Despliega el menú
Aragón

elecciones autonómicas y municipales 26-m

La despoblación y los sentimientos encontrados

Elena Bandrés, viuda de Chesús Bernal, aspira a la alcaldía de Valtorres "para continuar con los valores y el compromiso" que demostró el dirigente de CHA en su pueblo natal.

Elena Bandrés –derecha–, el sábado con dos vecinos.
Elena Bandrés –derecha–, el sábado con dos vecinos.
HA.

El cónclave en el bar del pueblo fue revelador. "En noviembre, la actual alcaldesa, Marta Fernández, explicó que no se presentaba otra vez porque estaba muy cansada tras cuatro años de intensa actividad y porque su madre está enferma. Entonces, Noelia Sánchez dijo que ella no se presentaba sola y, ¡zoom!, todos me miraron a mí".

Elena Bandrés explica así por qué se presenta a la alcaldía de Valtorres. Un municipio de la comarca Comunidad de Calatayud de apenas 48 habitantes, que lucha a brazo partido contra la despoblación. "No quería que se echara por la borda el trabajo que han hecho hasta ahora los distintos alcaldes de CHA", continúa Bandrés, que no esconde que tenía otra poderosa razón que le obligaba a dar un paso al frente: Valtorres es el pueblo natural de marido, el líder aragonesista Chesús Bernal, fallecido el pasado mes de marzo. "Por mis circunstancias personales, me sentía obligada a coger este testigo: trataremos de continuar con los valores de trabajo y compromiso que se ejemplificaban en Chesús", explica. Precisamente en recuerdo de Bernal se inauguró el pasado día 11 –y con la presencia de Bizén Fuster– el centro sociocultural del pueblo, en el que se recoge el legado fotográfico de muchas generaciones de valtorresinos y donde se ha reservado un rincón al llorado profesor y político aragonesista.

Muchos retos por delante

"Cuando llegué a Valtorres hace doce años había 108 habitantes. Ahora el censo está 48", comenta Noelia Sánchez, que acompaña a Bandrés en la lista como independiente. "Es una ‘superwoman’ que ha apostado fuerte por lo neorrural", bromean en el pueblo. Sánchez es zaragozana, geógrafa y tiene un máster en Medio Ambiente. Llegó a Valtorres porque se casó con un vecino, que se dedica a la agricultura.

Esta semana la ‘número dos’ tiene que compatibilizar su trabajo de monitora en un colegio de Ateca con la campaña puerta a puerta, pero parece que las sensaciones son buenas, según los sondeos de su suegra, que "suele clavar los resultados", tanto o más que el CIS de Tezanos.

Su prioridad es la lucha contra la despoblación, donde cualquier pequeño paso es un triunfo. "Hemos conseguido que llegue una familia monoparental para hacerse cargo del bar y las piscinas y, también, a través de un anuncio en el HERALDO, logramos que una familia de Teruel se instalara en el pueblo con la oferta de un puesto de alguacil. Estamos contentísimos porque, además, están esperando un niño", cuenta Sánchez.

Además de repensar las ayudas para atraer población joven, en Valtorres –como en tantos otros municipios aragoneses– hay retos pendientes en lo referido a los servicios públicos. Es unos de los pocos pueblos que acaba de lograr una subvención europea para desarrollar el wifi, pero hace falta un "impulso cultural que ponga a Valtorres en el mapa", dice Bandrés.

La candidata de CHA –formación que ha ganado todas las municipales desde 2003– explicó este sábado en un mitin (más bien una reunión informal de amigos) que "se cierne sobre el pueblo la amenaza de una macrogranja de pollos que, a pesar de que el terreno en el que se asentará pertenece al municipio vecino de Terrer, se encuentra a tan solo 500 metros de Valtorres". Esta granja puede ser "una condena para el municipio", porque coparía la actividad y podría arruinar a las pequeñas explotaciones. Aunque algunos vecinos lo ven como un aliciente para lograr más empleo, también hay quienes temen que pueda perjudicar a los campos de cerezos y los vehículos estropeen los senderos circundantes. "Es un bombón envenenado porque, incluso, puede propiciar que se contamine el agua de boca y el aire por el mal olor", considera Bandrés. Con estas tesis pedirán la confianza de sus vecinos el próximo domingo, en una elección a la que concurren también dos aspirantes populares y otros dos independientes bajo las siglas del POSE. Si todos son puntuales, las urnas podrían cerrarse en poco más de media hora. El recuento, siendo tan poquitos vecinos, también se prevé veloz.

Etiquetas
Comentarios