Despliega el menú
Aragón

BIENES ARAGONESES EN LITIGIO

Los dos obispados rechazan a la Generalitat como parte en el litigio

El juez debe decidir si acepta que se persone en el proceso aún después de celebrado el juicio por la propiedad de las 111 obras.

Imagen de los documentos del Procedimiento de reclamación de los 11 bienes
Imagen de los documentos del Procedimiento de reclamación de los 11 bienes
R. G.

Los obispados de Barbastro-Monzón y de Lérida han coincidido en su oposición a que la Generalitat sea parte en el litigio por las 111 obras de arte cuya propiedad se disputan las dos diócesis. El abogado del primero, Joaquín Guerrero, presentó este lunes en el Juzgado número 1 de Barbastro su escrito en contra de la solicitud formulada hace dos semanas por el Gobierno catalán para comparecer como coadyuvante. Cabe recordar que el juicio se celebró los días 16 y 17.

El magistrado, Carlos Lobón, dio diez días hábiles a los letrados para pronunciarse. "Han tenido desde febrero para presentarse y no lo han hecho y ahora lo solicitan cuando el juicio ya está visto para sentencia", explicó Joaquín Guerrero.

Por parte de la DGA, que también actúa como colaborador, su abogado, Alberto Gimeno, en las conclusiones emitidas en la última jornada de la vista oral, acusó a la Generalitat "de actuar con mala fe". No entiende que, si la demanda se presentó en febrero de 2018, haya esperado hasta ahora, cuando además preside el Consorcio del Museo de Lérida, que es parte codemandada.

Guerrero confía en que la petición de la Generalitat no tenga recorrido y el juez la desestime. En su opinión, no tienen ningún derecho a participar como coadyuvantes porque sus argumentos se basan en la protección de los bienes de las parroquias aragonesas por la Ley de Patrimonio Catalán, pero aclaró que el Tribunal Supremo, en varias sentencias, no dio valor a esa catalogación.

Tampoco el obispado de Lérida, que actúa como parte demandada y que ahora reclama la propiedad de 83 de los 111 bienes, acepta la personación de la Generalitat, según señala en su escrito de alegaciones. No estaba de acuerdo con la suspensión de la vista oral pretendida por el Gobierno catalán, y tampoco con permitir a estas alturas contestar la demanda en el acto de juicio. Aunque nadie le puede negar su condición de interesado, añade, ha tenido tiempo de sobra para personarse desde hace más de un año, cuando empezó el proceso. Al obispado de Lérida nunca le ha interesado la personación de ninguno de los dos gobiernos autonómicos porque, tal y como destacó en la vista oral su representación legal, es un pleito entre dos diócesis al margen de la política.

Solo el Consorcio del Museo Diocesano de Lérida ha entendido que la Generalitat tiene derecho a personarse, pese a reconocer lo inusual de hacerlo después del juicio. Ahora, una vez escuchadas las partes, el juez deberá decidir. Si lo admite, podría intervenir en los trámites que queden por delante, incluidos los posibles recursos al fallo.

La Generalitat pidió su personación atendiendo al mismo artículo de la Ley de Enjuiciamiento Civil alegado por la DGA, como colaborador, ya que aunque le afecta indirectamente tiene competencias en materia cultural.

Etiquetas
Comentarios