Aragón

Aragón, un país de montañas

Senderismo

Panticosa tendrá un recorrido de pasarelas sobre el río Caldarés

La próxima primavera Panticosa dispondrá de estas infraestructuras, que permitirán disfrutar de manera accesible del congosto del Caldarés, un paraje de gran belleza que hasta ahora es casi desconocido 

Congosto del río Caldarés, muy cerca de la localidad de Panticosa.
Congosto del río Caldarés, muy cerca de la localidad de Panticosa.
Archivo Prames

Este mes de mayo dará comienzo la construcción de las pasarelas sobre el río Caldarés en el término municipal de Panticosa. El estrecho que forma el río Calderés justo al lado de esta localidad es un lugar recóndito y desconocido por su inaccesibilidad. Se trata de un congosto de unos 300 metros de recorrido que el río ha ido creando, dejando en la roca caliza unas paredes verticales que en algunos tramos alcanzan casi los 100 metros de altura. Este lugar guarda una increíble belleza por las caprichosas formas que con el paso de los años ha ido creando el agua en todo el estrecho. Con las nuevas pasarelas, este hermoso paraje será accesible a todo tipo de público, que podrá recorrer el congosto y disfrutar de esta obra creada por la naturaleza. Las pasarelas son una iniciativa del Ayuntamiento, en una apuesta por el desarrollo sostenible y por dar alternativas al turismo de naturaleza durante todo el año.

El recorrido parte del pueblo hacia el mirador de ‘O Calve’, -un recorrido que ya existe en la actualidad-, y sigue en sentido circular por el tozal de ‘O Patro’, donde un camino bien trazado recorre los búnkers que son visitables hasta llegar al mirador. Desde esta atalaya se disfruta de una increíble panorámica de todos los picos que rodean Panticosa. En este punto estará el comienzo de la pasarelas, tomándolas desde la parte norte del desfiladero que forma el río. Poco a poco las pasarelas irán introduciendo al paseante en el congosto, ganando progresivamente altura por sus paredes de caliza vertical y dejando a los pies del visitante unas espectaculares vistas del barranco con su caos de bloques, rápidos, pozas y badinas…

En la parte más vertical y estrecha del congosto, a dos tercios del recorrido, los senderistas encontrarán un puente volado que les pasará a la otra vertiente, siguiendo por paredes verticales y cada vez más elevadas, ya que el barranco cada vez queda más lejos, en lo profundo del desfiladero. Durante el recorrido sobrará tiempo para descubrir un lugar tan recóndito y salvaje y a la vez tan cercano a la localidad. Las sensaciones se intensifican además al pasar de la amplitud de vistas del mirador a un lugar estrecho y angosto como este barranco. Durante el paseo, la mirada disfrutará con el hermoso conjunto cromático que crean los colores del agua, la vegetación que cuelga de la paredes y las formas y colores de la rocas.

Al ir acercándose al final, ante el caminante se mezclarán las vistas del congosto con los paisajes que ofrece el pico Sabocos. A medida a que se va saliendo del barranco, aparece una espectacular visión de Peña Telera, engrandecida por el contraste con la visión del congosto que queda a nuestras espaldas. Una vez fuera, la vuelta se realiza por la vertiente izquierda, siguiendo una senda que lleva cómodamente hasta el puente de acceso a la estación de esquí.

El recorrido en total durará unas 2 horas, muy tranquilas en cuanto a la exigencia física, pero con unas vistas y paisajes asombrosos. El recorrido se ha pensado para que familias y personas de todas las edades puedan disfrutarlo y saborear así los regalos naturales que nos ofrece el Pirineo en todos sus rincones. El proyecto de la obra fue redactado por la arquitecta Lucía Martínez Bernués y adjudicada a la empresa especializada Prames. Los trabajos ya han comenzado y deberán finalizar para la próxima primavera.

Etiquetas
Comentarios