Aragón

política

Bernardo Bayona: "No hemos sabido hacer pedagogía política de la Transición"

El político socialista zaragozano (67 años) presenta en Madrid ‘Examinar la democracia en España’. Fue senador, diputado y eurodiputado (1982-2000).

Bernardo Bayona presentará mañana el libro en Madrid.
Bernardo Bayona presentará mañana el libro en Madrid.
Oliver Duch

¿Por qué se puso a hacer balance de la democracia?

Por las conmemoraciones de los 40 años. Mi generación reivindicó la Constitución y la Transición, sintiéndose orgullosa de lo que hicimos. En la última década se ha criticado el régimen del 78, una deslegitimación de cómo se hizo la Transición, y una exigencia de un proceso constituyente. Hay dos visiones antagónicas y desconectadas, y por eso escribí del chequeo de la democracia.

¿Cómo era ser político en los años de la Transición?

Yo era de los más jóvenes del Parlamento y allí encontré a Jordi Solé Tura, Felipe González o Manuel Fraga. Ser político en la Transición suponía un sacrificio, porque acceder a un cargo apenas tenía remuneración, no había secretarias ni despachos. Hubo una mejora y luego llegaron los lastres que arrastraban los partidos; ser político se convirtió en una forma de vida. Eso fue una distorsión y un alejamiento de las necesidades de la gente y un ombliguismo de los partidos, que confundían el interés político con el suyo propio.

¿Qué retos tiene hoy el sistema?

Hay una tremenda desconexión entre la generación de la Transición y la actual, en la que existe incomprensión. La mayoría de los líderes políticos de ahora, como Rivera, Casado, Sánchez o Abascal, o nacieron después de la Constitución o eran muy niños cuando se aprobó. En España hay un problema de asunción del pasado franquista y de comprensión de la Transición. No hemos sabido hacer pedagogía política de nuestra historia reciente.

¿Y por eso nació el 15M?

Cuando surge el 15M en 2011 se plantea que los partidos no los representan porque han fallado en la gestión de la crisis económica y social, desconectados de la realidad. Eso supuso la reclamación de cambiar el régimen y el sistema político, diciendo que la democracia fue una concesión del franquismo, y se quiere abandonar la Constitución de 1978.

¿El nacionalismo en Cataluña aprovechó esa situación?

Sí, en parte. Hay una crisis política que quiso cambiar el sistema en las elecciones de 2015 y se entró en una parálisis de salida incierta, pero los nacionalistas aprovecharon la situación. El ‘procés’ fue una coartada para tapar la gestión de la Generalitat, que aplicó más recortes a la educación y la sanidad. Hay una movilización contra la Generalitat y ellos la dirigen contra Madrid y España, en lugar de asumir su responsabilidad. La deslealtad con la Constitución tiene un antecedente en la llamada ‘declaración de Barcelona’ de los años noventa.

Hubo dos catalanes entre los ponentes de la Constitución, Roca por CiU y Solé Tura, del PSC...

Convergencia apoyó la Constitución, pero en un estadio intermedio. Pujol se opuso a que hubiera un ministro de su partido en los gobiernos del PSOE, aunque Felipe González se lo propuso varias veces. El nacionalismo aprovechó la Constitución, pero pensó en desmontarla y cuando hay crisis económica es más fácil.

¿Es bueno que haya desaparecido el bipartidismo?

De la Transición salió el bipartidismo, un sistema estable apoyándose en el nacionalismo catalán. A partir del 2015 se empieza a romper el esquema. La legislatura de 2016 ha sido corta porque se ha dado la paradoja de tener dos gobiernos distintos y, por primera vez, una moción de censura triunfante. Con las elecciones de 2019 ya se está produciendo el cambio de ciclo y se va a consolidar un sistema político que va a durar más tiempo, basado en el pluralismo. Hay una gran necesidad de pactos frente al secesionismo y a la situación compleja de Europa.

¿Cree que va a reformarse ahora la Constitución?

La reforma de la Constitución necesita una mayoría cualificada y los resultados de las generales del 28 de abril permiten empezar a hacerlo. El estado autonómico debería adoptar una línea más federal.

Etiquetas
Comentarios