Despliega el menú
Aragón

Incendios

Un incendio destruyó también la talla primitiva de la Virgen del Pilar

El fuego arrasó en 1435 el claustro donde se encontraba la capilla.

Pintura del siglo XVI que muestra la talla de la Virgen del Pilar
Pintura del siglo XVI que muestra la talla de la Virgen del Pilar
HA

Lo ocurrido este lunes en la catedral de Notre Dame en París no es un hecho aislado. El fuego se ha cebado a lo largo de los años con otros templos e importantes muestras de la arquitectura y el arte religiosos. En Aragón, sin ir más lejos, en 1994 un incendio arrasó la capilla de los Desamparados de la catedral de Teruel. Más remotamente, en la primera mitad del siglo XV, la capilla de la virgen del Pilar corrió la misma suerte y hubo que reconstruir por completo la talla que allí se alojaba, una de las más veneradas en todo el mundo, y que sorprende a muchos por sus reducidas dimensiones, apenas 36 centímetros de altura. Pero es una gran obra de arte.

Sobre la talla, hasta tiempos bien recientes, se ignoraba casi todo. Han sido las investigaciones de la historiadora del arte Carmen Lacarra, y los estudios y análisis realizados para la restauración de la obra a principios de los 90, los que han arrojado mucha luz sobre ella. Lacarra fue la que avanzó que era obra de Juan de la Huerta, un escultor español que trabajó en la decoración de la capilla de los Corporales de Daroca, y que trabajó luego para el duque Felipe el Bueno en Dijon, y para el cardenal Jean Rolin en Autun y Vauñón.

Está realizada en madera de frutal, estucada y dorada, y en ella la Virgen está representada con un vestido de cuello alto abotonado, contemplando al Niño, que toma el borde del manto de su madre con la mano derecha, mientras que en la izquierda sostiene un pajarillo.

La imagen, según los historiadores del arte, fue realizada en la primera mitad del siglo XV, más concretamente entre 1435 y 1438. Y es que en 1435 se produjo un incendio en el claustro que albergaba la capilla de la Virgen , y en él resultó destruida la imagen primitiva. Por ello hubo que encargar otra que la sustituyera -la que hoy conocemos-, y ese encargo parece que recayó en De la Huerta.

Es cierto que es una pieza que ha sufrido mucho por el humo de las velas, por los repintes, por pequeñas reparaciones antiguas que no fueron muy buenas... Pero nadie duda de que es una obra maestra.

Consulta las últimas noticias sobre el incendio de la catedral de Notre Dame de París.

Etiquetas
Comentarios