Despliega el menú
Aragón

Historia

Catalina de Aragón, la reina con el corazón negro

La autopsia de la esposa despechada de Enrique VIII -hija de los Reyes Católicos y cuya historia protagoniza una serie en HBO- reveló el extraño aspecto que mostraba su corazón.

Charlotte Hope, caracterizada como Catalina de Aragón, en la serie que sobre la princesa española emite la cadena HBO.
La actriz Charlotte Hope, caracterizada como Catalina de Aragón en la serie que sobre la princesa española emite la cadena HBO.
HBO

Llevó el nombre de Aragón por el mundo, aunque su destino fue oscuro y terrible. Tanto como su corazón. Porque las investigaciones sobre Catalina de Aragón, la que fuera esposa de Enrique VIII y reina de Inglaterra, revelan que a su muerte  el médico que le practicó la autopsia encontró todos sus órganos intactos, excepto su corazón, que mostraba un aspecto desagradable y un extraño color negro.

Catalina de Aragón murió a los 50 años, encerrada en el castillo de Kimbolton, donde su esposo la recluyó tras enamorarse de Ana Bolena, una dama de la corte.

Aunque la historia de la princesa española comenzó muchos años antes, en 1485, en Alcalá de Henares. Allí nació Catalina, hija menor de Isabel y Fernando, los Reyes Católicos. A los tres años fue prometida al príncipe Arturo, heredero del trono inglés. Fue un matrimonio tan de conveniencia que, cuando se efectuó, por poderes, los novios no se conocían: solo se habían carteado en latín. Pero la boda enlazaba una de las casas reales de mayor solera del continente, los Trastámara, con unos recién llegados, los Tudor, que provenían de una rama real ilegítima. Y el acuerdo convenía a ambas.

Arturo murió a los pocos meses, lo cual generó no solo problemas personales, sino también de Estado. Enrique VII temía devolver la dote, que necesitaba, y logró un acuerdo entre casas reales: Catalina se casaría con otro hijo suyo, también llamado Enrique. La boda llegó en 1509, y 16 años más tarde, sin heredero masculino al trono, Enrique VIII intentó anular su matrimonio. La negativa del papa Clemente VII a ceder a las exigencias del rey provocó la ruptura de Inglaterra con la Iglesia Católica.

Autoproclamado cabeza de la Iglesia de Inglaterra, Enrique VIII declaró nulo su matrimonio con Catalina en 1533 y pudo casarse así con Ana Bolena.

No obstante, el pueblo inglés se puso al lado de la esposa humillada, que fue además recluida para el resto de sus días en Kimbolton, donde falleció en 1536. La noticia de su muerte, que se extendió rápidamente por todo el país, fue seguida de un intenso y extenso luto. Tanto se quiso a la reina que, aun hoy, nunca faltan flores frescas sobre su tumba, en la catedral de Peterborough.

Por eso, tras conocerse el resultado de su autopisa y la presencia de ese extraño corazón negro, se especuló con que la reina hubiera sido envenenada por Ana Bolena, deseosa de eliminar para siempre la prueba de su infidelidad. Otras hipótesis más modernas plantean que quizá Catalina sufriera un cáncer, un tumor agresivo en el corazón que pudo costarle la vida y dar a ese órgano el asppecto que mostraba tras su muerte.

Aunque han pasado casi 500 años de su muerte, la figura de Catalina de Aragón está en este 2019 de plena actualidad. Y todo gracias a la televisión. Porque la cadena estadounidense HBO ha estrenado una serie sobre la reina española.

El rodaje comenzó el 15 de mayo de 2018 en la catedral de Wells, y apenas un año más tarde la serie ya se está emitiendo en medio mundo. En los principales papeles aparecen Carlotte Hope, como Catalina de Aragón; Angus Imrie, como Arturo, Príncipe de Gales; Harriet Walter, como Margaret Beaufort; Laura Carmichael, como Margaret ‘Maggie’ Pole; Ruairi O’Connor, como Harry, príncipe de Gales (el futuro Enrique VIII); y Elliot Cowan, como Enrique VII, rey de Inglaterra. Para el público español, la serie tiene el atractivo de ver a Alicia Borrachero, que encarna a la reina Isabel la Católica. 

Etiquetas
Comentarios