Aragón

Opinión

Pasen y voten

ELECCIONES 27 M 2007  /CARLOS MONCIN /
Votando en unas elecciones.
Carlos Moncín / HERALDO

Segundas elecciones en un mes y, ahora sí, uno tiene muy claro que las campañas apenas convencen a fieles y predispuestos. Aquí no existen más indecisos que los que no quieren desvelar su voto. Las generales demostraron que el electorado estaba más determinado que nunca, pero nadie supo calibrar que la ola de participación sería la mayor del siglo XXI. Si se mantiene tal movilización en la izquierda y la derecha no reacciona, los resultados de estas autonómicas y municipales, con sus particularidades, serán parejos. En fin, que el personal sabe muy bien a quién no votar y a quién debe hacerlo para conjurar al primero, una suerte de quiebro que -como las guerras modernas- podríamos llamar el voto preventivo. Un gustazo, muy español por cierto, ese de arrojar la papeleta contra algo o contra alguien. Que se lo pregunten a Vox, cooperador necesario en la victoria de Pedro Sánchez.

Con todo y con eso, las campañas pueden resultar interesantes. Si uno se levanta con buen pie y mejor afán, incluso ilusionantes. Ver que los candidatos solucionan el problema de la despoblación de un plumazo, cuando escriben que gobiernan para más personas de las que realmente viven en su territorio; pensar que las listas de espera de la dependencia se pueden volatilizar, como por arte de magia, para los miles de familias que la sufren con angustia; imaginar que Plaza va a ser referente del comercio electrónico mundial; que nos van a bajar el IRPF autonómico para que Aragón deje de ser la segunda comunidad que más castiga las rentas del trabajo; o que pronto tendremos transporte público gratuito en Zaragoza… Escuchar a algunos políticos estos días es un feliz placebo. Aprovéchenlo, que luego volveremos a la cruda realidad durante cuatro años. Y el domingo de la semana que viene ni lo duden: pasen y voten.

Etiquetas