 años aumentaron un 6,19% (las acusaciones subieron de 114 a 206) y en el de 25 a 44 años un 1,78% (de 507 a 516). Por lo demás, los denunciados de 65 años y más mayores apenas variaron, de 23 a 24, y los chicos menores implicados se redujeron de 7 a 4.

"Desde hace tiempo ya se viene alertando de las actitudes de los adolescentes que reproducen e interiorizan estereotipos tradicionales sexistas"

Durante 2018 entraron en los juzgados aragoneses un total de 983 asuntos relacionados con violencia de género. En casi la mitad (460) de los casos se imputaban a los denunciados delitos de lesiones y le seguían en número los de torturas y contra la integridad moral (251) y amenazas (183).

Atendiendo a la naturaleza de las medidas cautelares dictadas en estos asuntos, del total de 2.917 emitidas, 2.039 (un 70%) fueron penales y 878 (30%) civiles. Las cautelares penales más frecuentes fueron la prohibición de acercarse a determinas personas (816), la prohibición de comunicarse con ellas (791) y la libertad provisional (130). En 13 casos se decidió el uso de dispositivos electrónicos para verificar que el denunciado no se acercaba a su víctima.

Violencia doméstica

La violencia doméstica se incrementa y afecta a todas las edades. Se entiende como tal todo acto de violencia física o psicológica ejercida tanto por un hombre como por una mujer sobre descendientes, ascendientes, cónyuges o hermanos, a excepción de los casos específicos de violencia de género. En 2018, en Aragón se registraron 159 víctimas con orden de protección o medidas cautelares, frente a las 155 de 2017. De ellas, 109 fueron mujeres y 50 hombres. Destaca la incidencia entre los menores de edad, con 38 casos, casi una de cada cuatro víctimas.

Etiquetas
Comentarios