Despliega el menú
Aragón

crisis en venezuela

Venezolanos en Zaragoza: "Estamos ilusionados y felices, pero muy nerviosos"

Las noticias llegan con cuentagotas, pero desde Aragón trasladan su "alegría" por "la liberación del pueblo" que les vio nacer.

Un grupo de venezolanos, en el paseo de la Independencia.
Un grupo de venezolanos, en el paseo de la Independencia.
José Miguel Marco

Los venezolanos residentes en Aragón están viviendo con "emoción y felicidad" la liberación de Leopoldo López y la llamada de Juan Guaidó al alzamiento, pero también "con muchos nervios y expectación" por la reacción de Maduro y los enfrentamientos que se suceden en las calles de Caracas.

A pesar de la distancia, o precisamente por la gran distancia que les separa de su tierra natal, ven con "alegría contenida" la posibilidad de que los militares se unan al líder opositor, y cambie así la realidad de un país en el que dejaron muchos familiares y amigos.

Ana Hernández, portavoz de la plataforma Mi querencia, que agrupa ya a más de 100 venezolanos en Zaragoza y que nació como refugio y ayuda para los compatriotas que llegaban a la capital aragonesa huyendo de su país, reconoce que "hay mucha incertidumbre". Las pocas noticias que conocen hablan de enfrentamientos en la calle. "Las redes están bloqueadas, y solo está disponible la que usa el Gobierno", cuenta. Su familia reside en un pueblo limítrofe con Colombia, por lo que la situación no les afecta como a los que están en Caracas: "Hay que tener precaución y, sobre todo, mucha esperanza y fe. Desde que he conocido la noticia estoy temblando. Espero que todo esto acabe con los menores daños colaterales posibles". 

Hernández lleva 18 años en Zaragoza y ha sufrido desde aquí la situación por la que pasa su país: "Tengo amigos, dirigentes políticos, que están presos y solo confío en que puedan salir en libertad".

Siga aquí el minuto a minuto de lo que está sucediendo en Venezuela.

De la misma opinión se muestra Evelyn Mayoral, otra venezolana que lleva más de dos décadas en Zaragoza: "Estoy eufórica, feliz, muy feliz". Ella presidió hasta hace año y medio la asociación Mi querencia, pero lo dejó: "No podía soportar la carga emocional y la indignación que me provocaba ver cómo llegaban nuestros compatriotas". 

Para ella, "es la hora de la libertad del pueblo venezolano". "El que hayan liberado a Leopoldo López es lo máximo, es una esperanza". Y relata cómo "la gente está saliendo a la calle. Es el momento de Venezuela, es ahora o nunca". 

Etiquetas
Comentarios