Aragón

Aragón, un país de montañas

dinoexperience

Incnitas y rinocerontes sin cuerno: nueva ruta paleontológica en la Comunidad de Teruel

Seis localidades de la comarca Comunidad de Teruel estrenan paneles expositivos para conocer mejor los restos palentológicos de sus territorios. Una iniciativa que forma parte del proyecto Dinoexperience en el que se incluyen la nueva pasarela en las icnitas de Ababuj y un próximo parque temático en El Pobo.  

Panel con información paleontológica en Ababuj, uno de los seis que componen la nueva ruta.
Panel con información paleontológica en Ababuj, uno de los seis que componen la nueva ruta.
Turismo Comunidad de Teruel

Hace 150 millones de años no existía la cordillera ibérica si no que la Comunidad de Teruel estaba formada por grandes ríos que desembocaban en el llamado Mar de Tethys. En las zonas de tierra firme, junto a las orillas, encontraban un hábitat perfecto los dinosaurios cuyos fósiles y huellas se han ido hallando en este territorio. Para ayudar al visitante a guiarse entre esta riqueza paleontológica, se ha creado una ruta de seis localidades, donde se han instalado unos módulos expositivos con explicaciones de los restos encontrados, al tiempo que se introduce al viajero en la geografía y la vida en el planeta en los tiempos de los dinosaurios. Los paneles se encuentran en Ababuj, Argente, Villarquemado, Cedrillas, Alfambra y El Cuervo. Los paneles invitan al viajero a jugar con ellos, haciéndose fotografías como explorador o, incluso, dinosaurio.

Se suman a otras actuaciones como la instalación de pequeñas esculturas en acero que recuerdan elementos prehistóricos de la comarca, como el mono de Aguatón, los dinosaurios de Camañas o la rana de Libros, mientras se preparan otras iniciativas de paleoturismo, como la apertura en El Pobo del parque temático ‘Un safari en la sabana Turoliense’, para finales de verano.

A la entrada de Ababuj puede verse el panel explicativo que informa sobre los restos paleontológicos encontrados en la localidad, describiendo cómo era el territorio en la época en la que vivían los dinosaurios. En Ababuj, los paleontólogos de la Fundación Dinópolis ha detectado más de 75 huellas de dinosaurios, y muchas de ellas se encuentran al alcance de la mano con la pasarela accesible y el mirador que se ha instalado frente a uno de los afloramientos de icnitas. Ababuj se encuentra ubicada en un punto estratégico que le permite dominar el valle Alto del Alfambra como testifica su torre defensiva, de visita obligada al pasar por la localidad.

En Cedrillas, el Iguanadón

En Cedrillas, el panel se centra en la figura del Iguanodón, un dinosaurio que, en la edad adulta, alcanzaba los 11 metros de longitud. Prohibido marcharse de la localidad sin visitar el castillo y, sobre todo, sin realizar la ruta al nacimiento del Mijares.

Alfambra alerta en su panel de que un rinoceronte anda suelto. Se trata de una especie muy singular, pues no tenía cuerno. Tras informarse en el módulo, no hay que perderse su Museo de la Remolacha, la ermita de Santa Ana ni dejar de recorrer la ruta de los Alcamines o la vega del río con sus chopos. Argente dedica su módulo a comparar los distintos tamaños de las huellas encontradas, una diferencia que se acrecienta si se confronta con la talla de los pies de los humanos. Su torreón y la ermita de Santa Quiteria, una de las iglesias más antiguas de la provincia y donde se aprecia el paso del románico al estilo gótico, son visita obligada.

En Villarquemado, el turista convertido en observador podrá conocer la evolución de las aves a partir de los dinosaurios. No debe faltar la visita a la laguna del Cañizar, con su alto interés paisajístico y como ecosistema de aves acuáticas, y a los agramaderos, donde se trabajaba la planta del lino. El Cuervo ofrece al viajero un panel explicativo sobre la formación la toba o roca caliza propia de este entorno. Imperdonable no aprovechar la visita para conocer los Estrechos del río Ebrón.

Todos los paneles incorporan unos códigos QR que conectan a la web de la comarca por un lado, y, por otro, a la del proyecto Dinoexperience, donde obtener más información. Los viajeros pueden llevarse un divertido recuerdo de esta iniciativa, haciéndose una fotografía tras meter la cabeza en los espacios que aparecen en los paneles y aparecer así integrado en la escena como explorador o, incluso, como dinosaurio.

Etiquetas
Comentarios