Aragón

Heraldo Saludable

Heraldo Joven

examen mir

Sonia Rivas, nº 1 del MIR en Aragón: "La pregunta más difícil es saber qué especialidad quieres hacer"

La zaragozana, de 25 años, obtuvo una puntuación total de 91,3724, tras contabilizar 186 aciertos y solo 31 fallos. Los próximos cinco años se especializará en cardiología en el hospital Ramón y Cajal de Madrid.

Sonia Rivas, nº 1 del MIR en Aragón, en Zaragoza.
Sonia Rivas, nº 1 del MIR en Aragón, en Zaragoza.
S. R.

Sonia Rivas es una médica feliz. Tras varios años de duro e incesante sacrificio, la zaragozana, de 25 años, iniciará próximamente una "nueva y bonita etapa" en la capital de España. Concretamente en el hospital Ramón y Cajal de Madrid, donde realizará la especialidad de cardiología, después de ser la número uno en el examen del MIR (Médico Interno Residente) en Aragón. Con una puntuación total de 91,3724, tras contabilizar 186 aciertos y solo 31 fallos, a nivel nacional obtuvo el 45º mejor resultado.

"Tuve varios momentos de emoción después del examen. El primero, y el más impactante para mí, fue al introducir la plantilla del examen en la plataforma de mi academia y comprobar que me estimaban un número muy bueno. Fue un momento de gran nerviosismo porque la sensación al terminar un examen como este es de mucha incertidumbre e inseguridad. En este instante sentí una gran liberación y la satisfacción de poner punto y final a un camino muy duro", explica Rivas, que estudió en el colegio Romareda.

Seis días a la semana (cinco de trabajo personal y uno de clase en la academia con simulacros) y una cantidad de horas "progresiva y muy personal" son la base sobre la que la zaragozana ha cimentado estos meses su éxito. "La etapa más dura empieza en junio, al acabar el curso después de graduarnos. Es un momento que cambia drásticamente la manera de enfocar el estudio, las horas que dedicamos y, sobre todo, el nivel de presión que empezamos a sentir. La intensidad es muy alta y crece durante los siguientes 9 meses”, reflexiona la joven, que lamenta el progresivo aumento que ha experimentado la dificultad de la prueba en los últimos años.

“Las preguntas se dirigen cada vez más a detalles específicos de materias que hasta ahora ni siquiera están incluidas en nuestros manuales por considerarse poco rentables de estudiar. Desafortunadamente, vista la trayectoria, el nivel de exigencia va a ser cada vez más alto y de contenidos difícilmente abarcables para un médico general”, asegura.

Los aspirantes disponen de cinco horas de examen para plasmar su conocimiento. Un tiempo insuficiente para Rivas, que alaba el "gran esfuerzo que hacemos todos durante muchos meses" y lamenta que "no se valoran otras aptitudes muy importantes para ejercer la profesión de médico", por lo que califica el MIR como "un método de selección susceptible de mejorar".

El descanso, fundamental

Pero tan importante es el estudio como los merecidos descansos, tanto físicos como mentales. "Los domingos se respetan, se valoran de forma muy especial y se exprimen al máximo. Yo personalmente no tenía reglas ni horarios fijos en cuanto al descanso, pero siempre buscaba el equilibrio entre rentabilizar las horas de estudio y tener algo de tiempo para mí. Conforme avanza la preparación, la segunda parte es más difícil, pero siempre hay que intentar escapar de algún modo a la rutina y mantener una buena salud mental".

Los próximos cinco años, Sonia Rivas se especializará en cardiología en el hospital Ramón y Cajal de Madrid. Una materia “muy viva” que la zaragozana describe con pasión: "Tiene una fisiopatología preciosa, clínica y trato con el paciente, patología aguda y urgencias e investigación. Es una especialidad con un gran potencial de desarrollo en los próximos años".

La futura cardióloga es consciente de que "no existe la especialidad perfecta" y confiesa que le costó mucho trabajo tomar la decisión. "Subí al estrado el día de la elección sin saber muy bien qué palabras iba a pronunciar cuando estaba eligiendo el número 44 delante de mí. Como muy bien dicen, después de enfrentarte al MIR, te formulan la última pregunta: ¿qué especialidad quieres hacer? Desafortunadamente no es una pregunta tipo test, lo que la hace la más difícil de todas”, confiesa.

Con "ilusión" e "incertidumbre" respecto al futuro Laboral, Sonia Rivas concluye con tres consejos para los futuros médicos de todo el país. "Primero, mantenerse positivo. Hay que ser consciente de la dificultad y del sacrificio que conlleva esta etapa; mantener la serenidad y la calma te da puntos muy valiosos en este examen. Segundo, realizar un trabajo progresivo; el MIR es una carrera de fondo y excederse al principio implica llegar agotado al tramo más importante. Tercero, y más importante para mí, aprender a manejar y a convivir con la frustración del ‘no saber’. El MIR es un examen abierto y no podemos tratar de abarcar todos los conocimientos porque somos seres humanos, la mente tiene sus limitaciones y el saber sí ocupa lugar", finaliza.

Etiquetas
Comentarios