Aragón

aniversario

La Guardia Civil cumple 175 años en plena forma

El general Carlos Crespo, máximo responsable en Aragón del Instituto Armado, repasa el pasado, presente y futuro de una institución fundamental para la seguridad. 

Imagen de archivo de una celebración de la patrona de la Guardia Civil en Zaragoza.
Imagen de archivo de una celebración de la patrona de la Guardia Civil en Zaragoza.
Guillermo Mestre

Cuando el 13 de mayo de 1844 se publicó el decreto fundacional de la Guardia Civil estaba todo por hacer. Bajo la dependencia del Ministerio de la Gobernación, la institución había comenzado su andadura unas semanas antes como un "cuerpo especial de fuerza armada de Infantería y Caballería". Hoy, cuando se cumplen 175 años de esa fecha, su trabajo y competencias han evolucionado hasta límites insospechados por el duque de Ahumada, el primer director general, pero su esencia sigue intacta.

Esta es, precisamente, una de las claves del éxito de la Guardia Civil (que junto a la Policía Nacional es la institución más valorada por los españoles) a ojos de su máximo responsable en Aragón, el general de brigada Carlos Crespo. "El mantenimiento de nuestros principios y valores éticos fundacionales y la adaptación a las nuevas tecnologías que van surgiendo y a la evolución de la sociedad permiten que la Guardia Civil siga prestando servicio", apunta.

Bajo la dirección del general Crespo trabajan en la actualidad más de 3.000 guardias civiles en todo Aragón, que se reparten en más de 125 puestos y otros destacamentos especiales, como la unidad de fronteras y control fiscal situada en el aeropuerto de Zaragoza. En la Comunidad tienen cabida prácticamente todas las especialidades del cuerpo y el trabajo incansable de la Guardia Civil durante sus 175 años de vida es un espejo en el cada año se miran miles de personas, las que se presentan a las oposiciones. "Que los jóvenes se quieran acercar a un cuerpo como el nuestro es de agradecer, porque es un trabajo duro, aunque a la vez es precioso", manifiesta Crespo.

Entre los candidatos cada año hay más mujeres. Su incorporación al instituto se remonta a 1988 y para el general al mando de la zona aragonesa representa, junto al enorme desarrollo de las unidades de investigación, uno de los hitos de la historia de la institución. "Se dio un paso de gigante. Las mujeres aportaron unos puntos de vista y unas capacidades que antes no teníamos", apunta.

Crespo es, literalmente, guardia civil desde la cuna: nació en la casa cuartel en la que estaba destinado su padre y aprendió a andar en el puesto de Pina de Ebro, donde se mudó la familia por un cambio de destino. La movilidad geográfica del oficio es, a la vez, un aspecto positivo y negativo: aleja a los agentes de sus lugares de origen durante largos periodos, pero representa nuevas oportunidades.

Como la vida misma, la profesión tiene momentos buenos y malos. "La alegría viene porque, cuando cierras una investigación, puedes dar satisfacción a las personas que demandan justicia", dice Crespo. Los peores ratos son los casos que se enrocan, complicándose la respuesta a las familias, y, sobre todo, la muerte de compañeros. En este sentido, uno de los trances más dolorosos para la institución en Aragón aún es reciente: el asesinato de los guardias Víctor Romero Pérez y Víctor Jesús Caballero y del ganadero José Luis Iranzo a manos del criminal Norbert Feher. Estos agentes estaban destinados, como tantos otros, en el medio rural, donde el Instituto Armado está desplegado desde su fundación.

El general Crespo reconoce que aunque Aragón es una de las comunidades más seguras de España, en los pueblos hay vecinos se sienten "inseguros". "Nuestra sola presencia tranquiliza y estamos haciendo todos los esfuerzos para que se nos sienta próximos", señala el general, que afirma que es "un convencido" de que el cuerpo necesita ampliar catálogo y que uno de los retos de futuro pasa por "optimizar al máximo el despliegue territorial".

El 175 aniversario llega bajo la dirección general de un aragonés, el magistrado Félix Azón. Cuando accedió al cargo en 2018, este oscense de Almunia de San Juan se confesó "superorgulloso", ya que su padre había sido guardia civil.

Principales actos programados para celebrar el aniversario

13 de mayo. Concierto de música benéfico ofrecido por la Unidad de Música de la Academia General Militar. Será a las 19.30 en la Sala Mozart.

17 de mayo. Inauguración de un mural en recuerdo de todas las víctimas del cuerpo en Aragón desde 1844. Será en el salón de actos de la Comandancia de Zaragoza.

24 de mayo. Celebración del 175 aniversario con los veteranos del cuerpo. En la delegación de Hacienda de Zaragoza.

11 de junio. Inauguración de la exposición ‘Pasado y presente de la Guardia Civil’ en el Museo de Zaragoza. Estará abierta hasta el 25 de agosto y se trasladará a Teruel y Huesca en octubre y noviembre.

16 de junio. Jura de bandera para personal civil en Barbastro.

18 de junio. Exhibición para escolares en el anfiteatro de la Expo de la capital aragonesa.

Septiembre sin fecha definida. II Correría de la Guardia Civil en el parque Grande.

Etiquetas
Comentarios