Despliega el menú
Aragón

elecciones AUTONÓMICAS 26-m

El PSOE buscará con Cs y el PAR un gobierno tripartito en Aragón

La fragmentación política amplía el abanico de acuerdos a derecha e izquierda, aunque el centroderecha suma mayoría absoluta.

Porcentaje de votos/nº de escaños en Aragón.
Porcentaje de votos/nº de escaños en Aragón.
HA.

Los resultados de las urnas del pasado domingo dieron la mayoría absoluta a la suma de PP, Cs, PAR y Vox, pese al holgado triunfo del PSOE, que no podrá reeditar con la izquierda el pacto de investidura de hace cuatro años. Los socialistas van a intentar un acuerdo con Ciudadanos y con los aragonesistas para formar un gobierno tripartito, aunque dependerá de la dirección nacional del partido de Albert Rivera y de las compensaciones con los repartos de poder en otras autonomías y en los ayuntamientos aragoneses, especialmente de Zaragoza, Huesca y Teruel. Decisión que dependerá de Pedro Sánchez y de la ejecutiva federal del PSOE, que negociará directamente con Cs.

En principio, los tres consistorios tendrían un regidor del PP, pero es posible que los socialistas estén dispuestos a facilitar alguna de las alcaldías a Cs. Además, entrará en la negociación la presidencia de las Cortes de Aragón, que los socialistas estarían dispuestos a ceder a los de Rivera en un hipotético pacto global. Y para nada está descartado que Cs pida al PSOE la presidencia de la DGA a cambio de los ayuntamientos de Zaragoza y Huesca, en función de las negociaciones a nivel nacional.

Las posibilidades sobre el entendimiento de PSOE y de Cs aumentaron este lunes con la decisión de Albert Rivera de crear un comité nacional de negociación para calibrar los pactos en cada territorio y en cada municipio, principalmente en Madrid, Murcia –comunidad que aspira a presidir Cs–, Aragón y Castilla y León.

La dirección del PSOE-Aragón se reunirá este martes para analizar la situación y el contexto político en la Comunidad, por lo que el lunes optaron por la prudencia. La decisión final de los pactos estará en manos de Ferraz –la comisión la forman Ábalos, Santos Cerdá, Patxi López y Susana Sumelzo–, pero dependerá también de que Javier Lambán logre un acuerdo previo con Cs. Los socialistas tienen poco margen de maniobra tras el descalabro de Podemos.

Por su parte, los populares confían en que Cs siga la línea andaluza, una vez que no ha logrado el sorpaso, pero la necesidad de que el PAR respalde ese cuatripartito –PP, Cs, PAR y Vox– complica la negociación, pese a que los aragonesistas tampoco tienen muchas opciones si no quieren volver a quedar relegados a un segundo plano en la próxima legislatura.

Además, PSOE y Cs no necesitan al PAR para formar gobierno, mientras que para el PP es imprescindible. Una de las razones por las que Pablo Casado ha creado un comité nacional para negociar todos los posibles pactos en el conjunto de España.

Hay un factor, según las distintas fuentes, que podría favorecer el acuerdo: que Ciudadanos se ha quedado como tercer partido y que por lo tanto no quiere ceder el protagonismo en la próxima legislatura al PP. Algo que sucedería tanto con un Gobierno presidido por Beamonte como quedándose en la oposición, cuyo liderazgo sería para el PP.

El escenario municipal es distinto, porque la fragmentación es menor y es menos complicado sumar la mayoría entre PP, Ciudadanos y Vox, pese a que hace cuatro años tanto Casado, entonces vicepresidente de comunicación del PP, como Rivera reclamaran y abogaran por reformar la ley electoral para que gobernara siempre la lista más votada ante una situación a la inversa: el PP fue las candidaturas con más sufragios en las Cortes y en los ayuntamientos de Zaragoza y de Huesca y se quedó sin gobernar porque la izquierda sumó mayoría absoluta.

Las negociaciones están solo en fase de tanteo, pese a que ya ha habido contacto no oficiales entre los principales dirigentes a nivel autónomo y con la ejecutiva nacional de Ciudadanos.

Según distintas fuentes, la posibilidad de que PSOE y Cs pacten en diversos territorios y ayuntamientos, como en Aragón, serviría para rebajar la tensión entre ambos a nivel nacional y abrir en el futuro una vía de diálogo si Pedro Sánchez queda atrapado por la presión de los independentistas catalanes. Es decir, que Albert Rivera volvería a intentar recuperar la centralidad política para pactar a derecha e izquierda.

Consulta aquí las últimas noticias de las elecciones en Aragón.

Etiquetas
Comentarios