Despliega el menú
Aragón

sucesos en Zaragoza 

La Guardia Civil no descarta más arrestos por el ataque con ácido al joven de Caspe

Los agentes detuvieron este martes a un individuo relacionado con la agresión al estudiante de 17 años. 

La agresión se produjo en la calle de Garía de Caspe.
La agresión se produjo en la calle de Garía de Caspe.
Mari Carmen Ribó

La Guardia Civil detuvo este martes en Zaragoza a un hombre relacionado con el brutal ataque sufrido por Kamal, el joven de 17 años vecino de Caspe al que un desconocido arrojó ácido a la cara cuando volvía del instituto a su casa el pasado 3 de mayo. Por el momento se desconoce el grado de participación del arrestado en los hechos y si es el autor material de la agresión o un cómplice del mismo. Los agentes tienen abiertas las investigaciones y no se descarta que pueda haber más detenciones.

El ataque lo cometió un individuo que ocultaba su rostro con una capucha y que abordó a Kamal por detrás cuando ya estaba a punto de llegar a su casa, en la calle de Garía de la capital caspolina. Tras la agresión, la Policía Judicial comenzó a investigar en el entorno del menor y, aunque no descartó ninguna hipótesis, una de las que cobraron más peso fue que el chico podría haber sido el medio utilizado por unos delincuentes para ajustar cuentas con su hermano mayor, Yahya.

A esta persona se la vio por última vez en Caspe el 31 de enero y fue su mujer quien denunció su desaparición ante la Guardia Civil al no saber nada de él. Cuando Yahya se enteró de que lo estaban buscando y que habían puesto carteles con su foto y su nombre llamó al cuartel para decir que ahora vive en Alemania y que dejaran de buscarle. Al parecer, el hombre se marchó por las deudas contraídas con otras personas, las cuales llegaron a amenazar incluso a su mujer.

El ataque con ácido causó gravísimas quemaduras al joven principalmente en un ojo, la nariz, una oreja y el cuello, y de menor grado en la espalda y otras partes del cuerpo donde se filtró el líquido corrosivo a través de sus ropas. Los médicos de la Unidad de Quemados del Hospital Miguel Servet decidieron inducirle el coma para poder tratarlo sin que sufriera dolor. Poco a poco se va recuperando pero aún permanece ingresado en el centro, ahora ya en planta, y las secuelas que le queden serán importantes.

El joven había salido a las 14.30 del instituto Mar de Aragón, donde es un buen estudiante y un chico nada conflictivo. De hecho, tenía previsto empezar el próximo curso en la Universidad. Conmocionados con lo ocurrido, los vecinos de Caspe se manifestaron para mostrar su solidaridad con el menor y su familia y su repulsa por tan salvaje agresión. Más de un millar de personas se concentraron en la plaza del Horno, cerca de donde se produjo el ataque, y se dirigieron a la plaza de España, donde leyeron un manifiesto de apoyo tras una pancarta en la que se leía: Todos somos Kamal.

Jesús Senante, alcalde de Caspe, agradeció este martes el trabajo y el esfuerzo de la Guardia Civil para encontrar a los responsables de este delito, a la vez que recordó que las fuerzas de seguridad necesitan su tiempo para investigar. Igualmente, indicó que Kamal va mejorando pero advirtió de que su recuperación, dada la gravedad de las lesiones sufridas, será muy lenta.

Etiquetas
Comentarios