Despliega el menú
Aragón

Gastronomía

educación

Los políticos comen puré y albóndigas en el colegio

Siete representantes de PP, PSOE, Podemos, PAR, Ciudadanos, CHA e IU comen en el colegio María Moliner, invitados por la Plataforma por unos comedores escolares públicos de calidad.

Siete representantes de PP, PSOE, Podemos, PAR, Ciudadanos, CHA e IU comen en el colegio María Moliner, invitados por la Plataforma por unos comedores escolares públicos de calidad.

El comedor del colegio María Moliner de Zaragoza ha tenido este miércoles invitados especiales. Siete representantes políticos han comido con los niños (el mismo menú), en un acto organizado por la Plataforma por unos comedores escolares públicos de calidad. Escolares y políticos han comido puré de zanahoria, albóndigas a la jardinera, fruta y pan.

A la mesa se han sentado Pilar Cortés (PP), Margarita Periz (PSOE), Maru Díaz (Podemos), María Herrero (PAR), Susana Gaspar (Ciudadanos), Goyo Briz (CHA) y Álvaro Sanz (IU), acompañados por miembros del equipo directivo, de la Plataforma de comedores, de la asociación de padres y madres del colegio, de la asociación de vecinos de San José y de Fapar.

"El objetivo es mostrarles a los políticos lo que comen nuestros hijos y exponerles las reivindicaciones pendientes en los comedores escolares. En los últimos años el criterio económico ha primado sobre la calidad de los productos. Ha habido mejoras con la última licitación, pero aún quedan muchas cosas que mejorar", resumía antes de sentarse a comer Pablo Alconchel, portavoz de la Plataforma.

Línea fría

El colegio María Moliner tiene jornada continua y los niños comen a partir de las dos de la tarde repartidos en dos turnos. Los políticos han comido en el primero y han hecho fila como los escolares para recoger sus bandejas. Mientras, preguntaban con curiosidad a los pequeños por la comida. "¿Está buena?". "Depende de los días, a veces está rica y a veces mala. Me gustan los días que hay macarrones o albóndigas", opinaba Aarón Aladrén, de 6º. Su amigo Jesús Vallejo, "como el futbolista", añadía: "El pescado no es comestible. Podían darnos algún día pizza. Y ya que están los políticos pedimos más cosas: que nos pongan mesas para jugar a ping pong y que nos dejen traer el móvil al cole".

Los representantes de la asociación de padres han aprovechado para reclamar que su colegio sea incluido en los que están cambiando del sistema de línea fría a cocina propia. La mayoría de los colegios de Zaragoza tienen este modelo: la comida se cocina en la cocina central de la empresa de catering (en este caso, Aramark), se conserva en frío y se traslada al centro, donde se almacena varios días antes de servirse. Nueve colegios han hecho el cambio este curso, pero una treintena están en lista de espera.

En el café, los representantes de la plataforma han aprovechado para repasar los avances de los últimos años y las mejoras pendientes. Piden un mayor control de los menús, que se elabore un plan para la reconversión de comedores de línea fría a cocinas in situ, que se elimine el plástico en todo el proceso y que se cambie el modelo de adjudicación del servicio permitiendo a los colegios elegir qué empresa quieren.

Etiquetas
Comentarios