Aragón

ELECCIONES 26-M

Cuando toca votar lejos de casa

Son varios los motivos por los que algunos ciudadanos están empadronados en localidades en las que no viven realmente

Un votante introduce la papeleta en la urna.
A. Alcorta

El censo electoral no conoce de excepciones y a todos le llega la tarjeta censal por igual -aunque en esta ocasión no se haya enviado dos veces para estas elecciones autonómicas, municipales y europeas-. Esta tarjeta es recibida por todos, tanto los que viven en sus casas, como los que no lo hacen. Y es que, aunque no es lo habitual, hay diferentes razones para mantenerse censado en una localidad en la que no se vive realmente.

En el caso de Rafael Latre, vecino de Zaragoza, sigue censado en la localidad de Nerín (en Huesca, perteneciente a Fanlo). Para él, abandonar el padrón de su pueblo sería romper una conexión importante con su lugar de origen, explica. Por ello, en estas elecciones ha tenido que votar por correo. En este caso, su papeleta se recogerá en Fanlo, donde en los anteriores comicios municipales votaron 114 personas.

Situación diferente, aunque también resuelta mediante el voto por correo, es la de Juan Ortas, burgalés residente en Zaragoza que estudia en Madrid, donde vive habitualmente. Aunque para estas elecciones no ha habido una afluencia a Correos tan masiva como en las anteriores, cuando Ortas esperó "más de dos horas" para poder votar, sí que cree que el sistema es "inconveniente", ya que es necesario, o bien recoger las papeletas en mano del cartero, que pasa por las mañanas por las viviendas, o acudir a la oficina.

El no haberse empadronado en la capital no le ha acarreado problemas, asegura, y no piensa en hacerlo por el momento porque está residiendo allí "temporalmente". De hecho, las elecciones han sido una de las razones para no trasladar su residencia. "En Madrid el voto cuenta muy poco; en Zaragoza, por la ley electoral, vale más", afirma.

Consulta aquí toda la información sobre la jornada electoral.

Etiquetas
Comentarios