Despliega el menú
Aragón

Formación

La Almunia educa en Burkina Faso

La Escuela Universitario Politécnica de La Almunia coordina un proyecto de formación agraria con el que 18 jóvenes del país africano pueden mejorar su empleabilidad.

Martín Orna y Alejandro Acero, director y profesor de la Eupla, con Bienvenu Zonoula, coordinador del proyecto en Burkina Faso.
Alumnos de Burkina Faso que participan en el proyecto de capacitación agraria liderado por la Escuela Universitaria Politécnica de La Almunia de Doña Godina..
Eupla

La Escuela Universitaria Politécnica de La Almunia de Doña Godina (Eupla) coordina desde 2018 un proyecto de capacitación agraria en Burkina Faso para fomentar la inserción laboral y el autoempleo de los jóvenes de este país de África occidental, afectado fuertemente por el hambre y vulnerabilidades crónicas como sequías, inundaciones o epidemias. El año que viene, tras dos cursos, saldrán formados los primeros 18 alumnos, de entre 25 y 30 años de edad. "Los alumnos reciben una formación en el ámbito de la agricultura que podría equivaler a un título de Formación Profesional en España", explica el profesor de la Eupla y coordinador docente del proyecto, Alejandro Acero.

La escuela universitaria ejerce las labores de coordinación pedagógica y académica, "no en vano fuimos de los primeros centros de la Universidad de Zaragoza en desarrollar e implantar herramientas de formación semipresenciales y ‘online’", añade Acero, que insiste en que esta circunstancia les ha aportado conocimientos muy notables para este tipo de proyectos educativos a distancia.

La financiación corre a cargo de Agroseguro y de la Fundación Eureka. Como representante en España de esta entidad figura la Asociación de Ayuda al Tercer Mundo ‘José Antonio Marín’, de Calatayud, y como socio local, la Escuela Politécnica de Bobo-Dioulasso, en Burkina Faso, donde se imparten las clases. Bobo-Dioulasso es la segunda ciudad del país -después de la capital-, con más de medio millón de habitantes. En el proyecto colaboran más de 100 personas, que dedican voluntariamente su tiempo libre a compartir sus conocimientos y experiencias para la formación de los 18 jóvenes. Para las clases a distancia se utiliza la plataforma Moodle de la Universidad de Zaragoza.

"Este es uno de los aspectos que más nos enorgullece de este proyecto", asevera Acero, para quien esta iniciativa "implica a muchos de los agentes que vertebran una sociedad: está la universidad, que proporciona esa formación global y universal que debe facilitar; una asociación, que canaliza los recursos, y el mundo de la empresa".

El curso, que se imparte en dos años, tiene una duración total de 168 horas y contiene 15 unidades didácticas. Las clases se llevan a cabo dos o tres días a la semana y en ellas los alumnos se forman en materia agraria, aprendiendo cuestiones como gestión económica, cooperativismo, sistemas de riego o comercialización de productos, con el objetivo de poder aprovechar al máximo los recursos agrícolas de Burkina Faso.

La iniciativa comenzó a gestarse ya en 2017 con un acuerdo marco entre la Fundación Eureka y la Eupla, siguiendo los estándares de calidad establecidos por la ONU para este tipo de proyectos internacionales.

El proyecto tiene un componente social muy importante, según Alejandro Acero, "al formar a gente joven para que logre un puesto de trabajo y se estabilice en su región, se evitan también fenómenos de migración indeseados".

"Un ejemplo a seguir"

El coordinador del proyecto en Bobo-Dioulasso es el profesor e investigador Bienvenu Zonou, quien visitaba España la pasada semana. Zonou incidió en que a los alumnos se les da una formación "que sin estos proyectos no se podrían permitir, ya que se trata de personas pobres y muy necesitadas". El profesor reconocía que es "un reto para fomentar la capacitación profesional de los jóvenes que tienen conexión con la agricultura". Insistía además en que es la primera vez que se lanza un proyecto internacional con este sistema de formación, por lo que se convierte "en un ejemplo a seguir, con una viabilidad más que evidente, ya que se prevé un notable aumento de alumnos en la segunda futura propuesta".

El primer curso, que termina este mes de mayo, ha tenido un contenido donde predominaban los conceptos teóricos sobre las actividades prácticas, aunque también se han realizado acciones en explotaciones agrarias. En el segundo año se tiene previsto que la actividad práctica predomine dentro de las unidades didácticas.

- Ir al suplemento Heraldo del Campo

Etiquetas
Comentarios