Despliega el menú
Aragón

infraestructuras 

Visita al túnel helicoidal del Canfranc que se cerró en 1970 y está recién limpiado

Miembros de Creloc y Crefco revisan la infraestructura de 1.793 metros en la parte francesa y comprueban su resistencia a pesar del paso del tiempo. 

Miembros de las asociaciones que defienden la reapertura del Canfranc (Crefco y Creloc) revisaron el pasado fin de semana el túnel helicoidal del Canfranc en la parte francesa para comprobar que resiste la infraestructura a pesar del paso del tiempo, porque se cerró el 27 de marzo de 1970, y una vez que se ha limpiado por las empresas francesas para emprender la reapertura. 

Benjamín Casanova, exportavoz de Crefco, ha explicado que le sorprendió el galibo tan amplio que guarda el túnel por los dos lados, que permitirá el uso de trenes de mercancías como se pretende en la parte española sin ningún problema. Tiene 4 metros de anchura y 6 metros del altura, lo que les confiere operatividad tanto para los trenes de pasajeros como los de mercancías.   

Esta infraestructura fue visitada en enero por dos delegados del Gobierno francés (prefecto de los Pirineos Atlánticos, Gilbert Payet, y el subprefecto de Olotón, Christophe Pecate) y varios medios de comunicación en el Bearn el pasado mes de enero con integrantes de Creloc con el fin de que pudieran conocer de primera mano el estado del túnel para la toma de posesiones del Gobierno francés.   

Esta infraestructura, situada en la localidad francesa de Sayercer (próxima a Urdos), está en la zona de alta montaña del Canfranc y, según los defensores de la reapertura, gracias al bucle y a las rampas del 3,4% se puede recuperar hasta los 60 metros de desnivel en este punto próximo al viaducto. 

Esta visita ha coincidido con la limpieza de la infraestructura que ha realizado una empresa contratada por el Gobierno de Nueva Aquitania para poder emprender el futuro de la reapertura y la construcción del tramo entre Bedous y Canfranc. "Hemos encontrado hasta una arqueta para un teléfono de emergencia, algo de lo que carece la línea española entre Huesca y Canfranc. Francia construyó la línea a conciencia porque las empresas han visto ahora con los sondeos de terraplenes que realizan no han visto ningún problema", ha manifestado Benjamín Casanova

En las próximas semanas se va a hacer público el libro blanco del futuro Canfranero que han realizado los miembros de Crefco y Creloc sobre la necesidad de la electrificación de la línea, la posibilidad de que puedan utilizarla trenes de 700 metros para llevar mercancías y la creación de una terminal en Zaragoza, entre otras conclusiones.          

Etiquetas
Comentarios