Despliega el menú
Aragón

Heraldo Saludable

salud

Las plazas Mir se agotan: quedan 41 en Aragón

La mayoría de estos puestos corresponden a la especialidad de Medicina de Familia y Comunitaria.

Un médico atenderá hasta las 0.00 en el centro de salud de Sagasta.
Un centro de salud de la capital aragonesa.
G. M.

Las plazas de Médico Interno Residente (Mir) se van agotando. Tras más de 15 días desde que comenzó el periodo de asignación de vacantes, las especialidades más demandadas han colgado el cartel de completo tanto en Aragón como en el resto comunidades autónomas, dejando a Medicina de Familia y Comunitaria como una de las pocas con disponibilidad. El proceso de adjudicación para los médicos comenzó el pasado 29 de abril. Ese mismo día ya se agotaron las plazas de Dermatología (había 3 disponibles al inicio de la jornada) y de Cirugía Plástica (1) en los centros sanitarios aragoneses. Al día siguiente se acabaron las de Digestivo (4) y una semana después, el 6 de mayo, se eligieron los últimos puestos de Cirugía Ortopédica (5), Cardiología (5), Cirugía Maxilofacial (1), Oncología (3) y Urología (4).

En estos momentos, quedan un total de 41 plazas repartidas en siete especialidades diferentes. Hay una vacante de Psiquiatría, Microbiología y Parasitología, Medicina Preventiva, Medicina Nuclear y Alergología respectivamente. Además, faltan por asignar cinco plazas de Geriatría y 31 de Medicina de Familia. Es habitual que esta última especialidad sea la que más vacantes tenga en las últimas jornadas de selección. Por un lado, es la que más oferta, con una diferencia importante (63 puestos frente a los 16 de Pediatría, que es la siguiente con mayor disponibilidad). Por otro lado, los futuros médicos suelen estar más interesados en cursar especialidades relacionadas con la cirugía o similares en lugar de convertirse en lo que tradicionalmente se conoce como médico de cabecera.

También importa la ubicación de la plaza. Los hospitales más grandes suelen tener más atractivos que los pequeños, al igual que los residentes prefieren cursar su especialidad en centros de salud de la capital que en municipios como Barbastro, Híjar o Daroca. De hecho, las 32 plazas de Medicina de Familia que ya han sido adjudicadas corresponden en su totalidad a puestos de Zaragoza. Se han terminado las seis vacantes que había en la zona I de la capital aragonesa, que incluye el hospital Royo Villanova, y los centros de salud de Actur Norte, Sur y Oeste, Arrabal y la Jota. Lo mismo ha ocurrido con las 14 que había en la zona III. Estos especialistas se formarán en el Hospital Clínico y en los centros de salud de Cariñena, Oliver, La Bombarda, Universitas, Épila, Miralbueno, Utebo, Valdefierro, Delicias Norte y Sur.

También cuenta con una alta demanda la zona II, donde ya se han adjudicado 12 vacantes y quedan otras seis disponibles. Los residentes acudirán al Hospital Miguel Servet y a los centros de salud de la Almozara, Fernando el Católico, Fuentes Norte, Rebolería, San José Norte y Centro, San Pablo, Torreramona y Torrero-La Paz. En el resto de zonas sanitarias (Calatayud, Alcañiz, Teruel, Barbastro y Huesca) todavía no se ha adjudicado ningún puesto.

Durante las últimas jornadas, más de 6.050 médicos de España han elegido plaza para pasar los próximos cuatro años de residencia. No hay que olvidar que todos hicieron el mismo examen de acceso, independientemente de la comunidad autónoma en la que residen. Posteriormente, han tenido que elegir plaza en función de su calificación y lo que habían escogido aquellos con mejor nota. Al tratarse de un proceso nacional, los médicos que se han formado en Aragón pueden hacer su residencia en País Vasco o Andalucía y viceversa. Hay medio millar de aprobados que, debido a que no tenían plaza donde querían o de la especialidad que deseaban, han renunciado a ella. El proceso de selección está previsto que finalice el 21 de mayo.

El resto del personal sanitario

Aparte de las 207 plazas que se ofertan en Aragón para médicos residentes, también hay otras 35 correspondientes al ámbito de la enfermería, 7 para farmacéuticos, 5 dirigidas a psicólogos, una para radiofísicos y otra que ocupará un químico. Todas estas áreas eligieron destino antes que medicina, pero la tónica es muy similar. Solo hace falta ver que la plaza de psicología del Hospital San Jorge (Huesca) fue la última en escogerse en la comunidad aragonesa. Igualmente, siete de las diez últimas vacantes de enfermería se eligieron en Huesca y Teruel.

Lo que buscan los enfermeros es similar a aquello que prefieren los médicos. Mientras que para los segundos todavía existen vacantes en Psiquiatría y Geriatría, los primeros tampoco apostaron por las especialidades de Salud Mental y Geriátrica. De hecho, supusieron las cinco últimas elecciones. En el lado opuesto se encuentran los puestos de Pediatría y Ginecología, lo que tradicionalmente se conoce como matrona. En Farmacia son las plazas de Microbiología y Parasitología las que más se tardaron en llenar. Todavía queda una vacante de esta especialidad en Medicina.

Etiquetas
Comentarios