Aragón

MARCA ARAGÓN

Teresa Fernández: "Los aragoneses deberíamos creérnoslo mucho más"

La directora del área de Personas de Ibercaja alaba el carácter conciliador de los habitantes de la Comunidad. Y apuesta por la movilidad como el sector del futuro

Teresa Fernández aboga por orientar la formación a las necesidades de las empresas.
Teresa Fernández aboga por orientar la formación a las necesidades de las empresas.
Guillermo Mestre

Prudencia, honestidad, eficacia, sabiduría o facilidad de trato son algunas de las virtudes que la directora del área de Personas de Ibercaja, Teresa Fernández, vincula al carácter laboral aragonés. La excesiva modestia dibuja la otra cara de la moneda: "Tenemos un carácter que favorece el trabajo. Y deberíamos creérnoslo mucho más -reclama-. Yo siempre digo que tendríamos que ir a otras comunidades a aprender a vendernos".

La directiva observa con optimismo el futuro de la Comunidad, que a nivel macroeconómico se ha erigido en los últimos años como una de las locomotoras del crecimiento nacional. En este sentido, alaba el camino que sigue la región a nivel logístico, turístico o agroalimentario, en especial respecto a las exportaciones. Y destaca la fuerza de la empresa familiar, "más arraigada al territorio" que las multinacionales. El significativo peso de la industria en el tejido empresarial local es, en su opinión, otro área que desconoce parte de la sociedad: "Es un sector que genera casi la mitad del total del valor añadido aragonés; aunque parezca que tenemos pocas fábricas, tenemos muchas. Y potentes".

El filón más prometedor

Pero el filón más prometedor que Fernández encuentra en la región es la movilidad, "el sector del futuro", que, además, engloba a la automoción, la tecnología, la energía, las telecomunicaciones o las infraestructuras. "La forma de construir las carreteras cambiará, proliferarán los coches sin conductor, veremos qué sucede con el diésel u otros combustibles...", advierte. Es precisamente en este área en la que la Fundación Ibercaja centra sus iniciativas en la actualidad.

"Yo siempre digo que tendríamos que ir a otras comunidades para aprender a vendernos"

Pero no es la única. La formación -orientada a las necesidades de las empresas-, el respaldo financiero del emprendimiento o los programas de empleabilidad para colectivos en riesgo de exclusión copan las páginas del libro social de una entidad que está presente, de una manera u otra, en prácticamente toda la actividad económica aragonesa: colabora con la Feria de Zaragoza, participa en la nieve del Pirineo oscense... Y facilitó en su día el aterrizaje de General Motors -la planta de Figueruelas, ahora propiedad del grupo PSA, que favoreció a su vez la aparición de un amplio abanico de industrias auxiliares-, o la elección de Zaragoza como sede de la Expo.

"El vínculo con la Comunidad es intrínseco a nosotros", insiste la directiva de la entidad, que celebra su 142 cumpleaños en Aragón. Y no es por puro altruismo: a Ibercaja le interesa generar riqueza, porque esta repercute positivamente en sus resultados. "Es un cículo virtuoso", dice.

"El sector industrial aragonés genera casi la mitad de nuestro valor añadido total"

Fernández presume de no haber experimentado dificultades específicas por ser mujer a la hora de alcanzar un puesto directivo; opina que "lo complicado está en una misma, en saber conducir una vida plena, satisfactoria, que concilie lo profesional con lo personal. Tenemos que sentirnos capaces; si nos da la gana, podemos. Es una cuestión de voluntad", desvela.

Porque el talento no escasea, independientemente del género: "Aragón lo exporta" -insiste-, aunque todavía lastre tópicos. "Tenemos que viajar, mostrarnos, compararnos". En este sentido, pone en valor "las cosas positivas de la Comunidad: tenemos una economía equilibrada -tanto entre sectores como entre personas-, una investigación puntera... ¿Qué nos falta? Desarrollar el sentimiento de orgullo".

Consulte aquí el resto de los reportajes del suplemento especial Marca Aragón. 

Etiquetas
Comentarios