Despliega el menú
Aragón

elecciones generales 28-a

Los candidatos nacionales pasan de largo de Aragón en una campaña electoral atípica

Los líderes han concentrado sus actos en la precampaña y solo Casado visitó Zaragoza el Viernes Santo tras anular el mitin previsto el día 22 en Zaragoza por el debate de RTVE.

Los cuatro, en Atresmedia
Imagen de los cuatros líderes políticos en el debate en Atresmedia.
A3/agencias

La caravana electoral de los líderes nacionales ha pasado de largo de Aragón por primera vez en cuatro décadas. Los grandes referentes de la política nacional optaron por concentrar sus visitas en las semanas previas, con una sucesión de actos de todo tipo de formato en Zaragoza, Huesca y Teruel que ha deslucido en cierta forma una campaña que en los propios partidos no tienen reparo de calificar de “aburrida, anodina y muy presidencialista”.

Solo el presidente del PP, Pablo Casado, llegó a tener programado un mitin en la capital para el pasado lunes, concretamente a las 18.30 en el Palacio de Congresos, pero la convocatoria del primer debate televisivo en RTVE obligó a anularlo. Como ‘compensación’, acudió a la ciudad para asistir a la procesión del Santo Entierro, que como todos los Viernes Santo sale de la iglesia de San Cayetano. Fue una visita privada anunciada en su agenda pública de campaña y en la que no se sometió a las preguntas de los periodistas.

Esta realidad ha supuesto que ningún partido, sin la presencia del candidato nacional, se haya atrevido a organizar un mitin central a la vieja usanza, en una plaza de primera en la capital aragonesa. Han roto así una tradición que en anteriores citas con las urnas les llevó a llenar el Coso de la Misericordia, el palacio de Deportes, la sala Multiusos del Auditorio o el Palacio de Congresos.

No obstante, los propios responsables de campaña son conscientes de que los tiempos no acompañaban, que la aglomeración de actos dificultaba la movilización que se requiere para poder llenar y que el miedo escénico a pinchar también jugaba en contra para montar un acto en condiciones como antaño.

El hecho de que el puente de Semana Santa cayera en el tramo central de la campaña, al que se unió la celebración de San Jorge, también ha complicado la organización de eventos. Y más aún cuando hubo un adelanto electoral que cogió a todos los partidos sin tener la maquinaria engrasada. “En otras ocasiones podías dedicar un mes a buscar y preparar localizaciones para las convocatorias, pero se tuvo que montar todo de forma muy rápida”, señalaron.

De hecho, las formaciones aragonesas han optado por concatenar actos de perfil bajo, fundamentalmente paseos ciudadanos, encuentros en la sede y mítines en centros cívicos y hoteles desperdigados por toda la geografía.

Visitas de figuras nacionales

Eso sí, los grandes partidos tradicionales, PP y PSOE, han traído a Aragón a figuras nacionales para acompañar a sus candidatos y dar un poco de empaque a sus intervenciones públicas, fundamentalmente pensadas para los medios de comunicación.

Así lo han hecho esta semana Eloy Suárez, Mario Garcés y Joaquín Juste. El primero se trajo el miércoles a Zaragoza a la portavoz en el Congreso, Dolors Montserrat, y al exministro José Manuel García Margallo. Este hizo doblete, porque también estuvo por la mañana con Mario Garcés. Y ayer acudió a un mitin con Joaquín Juste en el recinto ferial de Calamocha el portavoz en el Senado, Ignacio Coixidó. Además, el martes previo a la campaña también estuvo la vicesecretaria de Programas, Andrea Levy, en la capital.

El PSOE hizo un mayor despliegue y más distanciado en el tiempo. El domingo previo al pistoletazo electoral estuvo el presidente, Pedro Sánchez, en el Palacio de Congresos con 1.700 militantes, y el primer día de campaña contó con la vicepresidenta, Carmen Calvo. Los días 15 y 17 acudió la presidenta del partido, la exministra Cristina Narbona, a sendos actos en Calatayud y Zaragoza. El lunes cogió el testigo la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, y el miércoles, la responsable federal de Vivienda, Beatriz Corredor.

La despoblación ha sido una cuestión que ha sobrevolado toda la campaña y los socialistas han contado con la comisionada estatal, Isaura Leal, para vender su compromiso en dos de las provincias más afectadas de la España vacía: visitó Teruel el día 14 y diez días después, Huesca.

El partido que no ha movilizado a nadie de la escena nacional ha sido Unidas Podemos. El hecho de que su candidato por Zaragoza sea Pablo Echenique, el número dos de la formación morada, les llevó a decidir que no hacía falta que la caravana nacional recalara en Zaragoza. No obstante, montaron un mitin con Pablo Iglesias en la sala Multiusos del Auditorio, con un formato que redujo el aforo a un millar de personas, el 9 de abril, solo dos días antes del inicio de la campaña. Lo que sí optó la formación morada fue por montar dos actos en Sangüesa (el día 19) y en Lafortunada (21) con los compañeros de Navarra y Lérida.

Tampoco han vuelto en las dos últimas semanas ni el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ni su portavoz, Inés Arrimadas, tras haber acudido hasta en cinco ocasiones a Aragón en los últimos tres meses, conscientes de los escaños en disputa en las tres provincias. Sí estuvo ayer en Zaragoza uno de sus fichajes estrella para Madrid, Marcos de Quinto, y hoy acudirá a la capital y a Huesca Maite Pagazaurtundúa.

La misma política han aplicado desde la dirección de Vox, cuyo líder ha visitado Teruel, Zaragoza y Huesca entre mediados de diciembre y finales de marzo, mientras su número dos, Javier Ortega, hizo lo propio en la capital el pasado 29 de marzo. Desde entonces, no ha acudido ninguna figura por la Comunidad.

Consulta aquí las últimas noticias sobre elecciones generales 2019.

Etiquetas
Comentarios